¿A quién beneficiarán los paraísos comerciales de Venezuela?

0
13
Vista general de la Isla Tortuga en el Caribe venezolano ubicada al norte de Caracas. Esta isla ha sido recientemente designada entre cinco zonas económicas especiales en virtud de una nueva ley del gobierno de Nicolás Maduro, en Venezuela. [Archivo].

Expertos advierten que empresarios cercanos al chavismo se beneficiarán de la poca transparencia en la asignación de proyectos de desarrollo en cinco zonas designadas bajo un régimen socioeconómico especial que cuentan con “incentivos fiscales y aduaneros”


 

Gustavo Ocando Alex / Voz de América (USA) – 27/07/2022

Una nueva ley que designa cinco zonas económicas especiales en Venezuela es una normativa opaca que favorece el clientelismo y difícilmente será exitosa en la captación de inversionistas, como aspira el gobierno de Nicolás Maduro, advierten expertos.

La semana pasada, Maduro promulgó la ley que establece “condiciones especiales” en las zonas: industrial de Paraguaná, en el estado Falcón; de los puertos de La Guaira y Puerto Cabello/Morón, en el centro del país, y turísticas, en la oriental Isla de Margarita, Nueva Esparta, y la isla La Tortuga, en el norte.

La ley contempla un “régimen socioeconómico especial” para desarrollos de inversión privada, pública y mixta, así como “incentivos fiscales y aduaneros”.

Los empresarios cercanos al chavismo serán los más beneficiados de la «poca transparencia» en la asignación de proyectos de desarrollo en las zonas económicas especiales de Venezuela que dificultará las auditorías, señalan expertos consultados por la Voz de América.

La Asamblea Nacional electa en 2020, de mayoría chavista, aprobó la normativa a finales de junio y Maduro la aprobó, destacando en público que su contenido sigue el ejemplo de “experiencias” de naciones asiáticas, como China y Vietnam.

“Ya conocemos bien las experiencias de China durante 40 años», afirmó el jefe de Estado el miércoles pasado durante un acto transmitido por los medios audiovisuales oficiales.

Manuel Sutherland, economista con estudios de ingeniería industrial y miembro del Centro de Investigación y Formación Obrera de Venezuela, precisa que existen cerca de 5.500 Zonas Económicas Especiales en 138 naciones, de las cuales al menos la mitad han fallado en sus objetivos. Ese nivel de fracaso se incrementa en países con institucionalidad débil, como Venezuela, indicó el economista.

Un aspecto de la ley recientemente sancionada que le preocupa a Sutherland es la “opacidad” en cuanto a la asignaciones de proyectos en esos paraísos comerciales.

La “poca transparencia” del desarrollo de esas zonas económicas especiales dificultará las auditorías y los seguimientos de las metas laborales, y la normativa pavimenta el camino para una explotación “elitesca” de empresarios cercanos a las esferas del poder chavista, dijo.

«La vicepresidencia va a encargarse de ello. Va a ser una zona supraestatal, con un régimen que se va mover paralelo a alcaldías y gobernaciones. Parece un espacio donde será imposible verificar el avance o progreso de esos negocios”, agregó Sutherland.

Las sanciones económicas aplicadas contra el gobierno de Maduro por parte de países como Estados Unidos también dificultan el éxito de esas zonas, considera. “Será una zona económica débil si no tiene conexiones internacionales fuertes”, dijo.

La precariedad de los servicios públicos en Venezuela, pero particularmente en esas cinco zonas económicas especiales denominadas por el chavismo, es otro factor que inquieta a Sutherland. “Esas zonas requieren mucha energía eléctrica, agua potable, gas, infraestructura vial”, apuntó.

También teme que haya nuevas empresas o algunas antiguas que deseen mudar sus sedes a esas regiones con regímenes económicos especiales para “desviar impuestos”.

“Hay incentivo para lavado o desviar fondos. Sucede en países con institucionalidad fuerte e imagínense lo que pasará en países con institucionalidad débil”, afirmó.

Mucha discrecionalidad

Leonardo Vera, economista y profesor de la Universidad Central de Venezuela, advierte que esos potenciales paraísos comerciales que vislumbra el chavismo apuntan a convertirse en “nuevos enclaves” de bingos, casinos y proyectos turísticos en parques naturales, como la Isla La Tortuga, de difícil acceso.

Critica que los gobiernos regionales, cuya mayoría la manejan funcionarios del chavismo, “quedaron por fuera” de la administración de esas zonas económicas.

También, advierte que la ley no contempla “ningún cuidado” ambientalista y reprocha que las zonas económicas especiales se manejen “discrecionalmente desde unas agencias especiales a cargo del círculo de Nicolás Maduro”.

Vera considera que el contexto económico y social de Venezuela dista del de países donde las zonas económicas especiales “han corrido con cierto éxito”.

Recuerda que el país no cuenta con energía estable, ni fuentes frecuentes de combustible ni transporte, con universidades “abandonadas” y donde prevalecen la corrupción y el centralismo como forma de administración.

En un artículo de opinión compartido con la Voz de América, el profesor anticipa episodios de tráfico de influencias de empresarios ante el poder político del Palacio de Miraflores para lograr mejores incentivos fiscales.

José Guerra, economista, diputado electo en 2015 y miembro del Observatorio Venezolano de Finanzas, de tendencia opositora, critica que un gobierno que promovió expropiaciones y confiscaciones de empresas ahora esté, a su juicio, “desesperado” por captar inversiones en dólares en el país suramericano.

Estima que un empresario se enfrenta a un escenario de opacidad institucional para saber si su inversión dará frutos en esos llamados paraísos comerciales.

“En un país sin estadísticas económicas y sin credibilidad, ¿cómo un inversionista valora si una inversión vale la pena? No tiene cómo hacerlo”, comenta a la VOA, refiriéndose a la inexistencia de reportes periódicos y creíbles sobre el estado de la economía de parte del Estado venezolano.

Enfatiza en que “fracasaron” otros proyectos chavistas que presuntamente traerían bienestar e inversiones, como los núcleos de desarrollo endógenos, las empresas de producción social y la llamada ruta de la empanada.

“Con inflación de tres dígitos (170 % entre enero y junio), salarios de hambre, con la ‘matraca’ (extorsión oficial) en las carreteras y sin buenos puertos, esas Zonas Económicas Especiales no van han funcionar como en otros países”, dice.

Se pregunta por qué incentivos fiscales, seguridad y otras facilidades contempladas en esa nueva ley no se le da a los empresarios, que, según Guerra, “han soportado toda clase de atropellos y se quedaron en el país”.


  • Artículo publicado en la Voz de América el día 25/07/2022

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.