Mentiras eléctricas

0
66
El gobierno realizó desembolsos de 1.200 millones de dólares para adquirir todas las empresas privadas del sector.

El Niño no es responsable de la escasez del suministro hidroeléctrico. Vinieron los años 1982, 1983, 1997 y 1998 y el embalse del Guri estaba en una cota de 244.5 metros y no falló el servicio


 

José Suárez Núñez – Tal Cual (Venezuela) – 18/01/10

La solidaridad de la Asamblea Nacional se hizo evidente el miércoles pasado, cuando apoyaron mayoritariamente el racionamiento eléctrico, y al día siguiente repudiaron con la misma intensidad el corte, en reacción disciplinaria al jefe de Estado, con la excepción de la fracción de Podemos.

Trascendió oficialmente que Caracas había ahorrado solamente 200 megavatios con el recorte, una cantidad insignificante en relación al costo político de producir un caos de tránsito y desinformación en todo el perímetro de la Gran Caracas.

De paso, Miguel Lara, ex director de Opsis, demostró que El Niño no es responsable de la crisis eléctrica, y durante los últimos 60 años, sólo se ha registrado cuatro veces la presencia del fenómeno climático en los años 1982, 1983, 1997 y 1998, y no se produjo escasez, ni recorte del servicio. El embalse del Guri estaba operando con una cota de agua de 244.5 metros (5.5 metros más bajo que la actual) y no se registró escasez del servicio.

La Opsis (Oficina de Operaciones del Sistema Interconectado Nacional) era un organismo independiente que medía la transmisión eléctrica de todas las plantas del país. Las cifras de las travesuras de El Niño, de acceso público son publicadas internacionalmente por la Agencia Internacional de Climatología, más conocida por las siglas de Enso (Southern Oscillation). Lara estuvo 30 años en la Opsis y finalizó sus actividades administrativas como director de la organización, hasta ser retirado, lo cual le acredita su experticia.

La matriz gubernamental que se originó y se sigue difundiendo sobre la incidencia del Niño es inexacta, y ha sido manipulada para desfigurar la poca atención que puso la actual administración en hacer inversiones en mantenimiento y crear más generación. La mayor responsabilidad recae en el alto gobierno, que durante una década persistió en recomendar que las asignaciones presupuestarias, para el mantenimiento y levantar la construcción de plantas termoeléctricas podrían diferirse, y sacarle el jugo al embalse del Guri.

El estudio del ingeniero Víctor Poleo, para un foro de ingenieros eléctricos, revela que había suficiente dinero, en base a las asignaciones ordinarias y créditos adicionales registrados en las gacetas oficiales de estos últimos 10 años. Se asignaron 35 millardos de dólares, sin incluir los cobros de la factura eléctrica. No se incluyen tampoco los créditos multilaterales para el sector eléctrico que fueron las siguientes: Caruachi 2003, se otorgaron 2.3 millardos de dólares; a Edelca 4 millardos de dólares; Macagua (I) 450 millones de dólares.

Además, el gobierno realizó desembolsos de 1.200 millones de dólares para adquirir todas las empresas privadas del sector.

Un informe que presentó Edelca al Gobierno en 1998 indicaba, que la generación hidroeléctrica (Guri y otras plantas hidroeléctricas) habían llegado a su tope de producción con una producción de 55.000 gigavatios, incluyendo épocas de años secos en el embalse, y correspondía entonces al Gobierno llevar a cabo los proyectos termoeléctricos.

Mentiras «Piadosas»

En las recomendaciones para elevar la capacidad termoeléctrica se descubrieron algunas «mentiras piadosas». Cadafe se acreditaba tener una capacidad de 4.000 megavatios y cuando se hicieron las pruebas sólo alcanzó una disponibilidad de 2.000 megavatios.

Sobre la famosa Planta Centro que había divulgado ser la mayor planta termoeléctrica latinoamericana con 1.800 megavatios, se descubrió que sólo podía alcanzar una disponibilidad 800 megavatios, y así han estado camuflando las cifras hasta nuestros días. Sin embargo, Planta Centro en los últimos 11 años ha recibido 191 millones de dólares y nunca llegaron a arrancar las cinco turbinas. Tampoco han podido convertir a gas una sola de las cinco unidades.

Antes del año 2000, el parque eléctrico auditado de la Electricidad de Caracas tenía una disponibilidad probada de 2.000 megavatios, ahora no resistiría una prueba de disponibilidad, opinan técnicos eléctricos.

El interior ha sido castigado en los últimos 5 años, por más de 300 cortes anuales debido a las continuas fallas de transmisión en los cuellos de botella de los Andes, Falcón, Anzoátegui, Monagas, Guayana, Apure, y la generación térmica se ha postergado.

Hay dos cifras globales de la crisis eléctrica, debido a la falta de inversiones y de mantenimiento. Guri en la fecha del informe de Edelca de 1998, tenía una disponibilidad hidroeléctrica de 88% y en la actualidad es de 70%. El resto de las plantas termoeléctricas, sólo tienen una disponibilidad el 60% y para los expertos eléctricos ese es un grave indicador de la crítica situación.

Lara, el exdirector de Opsis presume que Guri no falle este año con su aporte hidroeléctrico, y su gran temor es de un colapso total es el año 2011, lo cual obligará al Gobierno a mantener el racionamiento. También cuestiona el proyecto de barcazas eléctricas que aportarían 2.000 megavatios, a un costo altísimo y sería provisional. Ya intentaron contratarlas en la crisis eléctrica del 2003, trayéndolas de Brasil, pero fueron rechazadas.


Link: Tal Cual

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.