Venezuela se acerca al colapso completo de su sector energético

0
61
Colas de motoristas para repostar combustible en una estación de servicio en Caracas - AFP.

Las últimas empresas extranjeras que quedan en negocios con el Gobierno temen que la petrolera estatal Pdvsa pare esta misma semana la mayoría de sus operaciones por la completa saturación de su inventario


 

David Alandete / ABC (España) – 15/04/2020

Las últimas empresas extranjeras que quedan en negocios con el régimen de Nicolás Maduro para la extracción y distribución de crudo venezolano temen que la petrolera estatal Pdvsa pare esta misma semana la mayoría de sus operaciones por la completa saturación de su inventario. Las sanciones aplicadas por EE.UU. han provocado un drástico desplome de las exportaciones de crudo, que se suele canjear por deuda. El régimen incluso ha enviado inventario a Cuba, que tiene poca capacidad de almacenamiento.

Por eso, el chavismo busca a la desesperada canjear crudo por alimentos y combustible, aun a precio de liquidación. Según ha revelado ABC, Maduro ha firmado contratos con las empresas mexicanas Schlager y Libre Abordo para canjear 15 millones de toneladas de crudo de Pdvsa a cambio de 210.000 toneladas de maíz y 1.000 tanques de agua potable. En otro contrato más reciente, le ofrece a la compañía mexicana Jomadi cinco millones de barriles por una cantidad de gasolina a decidir a futuro.

La capacidad de almacenamiento que tiene Venezuela es en teoría de unos 65 millones de barriles, pero muchos de los tanques que se usaban en el pasado están inactivos por la falta de mantenimiento. Según dice a ABC una fuente del sector petrolero con negocios en Venezuela, «no están vendiendo crudo, y no hay donde almacenarlo, lo que produce paros en las operaciones porque no hay dónde ponerlo».

En Venezuela hay tanques de almacenamiento en los puertos de exportación de crudo y en las refinerías. Si se llenan todos los tanques en tierra, Pdvsa tiene que bajar forzosamente la producción. Otra forma de almacenar es en barcos, el llamado almacenamiento flotante; o en el exterior, como Cuba. Además, los tanques tienen usos muy específicos. No se puede almacenar gasolina en tanques de crudo, lo que limita la flexibilidad operativa.

Las sanciones de EE.UU. sobre la empresa estatal rusa Rosneft han dejado a Maduro sin una vía por la que distribuía a finales de 2019 dos tercios de su crudo. Después de que el Kremlin decidiera salirse completamente del mercado petrolero venezolano, Maduro declaró lo que calificó de «emergencia energética» y anunció una reestructuración integral de Pdvsa. «No acepto más excusas, producimos o producimos», dijo entonces Maduro, que reveló que los decretos pertinentes los había redactado él mismo.

Cuba ha intentado auxiliar a Maduro dentro de sus posibilidades. En realidad la isla de Cuba produce el 60% del petróleo que consume, y el resto lo consigue de Venezuela mediante créditos en condiciones muy favorables. La empresa Cubametales, controlada por el castrismo, es uno de los últimos clientes de Pdvsa, a pesar de las sanciones dictadas también contra ella por EE.UU.

Que el país con mayores reservas de crudo del mundo se vea obligado a la suspensión casi total de sus operaciones petrolíferas es un duro golpe para el régimen. Las sanciones ya le han privado al régimen de la capacidad de refinar petróleo, por lo que busca ahora vías para adquirir gasolina y diesel como pueda. Varias refinerías, como Paraguaná y El Palito, están cerradas. En teoría el régimen dispone de las instalaciones necesarias para poder refinar 1,3 millones de barriles diarios de crudo, pero sólo logra refinar algo más de 100.000 por jornada.


Artículo publicado en ABC el día 14/04/2020

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.