El escalofriante relato del teniente Richard Alemán, preso del régimen de Nicolás Maduro: “Me torturaron con electricidad, golpes y asfixia”

0
15
Richard Alemán en una foto con su mamá.

El militar, que está encarcelado desde hace un año y siete meses, denunció que lo violaron con un palo de madera, que recibió golpizas durante 19 días seguidos y todo tipo de tormentos. “Estoy vivo de milagro”, dijo. Su declaración completa


 

Infobae (Argentina) – 14/11/2021

Hace cuatro años, sin saber que algún día estaría en peores condiciones, el teniente Richard Alemán reaccionó indignado a una carta publicada por el entonces preso político y ex alcalde de San Cristóbal, Daniel Ceballos, quien denunciaba que estaba aislado desde hacía casi dos meses, sin visita, sin ver el sol en las mazmorras de El Helicoide.

Alemán escribió a propósito de eso que “es sorprendente observar cómo en nuestro bello país no existe Estado de Derecho. Es impresionante la capacidad de hacer daño a los demás, por la simple razón de alzar la voz en su contra. Son una horrenda dictadura que se ha encargado de asesinar, apresar, perseguir y hacer daño a cada venezolano”.

Más adelante reconoció: “Lamento y me arrepiento mil veces, haber sido militar y hasta llegar a trabajar para esta horrenda revolución en la cual en algún momento de mi vida creí a pesar de que toda mi familia estaba en contra”.

Alemán formó parte del gobierno regional del entonces gobernador del TáchiraJosé Gregorio Vielma Mora, como presidente de la empresa Compañía Anónima Industrias Mineras del Táchira (Caimta). Después de su separación del cargo, desapareció de la escena pública.

A raíz de los sucesos de Puerta Morocha, un intento de rebelión de capitanes de la Guardia Nacional ocurrido el 20 de abril de 2020, que luego se supo que tenía relación con la Operación Gedeónfueron detenidos varios oficiales activos y retirados.

Richard Alemán.

En horas de la madrugada del día 23 de abril del año pasado, una comisión de funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), llegó a la casa paterna de la familia Alemán en Puerto Cabello. Fueron detenidos varios familiares del teniente, entre ellos sus dos hermanas Yolimar y Andreína Alemán Castellanos, el esposo de una de ellas, el capitán Ericsson Alexander Chaya Barrueta; y su primo Manuel Castellanos.

El teniente, por su parte, habría pasado a territorio colombiano, pero la presión sobre su familia por parte de la Dgcim lo obligó a regresar. Allí fue apresado, siendo recluido en la sede central de la DGCIM en Boleíta, Caracas. Su caso y el de sus familiares, incluso sus hermanas aún presas en DGCIM, ha permanecido en silencio mucho tiempo.

Esta semana, Alemán pidió la palabra en los tribunales de Caracas luego de que en la audiencia pasada se reconoció al funcionario de la Dgcim que lo torturó, según informó la Coalición por los Derechos Humanos y la Democracia.

“Solicité a mis abogados poder hablar ante el tribunal, luego de escuchar al funcionario de la Dgcim hablar en la audiencia pasada. Estoy detenido desde el 24 de abril de 2020. En la audiencia pasada detallé que los funcionarios de la Dgcim decían que fue el 6 de mayo. No, fue el 24 de abril de 2020″, comenzó su relato el teniente.

El mensaje de la Ana Leonor Acosta en Twitter.

“Yo estaba en el hotel con cuatro compañeros (Goiticha, Olivares, Rosales y Perozo). Esperábamos porque íbamos a surtir combustible. El capitán Murillo, que fue mi compañero de promoción, me iba a ayudar a surtir gasolina porque al día siguiente íbamos a ver a unos peloteros de grandes ligas. Goiticha ha firmado a varios peloteros para grandes ligas. Olivares está conmigo en la academia. (Tienen una academia de béisbol en Puerto Cabello). En nuestros vehículos habían guantes, pelotas. No habían brazaletes azules como dijo el Dgcim. Habían implementos deportivos”, comenzó su relato Alemán ante la jueza.

Y siguió: “Yo me encontraba en mi habitación, la 36. A eso de las 3:30 AM estaba dormido después de ver una película, ”Milagro en la celda 7″; y, de repente, me despierto y veo muchos fusiles y funcionarios vestidos de negro. Entraron en la habitación, me pegaron cachazos en la cabeza, golpes y después me llevaron al estacionamiento donde estaban los demás compañeros. Nos llevaron a la Dgcim en Boleita, donde nos recibió un oficial superior. Teníamos las caras tapadas con carpetas y cinta adhesiva”.

Alemán luego detalló: “Este oficial que nos recibió, de inmediato me dio una patada en la nariz. Desde ese momento, tengo problemas para respirar, he pedido que me vea un médico, y hasta ahora no me ha visto un especialista. Tuvimos 19 días recibiendo golpes. Me golpearon todo mi cuerpo. Me aplicaron asfixia mecánica con bolas. Se montaban encima de mi, me dio un paro respiratorio. El 27 de abril fui a parar al hospital militar, donde con un procedimiento médico me revivieron. Ese mismo día a las 3:00 AM me dieron de alta”.

Richard Alemán está preso desde hace un año y siete meses.

El relato del teniente es cada vez más impactante: “Cuando llegué al Dgcim, otra vez me entraron a golpes, me desnudaron, me bañaron con agua fría. Y no sé que me pasó porque no soy médico, pero me sacaron torcido para el servicio médico, me colocaron mantas calientes. Me tiraron en el piso durante 19 días con las manos esposadas en la espalda. Ese era el mejor trato que podíamos tener. Todavía tengo las marcas de las esposas en mis muñecas desde esos días. Todos los días eran de torturas incesantes”.

“Un mayor de la Dgcim nos golpeaba todos los días y nos grababa, mientras nos decía lo que teníamos que decir en el video. Después de tantas torturas, querían que uno se declarara culpable. Los días siguientes, después de que no me quise declarar culpable, detuvieron a mi familia (hermanas, cuñado, un primo). A mi primo lo soltaron después de 30 días. A mis hermanas las mantenían paradas desde las 6 de la mañana hasta las 10 de la noche durante 5 días. Les decían que contaran lo que sabían, y ellas decían que no sabían nada. Al décimo día me llevaron a la oficina del DAE, donde me hicieron lo más horrendo. Este mayor torturador introdujo un palo de madera en mi ano y me sacó las hemorroides. Esta es una de las cosas más horribles que viví, y he pedido que me atiendan porque aún tengo las hemorroides afuera y sufro de eso”, denunció el teniente la crueldad que sufrió.

Y continuó: “Fueron días de electricidad en los testículos, golpes y asfixias en tobos de agua. A los 32 días se llevaron a mis hermanas y a mi cuñado y los soltaron allá en Punto Fijo. Estuvieron libres unos minutos. Inmediatamente la Dgcim los volvió a detener, todo esto para decir que los agarraron allá y los presentaron en un tribunal. Todo esto sucedió desde el 20 de abril. Si yo no hubiese estado desaparecido desde el 20 de abril, mi papá no se hubiese sentado el 25 de abril en la sala de la casa con mi mamá a pedir una fe de vida. Nos han ido amenazando y torturando incesantemente”.

Luego narró que lo “obligaron a hacer una declaración, que tenía que decir bajo amenaza que yo era el culpable de la Operación Gedeón. Está grabado en mi mente todas las torturas. Es imposible vivir en paz. Tienes que hacer delación porque sí, gente que no tiene nada que ver. Tenía que declarar con mi familia secuestrada. No sé donde estarán esos videos. Tuve que decir que era culpable. Pasé ese proceso de los videos de las torturas, pasamos meses. Después que me presentaron, me llevaron a un sitio de terror llamado El Tigrito”.

Respecto a ese lugar, contó: “Un lugar de horror, un sitio de tenebroso, terrorífico”. Según consignó la Coalición por los Derechos Humanos y la Democracia, en ese momento Alemán se puso de pie frente a la jueza y dijo: “Jueza, es un sitio de 2×2. Tienen una puerta negra que dice: ‘Peligro alta tensión’. Cuando entras no puedes moverte. Cuando entras te dan una botella de 5 litros para que hagas pipi ahí. Llega un momento en el que uno se hace pipi encima. No puedes doblar las rodillas. Es un lugar donde nunca puedes ver el sol y la brisa nunca tocará tu rostro. He oído de derechos, pero no los he tenido. Mi primera llamada fue tres meses después de mi detención. Me regalaron, porque así me dijeron, me regalaron 3 minutos; y no podía decir que me habían torturado. Tenía que decir que estaba bien, que mejor imposible. Las llamadas eran grabadas”.

Funcionarios de la Dgcim, el cuerpo de inteligencia que tortura.

El teniente se preguntó y preguntó a la jueza: “Cómo hace uno, con una persona que lo tiene torturado, amenazado… Recuerdo que estando en El Tigrito, al tercer día, abrieron la puerta, y entre burlas me preguntaban: ‘¿Todo bien?’. Un día me llevaron a una misa y yo hice la segunda lectura y, mientras hacía la segunda lectura frente a mis torturadores, yo pensaba que había perdido la sensibilidad de la vida. Yo solo quería morir, no sufrir más”, manifestó.

Alemán insistió en que su detención fue el 20 de abril. “Jueza, si usted mira VTV (Venezolana de Televisión) el 5 de mayo, uno de los voceros dijo que tenía detenidos a unos terroristas, y dijo que tenían detenidos a otros desde el 20 de mayo y que no lo habían dicho porque estaban investigando. Cuando nos presentaron en el Sebin, el juez llamó a mis hermanas y a mi papá y les dijo: ‘Yo tengo la solución para este problema. No se compliquen, manden un mensaje a Richard Alemán, que se declare culpable y bueno, todos los demás que están detenidos van a juicio y ahí los liberarán algún día’. Hemos vivido esto y lo seguimos viviendo. Yo tengo 1 año y 7 meses detenido y todavía seguimos viviendo este horror. Y esto lo saben todos, una vez vi a un general y a un comandante. Una vez me subieron a la oficina de un general. Me dijo: ‘Ves, ahí están tus hermanas llorando por ti, porque tu no te declaras culpable’. Yo tenía que declararme culpable para que supuestamente soltaran a mis hermanas. Yo pedí hablar con mis hermanas y, estando con ellas afuera, me dijeron: ‘Hermano tú no te tienes que declarar culpable de algo que no lo eres. Ya hemos pasado por este proceso, no tienen por qué declararte culpable’. Y no lo hice y seguían las torturas”.

“Cuando yo vi al juez Márquez, le dije que me sacara del Dgcim porque ahí me torturaban. Acá ciudadana jueza, ni usted, ni los fiscales y menos mis abogados me han dicho que me declare culpable, pero los tres defensores públicos que me asistieron todo este año cuando no dejaban entrar a mis abogados me decían que me declarara culpable”, siguió.

Alemán dijo frente a la jueza que una defensora pública hizo que sus padres vendieran objetos de valor para que le dieran dinero a ella. “Esa defensora que le quitó dinero a mis papás dijo que yo seguiría preso porque era una orden presidencial. Todo sigue igual, nada ha cambiado: asfixia mecánica, golpes, me dio un paro respiratorio, me revivieron en el hospital militar. Estoy vivo de milagro. Fueron más allá, allanaron la casa de mis padres, golpearon a mi papá, destruyeron a mi familia. Luego de esto mi padre murió. Murió de tristeza al ver a sus hijos presos. Gracias a Dios mis hermanas tienen una medida y pueden acompañar a mi mamá. Pero tenemos miedo de que por esta declaración sean detenidas. Tenemos esperanza”, concluyó.


  • Artículo publicado en Infobae el día 13/11/2021

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.