Expertos no descartan que se repitan los cortes de luz a un año del mega apagón que desconectó a Venezuela durante cinco días

0
64
Judith González, víctima de apagones en Caracas.

La gestión pública de la revolución destruyó el sistema eléctrico del país, uno de los más antiguos del continente. Alertan que la nación puede entrar en blackout eléctrico en cualquier momento


 

Elizabeth Ostos / Infobae (Argentina) – 06/03/2020

Este sábado 7 de marzo se cumple un año del apagón que dejó a oscuras a Venezuela durante cinco días. Fue el evento de esa naturaleza más extenso de la historia de esta nación petrolera. Hubo dos réplicas el 25 y el 29 de marzo, con suspensión del servicio durante tres días en cada evento. En algunas ciudades, el suministro eléctrico se restituyó mucho después.

Los apagones nacionales se produjeron en el peor de los mundos: en el séptimo año de recesión económica del país y en el segundo de hiperinflación. Analistas de mercado consideraron que la merma del sector eléctrico fue un factor determinante para que el Producto Interno Bruto nacional se contrajera 35% a fines de 2019.

En 2020, la prestación del servicio ha sido errática, muy especialmente en el sur occidente del país, en donde se impuso un cronograma de racionamiento mientras se recupera la capacidad de generación hidroeléctrica.

El gobernante Nicolás Maduro aseguró que los apagones de 2019 se produjeron como consecuencia de un saboteo orquestado desde la oposición mediante ataques electromagnéticos a las instalaciones eléctricas. Voceros del oficialismo han dicho que el ataque en contra de la infraestructura energética ha sido sistemático y fue ejecutado por mercenarios tutelados por Estados Unidos.

Escuela sin luz en Cabimas, Zulia (7-3-2019).

Especialistas en temas eléctricos independientes advierten que en esta temporada de sequía pueden repetirse apagones de gran magnitud, debido a la dependencia el Sistema Eléctrico NacionalSEN– de la central hidroeléctrica del Guri (ubicada en el sureño estado Bolívar) que surte al 70% del país y que no está funcionando a plena capacidad.

El ingeniero eléctrico Víctor Poleo Uzcátegui comentó a Infobae qué factores propiciaron los prolongados cortes de luz hace un año.

“Marzo de 2019 es un hito abrupto en el quiebre de la oferta y demanda de electricidad en Venezuela, es el mes cuando se fracturan la generación hidroeléctrica del Guri y sus líneas de transmisión al Centro-Occidente y Oriente de Venezuela. Hace un año hubo más de 200 horas de blackout eléctrico. La actividad económica no realizada durante ese lapso tuvo un costo de 2.300 millones de dólares, todos perdimos”.

Reveló que días antes de los apagones hubo incendios espontáneos en el corredor de líneas de muy alta tensión que conectan al sur con la gran mayoría de Venezuela.

“No hubo control de malezas y vegetación en las torres y el 7 de marzo de 2019 se produjeron incendios bajo el calor del verano. En consecuencia, los sistemas de protección actuaron desconectando la transmisión”.

Casa sin luz (Maracaibo, Zulia, 7-3-2019).

Consideró Poleo que la actual crisis del sector se debe a múltiples factores, en donde la mala gerencia y la corrupción han sido los estandartes.

“La gestión pública de la revolución, que tiene una visión cuartelaria, dio al traste con las empresas eléctricas como Edelca (liquidada en 2007) en donde se planificaron y construyeron tres grandes líneas de transmisión de electricidad a 765 kilovatios a través de Venezuela. Para aquel entonces sólo otros 3 países habían experimentado con esta tecnología: Suecia, Canadá y Estados Unidos. Todo eso se perdió. Desde 2010 se creó la Corporación Nacional Eléctrica- Corpoelec- en donde de se destruyó todo lo que hizo la Democracia”.

– ¿Por qué se señala en ámbitos no gubernamentales que el sector eléctrico de Venezuela está en ruinas?

Corpoelec nunca debió existir. La arquitectura centenaria del Sector Eléctrico, estable y eficiente, fue desmantelada en 2010 sin que el mismo conociera estudio alguno que concluyera en un indeseable monopolio gobiernizado, que inicia cuando las empresas eléctricas privadas fueron compradas por Petróleos de Venezuela en 2007: Electricidad de Valencia, Electricidad de Caracas, Electricidad de Bolívar, Sistema Eléctrico de Nueva Esparta.

Sin certezas

Otro experto en el ámbito de la energía y el gas, Nelson Hernández, considera que “hoy estamos peor que el año pasado, de allí el incremento de los apagones regionales de larga duración, de más de una hora, y en muchos casos en apagones nacionales, de poca duración”.

Declaró a Infobae que el 72% de la capacidad del sector eléctrico no está operativa. “Corpoelec, dice que se hacen arreglos en el SEN que se ha invertido mucho dinero. Sin embargo, la realidad no refleja esas acciones, ya que los apagones continúan y con mayor periodicidad y duración”.

Consideró el ingeniero Hernández que la temporada de sequía actual “puede tener un gran impacto en el suministro eléctrico ya que hoy Venezuela está dependiendo en un 82% de la generación de las plantas hidroeléctricas. Y a menor cantidad de agua, menor generación”.

En relación con la transmisión de energía Hernández considera que “no hay algún eslabón de la cadena que se escape del deterioro. Hay constantemente, fallas en las líneas de transmisión en las subestaciones principales. Igual ocurre en los sistemas de distribución, operan por encima de su capacidad, ya que los dañados no son reparados o reemplazados”.

Ciudadanos sin luz en Maracaibo, Zulia (7-3-2019).

Según una investigación liderada por Hernández, en 2019 hubo un promedio de 232 apagones diarios o 10 apagones cada hora en algún lugar del país, “nadie se escapa de la crisis que puede empeorar”.

Añadió que gran porcentaje de la generación autóctona en varios estados no se encuentra operativa, lo cual los hace altamente dependiente de lo que se distribuya de otras entidades que también presentan déficit de generación.

“El SEN es como un enfermo en terapia intensiva. Se le aplican diversos tratamientos, pero no logran sacarlo de la crisis de salud. Y todos saben lo grave que está, y es muy posible que el enfermo muera. ¿Cuándo? Solo Dios lo sabe”.

Con las víctimas

Grupos de la sociedad civil venezolana se han organizado en comités de usuarios para abogar por los ciudadanos quienes han perdido enseres en los ya cotidianos apagones.

El Comité de Víctimas de los Apagones, liderado por la abogada Aixa López, cuenta con representantes en los 23 estados del país, más Caracas como Distrito Capital.

“Hemos contabilizado desde marzo de 2019 unas 87.267 fallas en la prestación del servicio entre apagones y fallas en las cargas eléctricas. Solo en el sector residencial hubo pérdidas por 41 millones de dólares, tenemos las listas de los afectados y el costo de sus equipos. Eso lo hemos levantado municipio por municipio”.

Explicó a Infobae que en Venezuela se han producido ocho grandes apagones en 11 meses, “tres de alcance nacional y cinco regionales en donde han estado involucrados entre 10 y 12 estado. El gran perdedor es el venezolano de escasos recursos que no tiene dinero para comprar nuevas neveras, lavadoras, computadoras, planchas, secadoras, entre otros enseres”.

Añadió que en lo que va de 2020 “detectamos que en Venezuela ha habido 10.023 apagones cortos y bajas de electricidad. Corpoelec debe reponer lo que se ha dañado”.

Tres integrantes del comité comentaron a Infobae cómo han sido afectadas por los eventos de 2019.

Ana Pompa reside en Petare, un barrio pobre de Caracas, y asegura que ha perdido varios enseres en los últimos años. “Los bajones de luz están desde 2007 y eso ha afectado mi patrimonio. En el apagón grande de 2019 se quemó el motor de mi nevera y hasta ahora no lo he podido reparar porque cuesta 160 dólares uno nuevo más 60 de la mano de obra”, dijo.

Ana Pompa, víctima del apagón en Caracas.

Mientras reúne dinero para comprar una nevera usada, Ana usa una prestada para guardar los alimentos. “Maduro tiene que resolver esto de inmediato, no aguantamos más apagones”, dijo.

Judith González tiene miedo de perder más electrodomésticos. “Acá en Caracas hay unos relumbrones (baja de energía) que me asustan. Yo perdí una lavadora y no tengo ni un dólar para comprar una nueva, acá todo te lo quieren vender en divisas. Soy pensionada y cobro el equivalente a seis dólares al mes, así que lavo la ropa a mano y la lencería grande la limpio en lavanderías automáticas, estoy gastando un dineral, nadie responde por los más pobres”.

La señora Margot Esparragoza tampoco tiene nevera. En diciembre de 2019 el equipo dejó de funcionar y aseguró a Infobae que los precios de la reparación son astronómicos.

“No me cotizaron en dólares sino en bolívares y lo que me pidieron fue un dineral, la cifra se pierde de vista, así que mi nevera dañada está lista para que los señores que recogen la basura se la lleven”.

Dijo contar con la solidaridad de sus vecinos y familia cuando necesita almacenar algo en una nevera. “También me llevan a la casa agua fría o hielo. Yo le pido a Maduro que se repongan los equipos dañados no solo a mi sino a todos los venezolanos afectados”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.