Hayward: Los izquierdistas adoptan las «cuatro etapas de la subversión ideológica»

0
98
El libro seminal de Alinksy especificaba 13 Reglas para los Radicales, pero Bezmenov sólo tenía cuatro "etapas de subversión ideológica".

La ideología «progresista» siempre se basa en la convicción de que el actual sistema «regresivo» es ampliamente injusto y debe ser destruido aprovechando sus debilidades


 

John Hayward / Sott (España) – 15/06/2020

El más famoso defensor de esas tácticas en los últimos años ha sido el difunto Saul Alinksy, el padrino intelectual del Partido Demócrata moderno; pero el ex periodista soviético e informante de la KGB, Yuri Bezmenov, expuso una estrategia aún más concisa para la subversión en una entrevista de 1984.

El libro seminal de Alinksy especificaba 13 Reglas para los Radicales, pero Bezmenov sólo tenía cuatro «etapas de subversión ideológica», y éstas le resultarán muy familiares a cualquiera que siga la actual ola de disturbios de la izquierda, o las politizadas etapas finales del pánico del coronavirus que la precedieron: desmoralización, desestabilización, crisis y normalización.

Bezmenov definió la subversión ideológica, o las «medidas activas» como la KGB prefirió llamarla, como un «lento proceso de lavado de cerebro» para «cambiar la percepción de la realidad de cada estadounidense a tal punto que, a pesar de su abundancia de información, nadie sea capaz de llegar a conclusiones sensatas con el fin de defenderse a sí mismo, a su familia, a su comunidad y a su país».

Etapa 1: Desmoralización

Bezmenov dijo que la primera etapa, la desmoralización, podría tardar de 15 a 20 años en completarse porque «éste es el número mínimo de años que se necesita para educar a una generación de estudiantes».

«La ideología marxista-leninista se ha ido introduciendo en las cabezas débiles de al menos tres generaciones sin ser desafiada o contrarrestada por los valores básicos del americanismo, el patriotismo estadounidense», advirtió en 1984, juzgando que el proceso de desmoralización había sido «prácticamente completado» en ese momento.

«En realidad, se ha cumplido sobradamente, porque la desmoralización llega ahora a zonas en las que antes ni el camarada Andropov ni todos sus expertos soñaban con un éxito tan tremendo», añadió, refiriéndose al ex jefe de la KGB y líder soviético Yuri Andropov. «La mayor parte de esto se hace de estadounidense a estadounidense, gracias a la falta de estándares morales».

Bezmenov explicó que la desmoralización es importante porque priva a la población objetivo de su capacidad de procesar información válida. Incluso cuando los sujetos de la desmoralización son «colmados de pruebas auténticas» de posiciones contrarias, simplemente «se niegan a creerlo».

La desmoralización es bastante obvia entre los jóvenes de hoy, cuya fe en su país ha sido sistemáticamente destruida a lo largo de sus vidas por el sistema educativo y los medios de comunicación. Para tomar un ejemplo reciente de alto perfil, el fraudulento «Proyecto 1619» del New York Times argumentaba que la «historia estadounidense» comenzaba en realidad con la llegada de los esclavos negros a América del Norte y que la Guerra Revolucionaria fue librada por los colonos para preservar la esclavitud. Aunque ha sido ampliamente desacreditado por los historiadores reales, e incluso la autora original ha admitido que su tesis central no era cierta, el Proyecto 1619 forma parte ahora de algunos programas escolares.

Otra palabra para la desmoralización es «culpa». Los estadounidenses son rutinariamente obligados a sentirse culpables por su sociedad e historia nacional. La culpa es la fuerza más poderosa en la política de izquierda y en el mundo académico. La gente no aceptará la expansión radical del poder punitivo del gobierno a menos que se sienta culpable y merezca un castigo.

Etapa 2: Desestabilización

La segunda etapa, la desestabilización, es mucho más rápida, y requiere sólo de dos a cinco años según la doctrina de la KGB. En esta etapa, los fundamentos de la economía, el sistema político y la cultura de la población objetivo serían atacados, sin que la población desmoralizada pueda hacer mucho para defenderse.

Bezmenov en 1984 encontró «absolutamente fantástico» cuánta influencia habían desarrollado las ideas marxistas-leninistas en la economía y el ejército estadounidenses. En esencia, una población desmoralizada está dispuesta a creer en las peores críticas a su propia sociedad, mientras aprende a ver a los defensores de esa sociedad como sus enemigos, mientras que los enemigos declarados se convierten en aliados naturales. Los defensores son sometidos a normas estrictas, mientras que todo vale para los críticos más estridentes.

Independientemente de lo que Bezmenov viera en la sociedad estadounidense desestabilizada a principios de los años ochenta con respecto a la Unión Soviética, es fácil ver cómo la izquierda estadounidense ha desestabilizado segmentos enteros de la sociedad moderna después de desmoralizarlos. Ellos ven enemigos en todas partes, mientras que no se puede confiar en ninguna autoridad proestadounidense. Es difícil imaginar una mejor ilustración de la desmoralización seguida de la desestabilización que las hordas de activistas anticapitalistas que se envían mensajes de texto en sus iPhones.

No es casualidad que potencias extranjeras hostiles como la China comunista e Irán se estén acercando a las comunidades estadounidenses desestabilizadas y ofreciéndose como guías y aliados. Sus argumentos de venta no son precisamente suaves, pero definitivamente están haciendo un esfuerzo.

Una población desestabilizada se obsesiona con la hipocresía como el máximo pecado político. Creen que las grandes ideas (la libertad individual, los derechos soberanos, el capitalismo, incluso el imperio de la ley) son presentadas con falta de sinceridad por poderes siniestros que tratan de explotarlas y manipularlas. El precioso recurso de la buena voluntad desaparece de la sociedad cuando todos llegan a creer que sus vecinos los odian y no se puede confiar en ellos. La gente desmoralizada pierde la fe en su nación, historia e ideales; las personas desestabilizadas pierden la fe los unos en los otros.

Etapa 3: Crisis

Una vez que una sociedad se ha desestabilizado, Bezmenov dijo que sería el momento oportuno para crear una crisis, que estimó que tomaría de seis a ocho semanas en los años ochenta. Con la velocidad turbo de Internet, la era moderna puede desencadenar una crisis mucho más rápido que eso.

Una crisis tiene el obvio beneficio de hacer que la gente desmoralizada y desestabilizada abandone sus protecciones legales e ideales constitucionales. Durante el pánico del coronavirus, quienes expusieron esos ideales fueron tratadas como lunáticos. El péndulo se movió en sentido contrario con una velocidad cegadora durante los disturbios. En el lapso de una semana, el derecho a reunirse pacíficamente pasó de ser un desafío demencial a las normas de encierro basadas en el sentido común a un asunto urgente que trascendió completamente la pandemia mortal. De repente, una airada manifestación política curó mágicamente el coronavirus, o convirtió la proyectada ola de enfermedad y muerte en una preocupación puramente secundaria. Si querías trabajar en una tienda para poder alimentar a tu familia a finales de marzo, estabas intentando egoístamente «matar a mi abuela para llenar tu cuenta bancaria». Si querías quemar la tienda a principios de junio para protestar por la supremacía blanca, nadie mencionaba a sus abuelas en peligro.

El beneficio más sutil de una crisis es que tiende a deslegitimar aspectos del sistema existente que ya han sido atenuados mediante el largo proceso de desmoralización y desestabilización. Quienes controlan los órganos de comunicación pública tienen el poder de decidir qué aspectos del sistema son supuestamente culpables de la crisis.

Por ejemplo, los medios de comunicación dominantes de la izquierda se esforzarán por evitar presentar el coronavirus como un cargo contra el Gran Gobierno flácido, cegado y burocrático, que ha crecido en las últimas décadas, y no discutirá los fracasos de los alcaldes y gobernadores de la izquierda. Al contrario, la pandemia fue utilizada para atacar la competencia de los gobernadores republicanos que resultaron actuar de forma completamente correcta, como en Florida y Georgia. Durante los disturbios, los medios de comunicación no tienen ningún interés en discutir la incompetencia de los funcionarios de izquierda que permitieron que la violencia se descontrolara con consecuencias mortales. De alguna manera la enseñanza impartida por la violencia gratuita que mató a la gente y destruyó innumerables medios de vida se convirtió en «vamos a deshacernos de la policía por completo».

La amenaza de una crisis es esencial para aterrorizar a la clase media para que acepte una agenda política activamente hostil a sus intereses, lo que lleva a la cuarta etapa de la subversión: la oferta de hacer desaparecer el dolor y el miedo mediante la aceptación de la dominación política.

Etapa 4: Normalización

«Después de una crisis, con un cambio violento de la estructura de poder y la economía, se tiene un llamado período de normalización que puede durar indefinidamente», dijo Bezmenov, llegando a la cuarta etapa de la subversión.

«La normalización es una expresión cínica tomada de la propaganda soviética», explicó. Curiosamente, también es el tema central de la campaña presidencial demócrata de 2020.

«Cuando los tanques soviéticos entraron en Checoslovaquia en 1968, el camarada Brezhnev dijo: «Ahora la situación en la fraternal Checoslovaquia está ‘normalizada’». Esto es lo que sucederá en los Estados Unidos si usted permite que todos los idiotas lleven al país a una crisis, que prometan a la gente todo tipo de bienes y un paraíso en la Tierra, que desestabilicen su economía, que eliminen el principio de la competencia del libre mercado, y que establezcan un gobierno tipo Gran Hermano en Washington, D.C. con dictadores benévolos como Walter Mondale, que prometerán muchas cosas sin importar si las promesas se cumplen o no», advirtió Bezmenov.

Al final, Walter Mondale nunca tuvo la oportunidad de ser un dictador benévolo, y hasta cierto punto el modelo de las cuatro etapas de la subversión de Bezmenov podría aplicarse a casi cualquier campaña política. Casi todas comienzan diciéndoles a los votantes que las cosas son horribles, que las crisis han estallado y que la normalidad sólo puede ser restaurada si se vota por el candidato adversario (o sólo puede ser preservada si se vota por el candidato oficialista).

Bezmenov, sin embargo, insistió en que los profesores de la izquierda estadounidense y los líderes de la derecha civil estaban ejecutando deliberadamente la estrategia de Andropov con un esfuerzo consciente para lograr la desestabilización, el paso que realmente distingue la subversión ideológica de las promesas habituales de dar de comer a todo el mundo.

«Ellos son fundamentales en el proceso de subversión únicamente para desestabilizar una nación», dijo de los académicos y activistas. «Cuando su trabajo se completa, ya no son necesarios. Saben demasiado. Algunos de ellos, cuando se desilusionan, cuando ven que los marxistas-leninistas llegan al poder, obviamente se ofenden. Piensan que llegarán al poder. Eso nunca sucederá, por supuesto. Serán formados contra la pared y fusilados».

La versión estadounidense de este proceso probablemente no terminaría con la ejecución masiva de intelectuales inconvenientes, pero hay un paralelo en lo que sucedería a los partidarios intelectuales de los disturbios actuales si los demócratas ganan en el 2020. Descubrirían que el victorioso Partido Demócrata no está interesado en absoluto en sus críticas sistémicas a los empleados de los sindicatos públicos, como los oficiales de policía. Tendrían que conceder muchas cosas a los grupos de activistas para comprar su lealtad (y, mucho más importante, la lealtad de sus líderes) pero no concederían aquello que más les importa: un sistema que haga más fácil disciplinar y despedir a los empleados del gobierno.

Esta alineación y fusilamiento metafóricos de intelectuales ya está ocurriendo con los entusiastas del Encierro Perpetuo, que hace sólo unos días estaban elaborando argumentos apasionados de que los negocios estadounidenses deben permanecer cerrados durante semanas o meses, y cualquiera que se atreviera a cuestionar sus terribles advertencias era un monstruo egoísta dispuesto a matar a las abuelas de otras personas para rellenar sus cuentas de 401k. En un abrir y cerrar de ojos, el Encierro Perpetuo pasó de ser una ingeniería vital para una crisis políticamente útil a ser un obstáculo inconveniente para la nueva crisis, disturbios a nivel nacional.

La mayoría de los gurús del encierro percibieron este cambio en los vientos políticos y rápidamente ajustaron sus velas, forjando nuevas reglas que afirmaban que los manifestantes probablemente eran inmunes al coronavirus de alguna manera, o incluso más increíblemente, que otro brote sería un pequeño precio a pagar por el activismo político justo:

Estos son los mismos activistas médicos que gritaban en marzo que el coronavirus podría matar a millones de estadounidenses si no se imponían encierros de inmediato, y hace unas semanas, los izquierdistas estaban obsesionados con los cálculos que mostraban que el COVID-19 es excepcionalmente mortal para la comunidad negra. Pero de repente el riesgo de millones de muertes, el 70 por ciento de ellos supuestamente negros estadounidenses, no significa nada comparado con la urgencia vital de protestar contra la «supremacía blanca».


  • Artículo publicado en Sott el día 06/06/2020.
  • Artículo publicado originalmente en inglés en Breitbart y traducido por el equipo de Sott.net al español.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.