Hiena entre borregos

0
33
Delcy Rodríguez como invitada central a la Asamblea, un personaje macabro que simboliza toda la podredumbre de este régimen asesino, narcotraficante y ladrón.

Fedecámaras pudiera preguntar con qué autoridad moral alguien como yo, que no es empresario, quien ni siquiera vive en Venezuela sino “cómodamente” en el exterior, quien no está viviendo directamente la tragedia venezolana actual, viene a llamarlos invertebrados


 

Gustavo Coronel / Las Armas de Coronel (Venezuela) – 29/07/2021

La 77 (ava)  reunión de Fedecámaras fue una muestra de desvergüenza, lo opuesto a su lema: “el orgullo de ser empresario”.

Un mensaje de entrega

Pretendió estar exclusivamente dedicada a una visión de la Venezuela futura. Su presidente saliente, Ricardo Cusano, así lo enfatizó en sus palabras(1), ver:

Su mensaje fue:

“Para nadie es un secreto la tragedia venezolana… La crisis de la población… pero no hablemos de calamidades… venimos a soñar, a hablar de inclusión y de paz… Es preciso entender que  la Venezuela a la que vamos, no tiene nada que ver con la Venezuela donde vivimos… para avanzar hacia el futuro debemos romper la camisa de fuerza que representa la cotidianidad, con sus carencias actuales…”.

Hablando sobre el diálogo con el régimen criminal que la organización promueve, Cusano agregó:

“El fracaso del diálogo representaría la profundización de las caóticas condiciones de vida de la mayoría de los venezolanos y la pérdida de la institucionalidad… si el diálogo se da podríamos construir soluciones rápidas para el tema económico con impacto positivo en lo social y humanitario”.

Añadió:

«Una negociación no puede ser exclusivamente para la capitulación del poder de un grupo y la entrada al poder de otro, ni para la repetición de errores, ni para la venganza, ni para continuar cometiendo errores, tiene que ser para construir soluciones en el presente y para darnos un modelo de desarrollo económico donde quepamos todos…  Se tiene que acordar entre las partes un modelo en el que los preceptos y derechos humanos estén 100 % garantizados como el derecho a la vida, la salud y la alimentación, la negociación debe ir en ese camino»(1)

Los expositores invitados fueron Delcy Rodríguez, vocera  del régimen y Pietro Parolin, representante del Vaticano.

Delcy Rodríguez expresó que “los empresarios del mundo veían con envidia a los empresarios venezolanos”, destacando “el aumento que ha tenido la producción petrolera y la mayor contribución de productos nacionales en los programas de asistencia alimenticia como los CLAP… Venezuela, en apenas cinco años, es el sexto país con mayor cantidad de personas públicas, jurídicas y privadas sancionadas… el oro (de las reservas del BCV) que está en Inglaterra fue robado”. 

El empresario Alberto Vollmer, premiado como empresario del año 

Vollmer celebró que la directiva de Fedecámaras haya tenido la firmeza y audacia para atreverse a confrontar la polarización y estar en la búsqueda de nuevos escenarios para el encuentro. Dijo: “En un ambiente polarizado no es popular sentarse con el adversario ni ver hacia el futuro”. El empresario invitó a participar en las elecciones regionales de noviembre próximo.

El representante del vaticano, Pietro Parolin 

El cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado de la Santa Sede, envió una carta que fue leída por el obispo auxiliar de Caracas, Ricardo Barreto, pidiendo una negociación seria y limitada en el tiempo para superar la crisis en Venezuela. Dijo:

“Una solución que solo se dará si los venezolanos y especialmente los que tienen algún tipo de responsabilidad política, están dispuestos a sentarse y negociar de un modo serio sobre cuestiones concretas que den respuestas a las verdaderas necesidades de los venezolanos y durante un periodo limitado en el tiempo. Esto exige voluntad política por parte de los involucrados y generosidad… necesidad de reconciliación entre todos”(2).

El mensaje que esta Asamblea de Fedecámaras envió al país no fue de esperanza, no fue de integridad, sino un mensaje de entrega, en el cual el pragmatismo delirante predominó sobre el sentido de solidaridad democrática y el honor ciudadano.

Los años estelares de la democracia venezolana, a pesar de sus verrugas e imperfecciones, fueron aquellos en los cuales existía un concurso de los factores empresariales, sindicales, políticos y  agrupaciones sociales y profesionales para apoyar la continuidad del  sistema democrático. Hoy, los sindicatos han desaparecido, los partidos políticos están minimizados o prostituidos y las agrupaciones sociales y profesionales están dando su batalla con denuedo pero en condiciones de inferioridad. Fedecámaras podría haber sido un factor formidable de resistencia al régimen dictatorial, pero, en esta Asamblea ha terminado por entregarse, bajando la bandera de la lucha por la ética y la libertad y subiendo las banderas del acomodo y la coexistencia pacífica con un régimen ignorante, corrupto y despiadado. No de otra manera puede interpretarse la presencia de Delcy Rodríguez como invitada central a la Asamblea, un personaje macabro que simboliza toda la podredumbre de este régimen asesino, narcotraficante y ladrón, aseveración sobre la cual  existe comprobación documental.

Fedecámaras pudiera argumentar lo siguiente

Fedecámaras pudiera preguntar con qué autoridad moral alguien como yo, que no es empresario (nunca he tenido una empresa comercial, aunque si he fundado varias empresas de corte social sin fines de lucro), quien  ni siquiera vive en Venezuela sino “cómodamente” en el exterior, quien no está viviendo directamente la tragedia venezolana actual, viene a llamarlos invertebrados. Dirán: Ese señor (yo) debería venirse a Venezuela a decir lo que dice desde la seguridad de su guarimba, mientras nosotros estamos aquí arriesgando nuestro patrimonio y nuestro pellejo.

Esbozo lo que  serían mis respuestas, en caso de que argumentos como estos  fuesen presentados:

  1. Fui director de Fedecámaras en 1973- 1974, cuando su presidente era Alfredo Paul Delfino y recuerdo bien el nivel de identificación con el país de aquella organización. Cuando la comparo con esta de hoy advierto claramente su deterioro ético.
  2. Aunque es cierto que nunca he sido dueño de empresas, si he sido gerente y ejecutivo de empresas públicas y privadas en Venezuela y conocí y practiqué los códigos éticos que las guiaban. Es cierto que en esa época también existían empresas que preferían seguir el camino que hoy ustedes han seguido, pero otras muchas se apegaban a códigos honorables de actuación. Fundé organizaciones sin fines de lucro, las cuales tenían códigos de conducta basados en la transparencia y la lealtad hacia todos los “stake holders”, es decir, todos los afectados por nuestra actividad.
  3. Tengo 20 años fuera de Venezuela, primero en exilio  auto-impuesto, luego en exilio forzoso, como enemigo declarado del régimen venezolano. Moriré fuera de mi país natal.  Este es un sacrificio que estimo equivalente a los sacrificios que ustedes pudieran haber hecho en aras de la honestidad, pero prefirieron no hacer. Nunca he dejado de participar en los asuntos de mi país.
  4. No puedo regresar a Venezuela por razones opuestas a las que les permite a ustedes permanecer en Venezuela, es decir, por nuestras diferentes actitudes frente al régimen. No me arrodillo.

  • Notas:
    (1) https://talcualdigital.com/cusanno-en-fedecamaras-decidimos-rescatar-nuestra-independencia-de-cualquier-ideologia/
    (2) https://www.infobae.com/america/venezuela/2021/07/20/venezuela-el-vaticano-pidio-una-negociacion-seria-que-de-respuestas-a-las-verdaderas-necesidades-de-los-ciudadanos/
  • Artículo publicado en Las Armas de Coronel el día 23/07/2021

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.