OVV: la policía mató más que la COVID-19 y la delincuencia en 2020

0
65
Para Roberto Briceño León, director del OVV, el incremento de las muertes a manos de la policía, es una de las consecuencia de la epidemia de la violencia en el país.

El OVV detalló que desde 2016 las fuerzas de seguridad del Estado han ejecutado a 27.856 personas en presuntos enfrentamientos y otros tipos de “resistencia a la autoridad”


 

Erick S. González Caldea / Proiuris (Venezuela) – 29/12/2020

En Venezuela hubo dos epidemias durante el 2020: la primera ocasionada por la COVID-19 y la segunda fue la violencia policial, que le quitó la vida a 4.231 personas en presuntos enfrentamientos.

En la presentación del informe anual 2020 del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), realizada este 29 de diciembre (ver informe anexo al final), quedó claro que la policía mató más que la pandemia por el nuevo coronavirus e, incluso, que la delincuencia.

De las 11.891 personas víctimas de homicidios, 36% tuvieron como victimarios a funcionarios policiales, quienes registraron estas muertes bajo la categoría de “resistencia a la autoridad”.

De la cifra total, 4.153 personas fueron víctimas de homicidios clásicos; mientras que la causa de muerte de 3.507 aún está en averiguación.

Roberto Briceño León, director del OVV.

Roberto Briceño León, director del OVV, enfatizó que la epidemia de violencia policial no solo se mantiene, sino que también se generalizó en todo el país.

«La epidemia de la violencia policial se mantiene en el país, se ha generalizado y se ha alzado desde 2016. En 2020 no solo hablaremos del COVID-19, sino también de esta epidemia de violencia», señaló Briceño León.

Agregó que «en Venezuela hay menos delincuentes porque han emigrado en medio de un éxodo masivo por la crisis económica. Aunque no es posible desestimar el impacto que puede haber tenido también el proceso de exterminio aplicado por las ejecuciones extrajudiciales», señaló.

La mayoría de las muertes a manos de la policía fueron cometidas por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) y las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) de la Policía Nacional Bolivariana (PNB).

De las 4.231 víctimas de la violencia policial, 82 eran adolescentes entre los 12 y 17 años de edad. Además, dos niños fallecieron a manos de las fuerzas de seguridad del Estado en presuntos enfrentamientos calificados como resistencia a la autoridad.

“Parece inaudito que funcionarios policiales reseñaron la muerte de dos niños menores de 12 años por resistencia a la autoridad”, recalcó Briceño León.

El OVV detalló que desde 2016 las fuerzas de seguridad del Estado han ejecutado a 27.856 personas en presuntos enfrentamientos y otros tipos de “resistencia a la autoridad”.

“Si 66% de estas víctimas tenían antecedentes penales, hablamos que el gobierno ‘abatió’ a 18.000 presuntos delincuentes. Pero, nos tenemos que preguntar, ¿y el 34% restante?, quiénes eran esas personas que la policía mató”, presguntó Briceño León.

Más que la delincuencia

Briceño León, durante la presentación del informe de la OVV, precisó que hubo 10 estados del país en los cuales la policía mató más personas que la delincuencia.

“Queremos destacar la epidemia de violencia policial. Desde 2016 hay un aumento sostenido por la letalidad policial. Cuando se comparan los muertos de los policías con los de los delincuentes, en este año, por primera vez, hubo más muertos por los policías que por los delincuentes en 10 estados del país”, explicó.

Aragua, Miranda, Portuguesa, Zulia, Yaracuy y Guárico fueron los estados con mayores muertes a manos de funcionarios policiales durante el 2020. Les siguen Sucre, Bolívar, Barinas y el Distrito Capital, en los cuales se presentó un alza considerable de los casos de violencia policial, según explicó el director del OVV.

“Por ejemplo, en el municipio Roscio del estado Bolívar las autoridades mataron cinco veces más que los delincuentes; mientras que en 18 municipios del país no hubo homicidios cometidos por los delincuentes, pero sí por los funcionarios policiales”, refirió el experto.

Violencia intrafamiliar en aumento

Con el distanciamiento físico que impone la pandemia de la COVID-19, las familias se vieron obligadas a permanecer confinadas en casa. En muchos casos el hogar fue el principal escenario de la violencia.

Para la socióloga Gloria Perdomo, durante el 2020 hubo un aumento de la violencia intrafamiliar, según datos de varias organizaciones especializadas

“Se han incrementado notoriamente los conflictos familiares, las afectaciones a la convivencia cotidiana. Los delitos de malos tratos y maltrato contra niños, niñas y adolescentes se incrementaron. Así como la violencia de género y los casos de abuso sexual”, sostuvo.

Indicó que los homicidios de niños, niñas, adolescentes y adultos mayores, también se mantuvieron durante el 2020, debido a la falta de recursos y protección por parte del Estado.

En materia de violencia sexual y de género, Perdomo aseguró que la recurrencia de estos delitos se mantuvo en 2020 por la falta de políticas públicas de prevención en el país. «Es importante advertirlo: en los períodos que tienen que ver con las medidas de aislamiento, se desarrollaron diferentes situaciones de violencia de género y sexual contra los niños, niñas, adolescentes y mujeres», dijo la experta.

«Según las organizaciones, los mayores victimarios son los padrastros, padres, tíos, hermanos y personas allegadas a las familias, quienes aprovecharon el encierro para cometer distintas formas de abuso sexual», continuó la socióloga.

Destacó que la explotación sexual de niñas, niños y adolescente también se incrementó notoriamente en el país. “También las transacciones sexuales negociadas por bandas delictivas del país”, agregó.

Tasa de mortalidad

En el estudio realizado por el OVV para su informe del 2020 resalta que la tasa de muertes violentas en el país descendió a 45,6 muertes por cada 100 mil habitantes. 15,9 corresponden a homicidios, 16,2 a casos de supuesta resistencia a la autoridad y 13,4 están en estado de averiguación.

El uso de armas de fuego se redujo considerablemente. Sin embargo, el uso de armas blancas aumentó 14%, debido a los casos relacionados con la violencia intrafamiliar y el poco acceso de los delincuentes a las armas de fuego.

Los estados más violentos fueron: Miranda con una tasa de 70,7 por cada 100 mil habitantes, seguido por  Bolívar, con una tasa de 62,0; Sucre, con 61,3; Aragua, con 60,5; y Distrito Capital, con una tasa de 56,2 homicidios por cada 100 mil habitantes.

OVV: Informe Anual de Violencia 2020

Cargador Cargando...
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

Download [7.54 MB]

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.