Rafael Ramírez: el chavista «prófugo» que Italia le entregará a Maduro

0
9
Rafael Ramírez se volvió crítico al régimen de Maduro desde que este lo sacó del mando de PDVSA. (Archivo)

Dirigió la industria petrolera venezolana durante 10 años, cuando el país experimentaba una bonanza, gracias al alza de los precios del crudo, pero luego surgieron diferencias con Maduro, quien hoy lo acusa de corrupción


 

Oriana Rivas / PanAm Post (Latinoamérica) – 14/07/2021

Rafael Ramírez, exministro de Petróleo, expresidente de la estatal petrolera PDVSA y ficha clave dentro del gabinete de Hugo Chávez ahora deberá enfrentarse a quienes alguna vez protegió. En julio de 2020 el Tribunal Supremo de Justicia chavista (TSJ) calificó como «procedente» el pedido de extradición desde Italia. Un año después, la justicia de ese país decidió dar luz verde a la solicitud.

El documento emitido recientemente por la Procuraduría de Roma indica que para el fiscal general de la Corte de Apelaciones de Roma, Roberto Cavallone, la defensa presentada por Ramírez no fue suficiente. Tampoco consideró el caso como persecución política, pero agregó que el exministro habría infligido «daño para la República Bolivariana de Venezuela».

Ramírez fungió entre los años 2002 y 2013 como ministro de Petróleo y presidente de la estatal petrolera PDVSA. Tuvo en sus manos una industria apoyada en las reservas más grandes del mundo. Fue aliado de Chávez y bajo su supervisión el país recibió miles de millones de dólares. Se calcula que entre 1999 y 2014, Venezuela facturó 960.589 millones de dólares. Un promedio de 56.500 millones de dólares anuales durante 17 años, indicaba un reportaje de BBC Mundo para el año 2016.

Durante ese tiempo, también se llenaron los bolsillos los principales funcionarios chavistas. Se prometieron obras que nunca se construyeron y se promovieron planes sociales que terminaron en la nada. Todo se diluyó excepto el dinero de la dictadura en cuentas bancarias del exterior.

El quiebre llegó con Nicolás Maduro en el poder. Luego de varios cargos diplomáticos, finalmente Ramírez se distanció para formar parte de la disidencia. Llegó a confesar que durante los 10 años que manejó PDVSA se perdieron unos 700.000 millones de dólares en cuentas privadas fuera del país.

Esta posición no le agradó al chavismo de Maduro, que decidió acusarlo de los delitos de peculado doloso, evasión de procedimiento licitatorio y asociación para delinquir. Un claro pase de factura.

De «zar petrolero» a disidente de la dictadura

Rafael Ramírez es ingeniero. Mientras estaba al frente de PDVSA, Venezuela experimentó el primer gran boom petrolero de este siglo con precios que superaban los 100 dólares el barril. Pasaron 10 años hasta que Maduro lo designó en 2013 como vicepresidente del Área Económica hasta septiembre de 2014. Luego ocupó el cargo de ministro de Relaciones Exteriores. Tan solo tres meses después pasó a ser representante ante la ONU. En diciembre de 2017 renunció.

Su familia ya venía relacionada con luchas políticas, de hecho, su hermano se llama Fidel. También cayó preso en sus épocas de estudiante cuando la juventud lo llevó a defender al socialismo. Trabajó en Estados Unidos y Francia, luego regresó a Venezuela.

El año 2002 se convirtió en su boleto dorado para entrar en la industria petrolera. Chávez lo nombró ministro de Energía y Minas luego de los sucesos de abril de 2002 que derivaron en la fugaz salida de Chávez del poder. Dos años más tarde asumió la presidencia de PDVSA. La estatal petrolera, por orden del régimen, adoptó el lema «roja, rojjita» y pasó a convertirse en su motor económico. Fue apodado como «el zar del petróleo», mano derecha del dictador y fiel a sus órdenes. Hasta llegó a ser vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Para 2017 el exrepresentante de la ONU criticaba a Nicolás Maduro por la situación del país. Como si se tratara de algo nuevo y no de una consecuencia tras años de corrupción de la que también formó parte. «Has abusado de su nombre y su imagen, tratas de parecerte a él (a Chávez), no puedes»escribió ese año en una columna del portal Aporrea. En 2020 exhortó a los venezolanos a prepararse para “revocar a Maduro”.

Por primera vez, Ramírez no estaba protegido por el régimen venezolano, como sí ocurrió años atrás cuando desde la Asamblea Nacional se impidió una investigación en su contra.

La otrora protección del chavismo

Sin duda Rafael Ramírez tiene información valiosa sobre los secretos del régimen. Por esto en el año 2016, la plenaria de la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional (AN) –dominada entonces por la oposición– le atribuyó «responsabilidad política» por corrupción y aprobó una investigación por «presuntas irregularidades encontradas en la estatal petrolera PDVSA, durante el periodo comprendido entre los años 2004-2014».

El monto presuntamente malversado en ese período fue de 11.000 millones de dólares, según el órgano Legislativo. “Este sería el caso de corrupción más grande de la historia de Venezuela”, declaró el diputado opositor Freddy Guevara.

Sin embargo, el TSJ frenó la investigación. Alegó que era «necesario y conveniente» para los intereses del país suspender cualquier pesquisa relacionada con presuntos hechos de corrupción en PDVSA. La Sala Constitucional, aliada de la dictadura, indicó que el procedimiento promovido desde la AN «podría desencadenar una reacción adversa en los procedimientos arbitrales que cursan en la actualidad, en los inversionistas, en todos aquellos países a los cuales puede acudir la República para el intercambio de crédito». La posición de aquel entonces dista de lo que está sucediendo actualmente con la extradición desde Italia.

Rafael Ramírez se convirtió entonces en un disidente buscado por el régimen que él mismo ayudó a atornillarse en el poder. En un documental publicado 2017 por Deutsche Welle para Latinoamérica, criticó que la estatal petrolera pasara a manos de amigos de Maduro y del Ejército. Realmente este escenario no dista de lo que él mismo vivió con Chávez, solo que ahora está del otro lado de la calle.


  • Oriana Rivas / Periodista venezolana radicada en Buenos Aires. Investigación para las fuentes de política y economía. Especialista en plataformas digitales y redes sociales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.