Capital global domina «La Faja»

0
95

«Brasil, China y Japón han de tomar debida nota hoy de lo írrito que nos significa todo acuerdo comercial que utilice la Faja del Orinoco como garantía colateral de préstamos»


 

Noel Gómez Herrera / Semanario La Razón (Venezuela) – 14/06/09

Desde el sitio web «Soberania.org» el ingeniero Víctor Poleo, ex viceministro de Energía en el actual gobierno, mantiene junto a un equipo multidisciplinario la crítica permanente a las políticas de la «revolución bolivariana» en materia energética.

La relación de dependencia del gobierno hacia el capital transnacional petrolero, los negociados con «países amigos» y los manejos «non santos» y poco ortodoxos en la industria petrolera estatal, forman parte del análisis permanente del equipo que coordina Poleo, quien desde la cátedra universitaria y desde la tribuna que conduce, se ha convertido en una de las voces más criticas de la actual gestión de Pdvsa y del Ministerio de Energía y Minas.

Para Poleo, quien dicta el seminario sobre sistema energía en el post-grado UCV de economía petrolera, «sin la renta del petróleo, Chávez es nadie y sin Chávez la revolución bonita es nada, apenas un tumulto de delincuentes políticos voceando significantes vacíos sembrados por La Habana para sojuzgar al pueblo venezolano y para expropiarnos nuestra renta petrolera».

La situación de PDVSA

-En qué estado se encuentra actualmente la industria petrolera venezolana tomando en cuenta que hay dos visiones; el Estado dice que está en condiciones óptimas de producción, infraestructura y administrativamente. Otra visión señala que está quebrada, en ruinas, que la corrupción es devastadora. ¿Quién dice la verdad?

-Antes que ubicarnos en una u otra visión de Estado, esta pregunta es para ser dimensionada en el contexto histórico de los hechos del 2002 y el derrotero a la fecha.

-Desde mediados de noviembre 2002 una cierta clase ejecutiva de la llamada «vieja Pdvsa» ordenó ejecutar un hecho sin precedentes en la historia de la industria petrolera mundial, cual fue el embargo de gasolinas a sus accionistas naturales, valga decir: el pueblo venezolano. El desenlace de esta confrontación le fue favorable al gobierno pero pudo no haberlo sido. En efecto, luego de tensos debates en el seno del alto mando militar, hubo la decisión en la madrugada del 8 de diciembre de tomar militarmente las instalaciones de Pdvsa. Esta decisión fue estudiada a la par de la toma de Miraflores, opción que fue disuadida por el entonces ministro de la Defensa, José Luis Prieto y la mitad del alto mando militar. Dicho de otra forma: al igual que en Abril 2002, cuando el azar ubicó al general Raúl Isaías Baduel al mando de la 42 Brigada de Paracaidistas en Maracay y tuvo lugar la operación «Rescate de la Dignidad», en diciembre 2002 también el azar salvó la suerte de un gobierno que por segunda vez se zafó de ser removido por factores de poder civiles y militares.

-Ahora bien, a raíz de los hechos de Abril 2002 Ali Rodríguez Araque había trepado en junio 2002 a la presidencia de PDVSA, luego de ensayar sin mayor éxito la destrucción del secretariado de la Opep, en Viena, desde enero 2001.

-No obstante, y por gracia de una pretendida derrota de la clase ejecutiva de Pdvsa que habría sido engatillada desde Miraflores («toma de la colina»), Ali Rodríguez Araque consumó en el 2003 la destrucción del formidable e irremplazable conocimiento acumulado en la industria petrolera nacional, tal vez la mayor tragedia en nuestra historia republicana.

-La criminal descapitalización de conocimientos y oficios cultivados en cien años de industria petrolera nacional, dio lugar a la «nueva Pdvsa», paradigma de desprofesionalización y desorden institucional.

-Juzgue entonces el lector si admitir que Pdvsa está en condiciones óptimas de producción, infraestructura y administrativamente o, por el contrario, si refutar otra visión que señala que está quebrada, en ruinas, que la corrupción es devastadora.

-La «nueva Pdvsa», a su vez, desnaturaliza desde 2005 la razón de ser de sus actividades de producción, refinación, investigación y comercialización de crudos y productos, dando lugar progresivamente a una suerte de Estado paralelo, paralelo al Estado convencional que, en buena teoría, es quien habría de agenciar y gerenciar actividades en educación, vivienda y alimentación.

-La «nueva Pdvsa» es del pueblo, así se dice, y Chávez añade: «el pueblo soy yo», concluyendo entonces en un falso silogismo: «Pdvsa es de Chávez». Justamente por falso, un silogismo tal es la quintaesencia de la tragedia histórica de Venezuela, donde todo empieza y termina en un barril de petróleo. Dicho de otra forma: es la renta petrolera el patio de disputa para el control político del poder. De mayor importancia, la asignación irresponsable de la renta petrolera desata los llamados «demonios de la renta», valga decir; inflación, descapitalización, desempleo, fuga de capitales, despilfarro y corrupción. De ello supimos y sufrimos en las precedentes oleadas rentistas de 1974-1976 y 1980-1985.

-A la luz de estos fenómenos sociales y económicos, el cambio político que fuera alentado en diciembre 1998 por las clases media, trabajadoras y profesionales del país y por estamentos nacionalistas de las Fuerzas Armadas se encuentra hoy traicionado por, de facto, un envilecimiento de lo que, en su momento fuera, por ejemplo, el manifiesto de los insurgentes del 4 de Febrero de 1992.

-En efecto, el militarismo irresponsable y el colaboracionismo acrítico de una clase civil en funciones de poder ha bloqueado una opción genuinamente venezolana para «honrar la deuda social» y, en su defecto, colocarnos desde 2003 en manos de intereses ajenos, intereses que por igual son los del capital energético como también intereses de una rara geopolítica que riesgosamente nos ubica en la desestabilización hemisférica y global.

-En síntesis, el guión habanero que se instituye en Venezuela desde 2005 y con el concurso de la inteligencia ociosa de los ex soviets de Putin, presagian la inviabilidad de un modelo político llamado Socialismo del Siglo XXI.

-Cabe afirmar, en consecuencia, que sin renta petrolera Chávez es nadie y sin Chávez la revolución bonita es nada, apenas un tumulto de delincuentes políticos voceando significantes vacíos sembrados por La Habana para sojuzgar al pueblo venezolano y para expropiarnos nuestra renta petrolera.

Distraer al pueblo

-Entre las medidas que ha tomado el gobierno últimamente se encuentra la de estatizar a todas las contratistas de PDVSA, el personal de esas contratistas ahora forman parte de la nómina de la industria. ¿Es una medida acertada?

-En principio hay que decir que la «La Ley Orgánica que reserva al Estado Bienes y Servicios Conexos», fue urgida de aprobación por el Ejecutivo. Chávez llamó varias veces a la Asamblea Nacional para requerir celeridad, toda vez que diputados disidentes lograron, con relativo éxito, enganchar un debate nada fácil de subestimar, durante unas tres horas. Pastora Medina, por ejemplo, portavoz de la disidencia, fue cortada en sus intervenciones y su imagen/voz fue congelada varias veces en la transmisión del canal oficialista ANTV el pasado jueves 7 de mayo. El efecto mediático de la «batalla de Maracaibo» -ocupación militar al día siguiente- de las empresas de servicio dé transporte lacustre en el Lago de Maracaibo, tuvo un par de intenciones efectistas, a saber: distraer al pueblo de su agobiante realidad exaltando «soberanía plena» ante los enemigos imaginarios que son el Zulia y los Estados Unidos, a la vez que amedrentarlo para lograr sumisión.

-La deuda con contratistas petroleros se disfraza de soberanía. Pdvsa tiene conflictos con taladros, buques de perforación, servicios de inyección de gas y nóminas de trabajadores y acelera la intervención de compañías, dentro del proyecto de «gobiernizar» -que no nacionalizar ni estatizar- todas las actividades de apoyo o de terceros, porque no tiene cómo honrar sus compromisos de pago.

-Si de gobiernizaciones se trata, más aun, sufre de igual enfermedad política la industria eléctrica nacional, tal vez de mayor complejidad que la industria petrolera. La divertida pero inútil obsesión del gobierno por ostentar la propiedad de todas las tuercas y tornillos de las industrias eléctrica y petrolera no garantiza per se la propiedad de las decisiones políticas. Es un serio error solo posible en la conceptualización habanera de un Estado que adora la barbarie.

-La esencia del conflicto que hoy vive Venezuela no es otra que el cuartel queriendo destruir a la universidad o, dicho de otra forma, es la confrontación entre la barbarie que todo lo apropia para destruir y el pensamiento racional que todo lo libera para construir.

-No por azar, en consecuencia, la Universidad Central de Venezuela es hoy epicentro de esta confrontación y, predeciblemente, el objetivo de «gobiernizarla» anida en la insensatez que avalan los Giordanis y los Navarro, universitarios devenidos en colaboracionistas del militarismo irracional.

Una gavilla contra PDVSA

-¿Realmente es Pdvsa una empresa «socialista» o más bien da «puertas abiertas» a las trasnacionaies para que exploten nuestro recurso más importante?

Chávez, Alí Rodríguez, Rafael Ramírez, Bernard Mommer, Luis Vierma, Eulogio Del Pino y adláteres de la familia Sansó se agavillaron en una banda de «revolucionarios» que para joder a las transnacionales decidieron asociarlas al Estado venezolano, país con las mayores reservas de crudos no convencionales sitos en la Faja del Orinoco.

-La Ley petrolera de 2001 -cosecha enana del insigne Alvaro Silva Calderón (o viceversa)-, establece que la participación del capital privado en la Faja es a lo sumo un 49% de los 235 millardos de barriles de reservas contingentes en el Orinoco, unos 115 millardos de barriles. En buena teoría, el «accionista mixto» es de facto codueño del 49% de las reservas en tierra y del 49% de la renta petrolera. Para ello, en marzo 2006 las «empresas de servicio» de la «vieja PDVSA» fueron compulsivamente migradas a empresas mixtas. Más aún, la ley petrolera del 2001 que aturdía a la Nación con su nueva regalía de 30% (antes 16.6%), fue entonces un «logro socialista» que se deshizo cuando los precios en 2008 se ubicaron en 100+ $/barril y hubo entonces que sancionar atropelladamente una «ley» (marzo 2008) para penalizar «ganancias súbitas» de los socios mixtos, es decir: para atenuar la transferencia de rentas a los socios mixtos.

-Con remiendos a la cuantificación de la regalía, el «acientificismo» «revolucionario» exhibió entonces sus verdaderas dimensiones intelectuales. No obstante, la piratería revolucionaria ya había exhibido antes sus dimensiones éticas con el caso temprano (mayo 2003) de las pillerías de Free Market Petroleum, autoría de Bernardo Álvarez para transvasar renta a su bolsillo.

-Sin embargo, el asesinato de la Orimulsión en agosto 2003 por la «Pdvsa socialista» descolla como joya de la corona entre sus piraterías éticas e intelectuales con perjuicios a la nación y beneficios al capital energético global. Asesinada la Orimulsión, el capital energético global tiene para sí el pleno dominio de la Faja del Orinoco. Expulsados los venezolanos de su propio territorio, la asignación a futuro de los petróleos del Orinoco es para con los mercados mundiales de las gasolinas.

-A la par, la mitad de los mercados mundiales termoeléctricos del gas y del carbón no serán competidos por Orimulsión en el horizonte 2005-2025. Conjeturamos que el asesinato de la Orimulsión satisface un acuerdo meta-gobierno, un acuerdo fraguado entre dos clases políticas mediáticamente irreconciliables: la imperial que capitanea el capital energético global, por una parte, y la socialista del siglo XXI, por la otra. Ello bien vale un soborno a «Doctor» Mommer y a Alí Rodríguez.

Oficinista bancario de Chávez

-Cuál es tu opinión, en términos generales, de la gestión de Rafael Ramírez como máximo conductor de Pdvsa?

-Nadie da más de lo que tiene. Ingenieros de Inelectra ya lo han tipificado como un ingeniero de ostensibles limitaciones, jefe que fuera de un equipo de dibujantes de tuberías. De su co-autoría (junto con un cierto Toby Valderrama) es un curioso librillo titulado «La Gaviota Humanocrática», compendio de sandeces revolucionarias.

Ramírez es creación de Ali Rodríguez -quien lo impone en el Ente Nacional del Gas en el 2000- y ha resultado ser el más eficiente oficinista bancario de Chávez, toda vez que trasiega la renta petrolera en su doble pero imposible condición de regulador (ministro) y regulado (presidente de PDVSA).

-¿Cuál es la situación en PDVSA desde el punto de vista del mantenimiento de sus instalaciones? ¿Es cierto que muchas instalaciones están «en el suelo», sin mantenimiento?

-Declino responder sobre asuntos operacionales de PDVSA medibles al menos por 53 serios accidentes en refinerías y patios de producción.

Un mosaico de banderitas

-¿Cuál es la situación en la Faja Petrolera del Orinoco, con la participación allí de las trasnacionales?

-La Faja del Orinoco se exhibe hoy como mosaico de banderitas chinas, rusas, hindúes, vietnamitas, uruguayas… en aras de pseudo alianzas estratégicas con el rezago tecnológico y las carencias de capital. Ya Aníbal Martínez, geólogo y entre los  más calificados conocedores de la Faja del Orinoco, ha manifestado su escepticismo en cuantificar reservas por vía de banderitas multi-polares. Tal vez la nomenklatura petrolera se sirva explicarnos su estrategia.

-Ante un cambio político en Venezuela, los embajadores de Brasil, China y Japón han de tomar debida nota hoy de lo írrito que nos significa todo acuerdo comercial que utilice la Faja del Orinoco como garantía colateral de préstamos agenciados por el gobierno de Chávez. Debida nota por igual han de tomar los embajadores de Cuba, Irán, Bielorrusia y Rusia por el uso de la renta petrolera para alentar actividades de desestabilización regional y global, por gracia del tráfico de armas y drogas. Ya por estas dos razones la administración Chávez es enjuiciable política y penalmente.

Chávez se apropió de la renta petrolera y de la FAN

-La renta petrolera, tomando en cuenta que este es un gobierno «revolucionario y socialista», ¿está llegando equitativamente a todos los sectores del país, o sólo a unos pocos privilegiados?

-En diciembre 2002, en la edición 414 de «La Razón», propusimos que Ali Rodríguez saliera de PDVSA y que la conducción de la política energética le fuera confiada a un Consejo de Seguridad y Energía (con base en el sano espíritu del artículo 251 de la Constitución del 99). La renta petrolera no es propiedad de gobierno alguno, al igual que la FAN no está al servicio de gobierno alguno.

-Las dos grandes transgresiones de Chávez son, justamente, apoderarse de la renta para sus ambiciones personalísimas (que no para el bienestar del pueblo) y hacer de la FAN un ejército de ocupación en contra del pueblo venezolano.


Semanario La Razón No. 753, del 14 al 21 de junio de 2009.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.