Carmen Elisa Hernández: Monómeros pudiera perder $13 millones en litigio por contrato irregular

0
32
La empresa está en recuperación y está empezando a dar números en positivo y esperamos poder dar ganancias de $2.000.000.

La presidenta de la Junta Directiva Ad Hoc de la empresa colombo venezolana no reveló el nombre de la empresa involucrada, pero señaló que está ubicada en Panamá y sus directivos son venezolanos


 

César Batiz y Gabriela González / El Pitazo (Venezuela) – 12/08/2020

Monómeros Colombo Venezolanos S.A. es una empresa del Estado venezolano, ubicada en Barranquilla, Colombia, cuyo control está en manos del gobierno interino de Juan Guaidó, desde mayo de 2019. A partir de ese momento, la nueva directiva enfrentó el reto de recuperar una compañía en quiebra, que en la actualidad corre el riesgo de tener que pagar $13.000.000 de perder un litigio por un contrato irregular, reveló en exclusiva la presidenta de la Junta Directiva Ad Hoc, Carmen Elisa González.

Monómeros fue fundada en 1967 con capital colombo-venezolano. En 2006, el gobierno de Hugo Chávez adquirió 100% de las acciones a través de Pequiven. Para ese momento alcanzó 30% de mercado de fertilizantes en el agro colombiano y daba empleo directo e indirecto a 2.000 personas.

Pero en febrero de 2019, tras las acusaciones de irregularidades administrativas, financiamientos a fuerzas políticas colombianas, lo que llevó a una investigación de la Superintendencia de Sociedades, y el desconocimiento del presidente colombiano, Iván Duque, a Nicolás Maduro, se prohibió el ingreso a Colombia de la directiva la compañía puesta por Maduro. Por eso, Guaidó decidió nombrar unos nuevos directores en mayo de 2019.

La presidencia de la Junta Directiva Ad Hoc recayó en Carmen Elisa Hernández, ingeniera Mecánica egresada de la Universidad Simón Bolívar (USB), alta ejecutiva de Pdvsa botada por Chávez en 2003 y exdirectora de la Alcaldía de Baruta durante la gestión de Gerardo Blyde. Hernández conversó con El Pitazo sobre la situación de la empresa y cómo consiguieron a Monómeros una vez tomaron el control.

La ingeniera destaca la importancia de Monómeros en el mercado colombiano, un mercado que está en crecimiento. Considera que la empresa servirá para generar un vínculo entre el agro colombiano y el venezolano, “una vez retorne la democracia”.

Hace una semana, Hernández presentó una rendición de cuentas ante las Comisiones de Energía y Petróleo; Finanzas y Contraloría de la Asamblea Nacional. Allí presentó algunas de las irregularidades que consiguieron al llegar a la administración de la empresa y deja claro que, “no tenemos nada que ocultar”.

–¿Cómo encontraron la empresa?

–Reputacionalmente, en muy mal estado. Estaba muy aislada tanto de la banca como de los proveedores de materia. Los productos comenzaron a desaparecer de los anaqueles.

Además, tenía cuentas bloqueadas en el exterior, estaba afectada por las sanciones contra el gobierno de Nicolás Maduro y estaba bajo un proceso de control de la Superintendencia de Sociedades.

Las pérdidas de 2018 fueron por $20.000.000 mientras que las actas de accionistas decretaban $20.000.000 en dividendos, lo que implicaba esta deuda. Solo lograron transferir tres millones y la Asamblea Nacional reversó esa decisión. También conseguimos una planta al 50% de su capacidad.

Desde el punto de vista de negocios, hallamos muchos contratos que pudieran estar vinculados con actos de corrupción.

Uno de ellos, es el contrato de tres aeronaves que se hizo con una empresa, que se constituyó cuatro días antes de firmarse el contrato. La empresa no tenía permiso para esas aeronaves que se encontraban en Venezuela y que prestaban servicios a directivos de Pequiven en Venezuela. Cuando esos directivos venían a Colombia lo hacían en otras aeronaves no en esas.

Procedimos a dejar sin efecto el contrato lo que implicó una penalización de un millón $200.000 y estamos aún en un litigio para dejar sin efecto esa penalización.

–¿Cuál es la empresa con la que se firmó ese contrato?

–No puedo decirlo por el impacto legal. Sí puedo decir que entre los directivos había venezolanos aunque desconozco si están relacionados con el régimen.

Hernández también relata otra de las irregularidades. Una concentración del 70% de los contratos, los más importantes, que estaban bajo un grupo económico. Esa firma se hizo en 2017, sin licitación y superando la capacidad que tenía el gerente general para suscribir contratos por más de tres años.

Como una primicia a El Pitazo, Hernández señala que los abogados que los están representando les informaron que, de perder el caso, esta empresa de tecnología pudiese requerir hasta 13 millones de dólares por lo que las pérdidas de la empresa pudiesen ser mayores.

Aunque Hernández tampoco especificó el nombre de la empresa ni los dueños, sí alcanzó a decir que se trata también de una empresa con directores venezolanos ubicada en Panamá. “En ese contrato, Pequiven decidió otorgar unos servidores y ahora, la empresa pretende que Monómeros pague por un servicio que no se firmó y que no recibimos”, dice Hernández.

–¿Qué nos puede decir sobre Pedro José Lugo y esa caja chica que tenía?

–Además del accionista y la junta directiva conformada por cinco miembros y un gerente general. El señor Lugo era el gerente. Pedro Lugo era además, el representante legal para Colombia, de la empresa y debía trabajar en coordinación con la junta directiva.

Efectivamente encontramos una caja chica de cien mil dólares en efectivo. Eso lo pusimos en orden.

–¿Y sobre Alex Saab?

–Yo tengo que decir responsablemente que ni su firma ni la de sus empresas tienen vinculación con la empresa o con contratos. No hemos encontrado nada, hasta ahora, que demuestre una vinculación. La única información que tenemos es que en febrero 2019, se envió a alguien a reemplazar a Lugo y a quien el Gobierno colombiano le negó la entrada al país. Esa persona era representante legal de una empresa de Saab así que no estaban, pero tenían la intención de estar.

–Piedad Córdoba dijo en 2008, en un correo a El Tiempo, que Monómeros financió algunas de sus actividades con fines supuestamente humanitarios. ¿Ustedes han conseguido algo?

–No. La información que tenemos es que, tal como la ex senadora dijo, eran donaciones que se hicieron en ese momento a fundaciones. No sabemos si fueron utilizadas, a través de esas organizaciones con fines políticos pero no hemos conseguido una evidencia.

–El senador José David Name Cardozo pidió intervenir la empresa en abril de 2020, ¿qué ha pasado con esa solicitud?

–El senador Name fue una figura determinante para que esta persona (Ronald Ramírez, representante de la empresa de Alex Saab que iba a sustituir a Pedro Lugo en la gerencia de Monómeros) no entrara a Colombia en febrero.

Nosotros al ver el escrito del senador en la prensa, lo contactamos y le dimos toda la información actualizada y luego, se retractó.

–Dada la situación en la que se encontró a la empresa, ¿cómo se llega a tener una ganancia de 10 millones 351 mil dólares?

–Con orden, cortando estos contratos lascivos y teniendo una política estricta de control de daños.

–¿Cuál es su opinión con respecto a lo que denunció en su momento el ex embajador Humberto Calderón Berti acerca de la politización de Monómeros?

–Es una aseveración injusta viniendo de un hombre con la experiencia petrolera y política de Calderón Berti. Resulta que Monómeros es de los venezolanos y los diputados, que representan a los venezolanos y que vienen de organizaciones políticas, se han organizado con unos reglamentos y son ellos los que han designado a quienes van a recuperar los activos del país así que mal pudiese decirse que hay injerencia política.

–¿Hacia dónde van los recursos de Monómeros? ¿Están ayudando a los migrantes venezolanos en Barranquilla?

–La empresa está en recuperación y está empezando a dar números en positivo y esperamos poder dar ganancias de $2.000.000.

Tenemos una fundación que ha trabajado muy duro por las familias de los sectores cerca de la planta y a raíz de la pandemia, hemos trabajado con organizaciones y la Embajada de Venezuela en Colombia para entregar mercados a familias venezolanos con escasos recursos que están en la zona.

Esperamos tener alianzas con otras organizaciones y poder ayudar más a los migrantes insertándolos en actividades del agro.

–¿Qué ocurrirá en enero cuando tome posesión una directiva en la Asamblea Nacional salida de ese proceso electoral del 6 de diciembre?

–Estamos en un país que reconoce a la Asamblea Nacional y a Guaidó como presidente encargado. Esa es una pregunta política para alguien técnico pero Colombia y el resto de los países van a seguir reconociendo a la Asamblea Nacional legítima. No perdamos de vista el valor estratégico de Monómeros para Colombia.


  • Artículo publicado en El Pitazo el día 09/08/2020

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.