Con Rodríguez Araque sólo se avanzó 2,3% en generación

0
59
Ley Orgánica del Sistema y Servicio Eléctrico de 2010.

Corpoelec atribuye las fallas a que «existe oposición política en un porcentaje notable» entre trabajadores


 

Andrés Rojas Jiménez / El Nacional (Venezuela) – 28/03/12

En la Memoria y Cuenta 2011 del Ministerio de Energía Eléctrica no hay evidencias de avances en el sector eléctrico, lo que contradice las afirmaciones del ex ministro de ese despacho Alí Rodríguez Araque y del presidente de la Corporación Eléctrica Nacional, Argenis Chávez, así como las campañas de promoción referidas a que los problemas con el servicio habían sido superados. «Las fallas del sistema eléctrico nacional se sobreponen constantemente a las actividades planificadas por esta unidad», reconoció la oficina de Comunicaciones y Relaciones Institucionales al mencionar las limitaciones que tuvieron que afrontar para que su labor de difusión tuviera efectividad.

Rodríguez Araque antes de dejar el cargo, tras la designación de Héctor Navarro, destacó como «uno de los hechos más importantes del balance 2011» que el consumo de electricidad estuvo «muy por debajo de lo esperado». Aseguró que el problema de generación se resolvió en vista de que «fue alcanzado el objetivo de superar los 18.000 megavatios disponibles». Los datos de la Memoria y Cuenta, por el contrario, demuestran que sólo se cuenta con 17.157 megavatios disponibles para atender la demanda máxima, lo que representó un incremento de 2,3% con respecto a 2010. Esto refleja que sólo se está operando con dos tercios del sistema, que llega a 25.705 megavatios.

En el reporte anual se indica que se incorporaron 1.096 megavatios nuevos, mientras que el presidente Hugo Chávez, en su mensaje a la nación, aseguró que habían sido 1.682 megavatios. Y el ex ministro Rodríguez Araque a finales del año pasado afirmó que se habían incorporado 1.007 megavatios nuevos. Igual divergencia de cifras se presenta con los megavatios rehabilitados. En la Memoria y Cuenta se reportan 3.262 megavatios. En cambio, el primer mandatario y el ex funcionario coincidieron en que eran 1.214 megavatios. «¿Quién dice la verdad?», se pregunta el ingeniero y consultor José Aguilar. «Hay discrepancias severas entre los dos declarantes y su documento oficial, lo que refleja que hay un gran relajo con respecto a las cifras de megavatios del sistema eléctrico nacional de 2011», dice.

Sin datos confiables

La inconsistencia numérica pareciera tener su origen en la carencia de datos que, de acuerdo con la Memoria y Cuenta, afronta el Ministerio de Energía Eléctrica con apenas dos años de creado, según se desprende de los obstáculos que tuvo la Oficina de Planificación, Presupuesto y Organización del ministerio. Al señalar las limitaciones técnicas que tuvo esa dependencia en 2011 se menciona «la inexistencia de un sistema integral automatizado para la organización, procesamiento y difusión de la información estadística básica del sector eléctrico» y explica que esa falla «dificulta el suministro de información a las autoridades para la toma de decisiones de manera oportuna y con calidad».

Esta oficina se fijó como objetivo para 2012 adelantar la implantación del sistema de información y automatizar los procesos estadísticos de sector, con el fin de subsanar esta carencia referida en la Memoria y Cuenta, la cual dice que se arrastraba desde que la actividad estaba adscrita al Ministerio de Energía y Petróleo. También en la Memoria y Cuenta se indica que hubo «retardos en la obtención de la información necesaria para llevar a cabo una gestión eficiente de seguimiento y control de Corpoelec y sus filiales, debido al proceso de transitoriedad y los constantes cambios que atraviesa esta corporación».

Las afirmaciones sorprenden a expertos del área eléctrica que laboraron para el sector público, principalmente porque lo consideran como una muestra del deterioro institucional, y aseguran que fue un error fusionar 14 empresas ­públicas y privadas- en una sola compañía. «En el sector eléctrico siempre se contó con un compendio estadístico que provenía de los datos que suministraban las propias empresas, además de los que preveía la Cámara Venezolana de la Industria Eléctrica, que prácticamente no existe debido a la política de estatización», apunta Armando Meleán, ex director de Energía de extinto Ministerio de Energía y Minas.

«Los datos sobre los aspectos operativos los llevaba la Oficina de Operación de Sistemas Interconectados, que también contaba con un comité donde se hacia el plan eléctrico», agrega. «¿Cómo se puede hacer un análisis del sector y planificar lo que se va a hacer sin información estadística?», se pregunta Víctor Poleo, ex viceministro del área eléctrica. «Hemos visto una desprofesionalización del sector en sólo cuatro años. Los informes de Caveinel no se hicieron más después de que ‘gobiernizaron’ a las empresas, y la información de la Opsis no se suministra desde noviembre de 2010. En definitiva no se había visto una gestión más trágica en 120 años de historia de la electricidad en Venezuela que la mostrada por Alí Rodríguez», añade.

Extender la arruga

El reporte anual muestra la persistencia de obstáculos para los cumplimientos de metas y todo parte de insuficiencias de recursos financieros, porque no tienen ingresos propios que permitan cubrir la cuarta parte de la nómina de todos los organismos y empresas del sector, que el año pasado alcanzó la cifra de 33.755 personas, de las cuales 93% pertenece a la plantilla de Corpoelec. «El flujo de caja es insuficiente porque los ingresos no cubren los gastos operativos y financieros, y eso da origen a limitaciones para honrar oportunamente los compromisos de la convención colectiva de los trabajadores del sector eléctrico, así como para atender los adquiridos con terceros», reconoce el ministerio.

En la Memoria y Cuenta 2011 aparecen otra vez los obstáculos técnicos y financieros que ya habían sido registrados en 2010. Ahora se asegura que serán resueltos en 2012. Sin embargo, todo indica que esa situación se repetirá este año si se toma en cuenta que en el primer trimestre la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional ha aprobado 3,5 millardos de bolívares en créditos adicionales para cubrir insuficiencias que afronta la Corpoelec, sobre todo el pago de nómina. Además de estas trabas, las autoridades del Ministerio de Energía Eléctrica y Corpoelec han señalado como dificultades para cumplir su meta que «existe oposición política en un porcentaje notable del personal del sector eléctrico» y que carece «aun de la formación sociopolítica necesaria sobre la creación de un país socialista».

Corpoelec culpa a Giordani pero Finanzas se defiende

El Ministerio de Energía Eléctrica señala en varias partes de su Memoria y Cuenta 2011, que los retrasos en las obras se debieron a retrasos de organismos que dependen del Ministerio de Planificación y Finanzas, como es el caso del Fondo de Desarrollo Nacional o el Fondo Conjunto China-Venezuela, que están bajo la tutela del despacho a cargo del ministro Jorge Giordani. Entre otros aspectos esta situación obstaculizó los pagos de las empresas que tuvieron a cargo la instalación de las plantas eléctricas de la región capital como Duro Felguera, Derwick Associates, GTME, Elecnor y Weller Marine, estre otras.

Se agrega que el Seniat también puso inconvenientes al plan eléctrico por su control aduanero. “El atraso en la entrega de los insumos para la ejecución de los proyectos, junto con la realización de los trámites administrativos y legales que deberían cumplirse para la desaduanización del equipamiento en puertos venezolanos, fueron aspectos que comprometieron el cronograma de ejecución de los proyectos operativos”, indica. En la Memoria y Cuenta del Ministerio de Planificación y Finanzas si bien se admite estos retrasos en la aprobación de proyectos y en el desembolso de recursos, incluidos los dirigidos al sector eléctrico; se explica que ocurrió porque los organismos involucrados tuvieron fallas en la presentación de los planes, no consignaban los soportes ni justificaban los costos de una obra.

El dato

La Memoria y Cuenta 2011 advierte que hay desconocimiento y resistencia a entender el rol del Ministerio de Energía Eléctrica como ente fiscalizador en las regiones donde operaban las empresas que hoy son filiales de Corpoelec. “En algunos casos existen estados que muestran una gran barrera para la ejecución de nuestras funciones”. En el reporte se señala que la intención no es convertirse en un ente punitivo y castigador.


Linkhttp://www.el-nacional.com/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.