Crece la barbarie ante la inercia de las Naciones Unidas

0
53
Foto EFE.

Una acción de esa naturaleza significa entregar la nación de forma definitiva al reino de la barbarie y el crimen organizado sostenido por el terrorismo internacional


 

Juan Francisco García Escalona / El Nacional (Venezuela) – 13/04/2021

La civilización alcanza hoy la cúspide de la universalización, del encuentro cultural, del respeto como base fundamental para el entendimiento humano, no así en Venezuela, donde el retroceso es angustiante, haciéndose  obligante explorar una proporción de los estudios históricos y literarios para entender el origen intelectual de la dicotomía civilización y barbarie, teniendo por  ineludible en el contexto Venezolano, la revisión de la novela Doña Bárbara de Rómulo Gallegos, obra popular que irrumpe en 1929 y rápidamente tuvo aprehensión de la población  porque entre líneas expresaba rebeldía a la dictadura de Juan Vicente Gómez y al deterioro que sufría el país. La novela examina de forma maestra el tópico sociológico, de raíz positivista, civilización frente a barbarie en la vida de la Venezuela rural del siglo XIX.

Esa Venezuela de violencia, de crueldad, desprovista de civilidad, sin valores éticos y morales, que se distingue salvaje, sin razón ni cultura, la creímos superada, ahora nos confrontamos con su resurgimiento, representada por hombres que comercian con el dolor, la ignorancia, cada vez que se imponen por la fuerza de las armas de los órganos represivos, forjados e ideologizados para sostenerse en el poder a riesgo de despreciar todos los valores sociales comúnmente instituidos en la ciudadanía, desgarradoramente debemos reconocer que estas son las características espantosas que dibujamos hoy ante el universo, somos una nación en ruinas, no solo por la quiebra y pérdida de sus activos monetarios, sino por la destrucción de todos sus valores ciudadanos, donde el bien es una quimera inalcanzable, y la barbarie danza los festines de otras culturas que se han aprovechado de un pueblo donde brotaba la bondad al punto de colocarlo de escudo, al servicio del terrorismo mundial, auspiciado por la presencia de organizaciones como las; FARC-ELN-FBL, con una asociación aun más peligrosa con el Hezbolá, organización que junto con Rusia, Cuba, Irán, Turquía y China, han encontrado en Venezuela una plataforma geopolítica para replantearse y financiarse ante sus enemigos históricos; Estados Unidos, Europa, Israel, desde América Latina en una posición de ofensiva amenazante.

La quiebra de nuestra cultura e identidad, se lleva a cabo de forma acelerada, la violación sistemática de los Derechos Humanos, la criminalización, la tortura se ha acentuado, la disposición de castigar activistas, y amenazar ONG, haciendo de nuestro país un paraíso no solo de las ilegalidades sino de la maldad, donde la muerte y control por parte de quienes usurpan el poder en Venezuela, solo son comparables con el horror nazi.

La dolorosa crisis humanitaria posee rasgos multidimensionales, que se transversalizan de distintas formas, pero siempre terminan en muertes y destrucción, el impedimento para poder ingresar las vacunas contra el COVID-19, a través del sistema de la OMS Covax, es un hecho que sobreexpone a la población a un estado de desánimo, de decepción, una carga superior en medio de la lucha por sobrevivir ante la decisión de la tiranía de doblegarnos sumergiéndonos a los niveles de pobreza más bajos que algunas vez hayamos vivido, todo este sistema que se ha construido para sostener el poder en Venezuela anulando las posibilidades de la insurgencia popular por el terror al que se expone del sistema de tortura, o de la exposición a la pandemia sumado al desmembramiento y la persecución en  las FANB, son elementos concretos de métodos de exterminio modernos, que deberían ser revisados y evaluados por las instituciones democráticas del mundo que lucen pálidas ante los avances de la tiranía de Nicolás Maduro.

Las naciones unidas establecen en su razón de constituirse: “La posibilidad de la cooperación internacional en la solución de problemas internacionales de carácter económico, social, cultural o humanitario, y en el desarrollo y estímulo del respeto a los Derechos Humanos y a las libertades fundamentales de todos”.  Los archivos por las cadenas de violaciones en Venezuela son inagotables, los venezolanos hemos hecho todo por demostrarlo, lamentablemente esta organización y muchas otras han sido penetradas hábilmente por funcionarios que responden a los intereses de las mafias y del terrorismo, en el caso nuestro se evidencian relatores de la ONU, como Alena Douhan emitiendo informes para atribuirle el caos, la represión, la tortura, la corrupción a las sanciones económicas y nunca a las acciones directas del régimen que anuló todas las libertades y la democracia. Por su parte, Michelle Bachelet no promueve acciones concretas para ayudar al pueblo venezolano en medio de su tragedia y de la crisis humanitaria, sus funcionarios en el país tienden a ser tutelados por el régimen, haciendo a la comisionada cómplice por acción, omisión o quizás negligencia en sus funciones internacionales.

La dirección política opositora navega errática, sin capacidad de direccionar al pueblo venezolano que agoniza, y a la vez, ama, sufre y espera, tal cual como la Venezuela rural descrita por Rómulo Gallegos en Doña Bárbara. Todos los partidos yacen desprestigiados por intentar una lucha de intereses electorales favoreciendo a la dictadura, en medio de un país que se deshace a minutos, quedará la posibilidad de salir del engaño continuado de la supuesta supremacía de los partidos representados en G-4 y otros e intentar realmente la construcción de una dirección política en conjunto con la sociedad civil, para hacerle frente en primer lugar a la crisis humanitaria estimulada  por la aguda situación económica que combinada con la pandemia del COVID-19 está matando a miles de venezolanos diariamente, y a la vez hacerle oposición a la dictadura de forma cohesionada con una propuesta que no signifique el empoderamiento del régimen a través de la decepción de la población, por empujarlos a procesos de tipo electorales aun conociendo el control de las instituciones y los abusos recurrentes por todas las mafias y agrupaciones terroristas que hacen vida en Venezuela, sometiendo y esclavizando a la población en todo el territorio nacional.

Todos los líderes conscientes de la oposición venezolana pasan por el nudo grueso de mantenerse con firmeza, e informar a la comunidad internacional con la verdad absoluta, sobre las posibilidades irreales contenidas en las propuestas la participación en elecciones fraudulentas, todas las voces deben juntarse por la verdad, no hacerlo es dar un salto atrás, hacerse cómplice por intereses mezquinos. Una acción de esa naturaleza significa entregar la nación de forma definitiva al reino de la barbarie y el crimen organizado sostenido por el terrorismo internacional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.