El feo curriculum de Alí Rodríguez Araque, el destructor de Pdvsa

0
72
Si alguien debería asociarse a la destrucción en cascada de la que fue una floreciente industria petrolera es precisamente a Rodríguez Araque.

La nómina de Pdvsa hoy pasa de 115 mil trabajadores, es decir, un aumento de 60% con respecto a la Pdvsa del pasado, mientras el nivel de instrucción de 25% de sus trabajadores es desconocido


 

Elizabeth Fuentes / El Cooperante (Venezuela) – 26/02/2020

Caracas.- Haber bautizado a la Comisión encargada de la defensa y reestructuración de la industria petrolera con el nombre de Alí Rodriguez Araque, ha sido lo más acertado que ha anunciado Nicolas Maduro en años. Porque si alguien debería asociarse a la destrucción en cascada de la que fue una floreciente industria petrolera es precisamente a Rodríguez Araque.

Fue él -exguerrillero, amigo personal de Fidel Castro-, quien inventó el acuerdo Cuba-Venezuela para regalarle a Cuba petróleo venezolano a cambio de “servicios médicos”, medicinas, tecnología médica y azúcar, para saldar parte de las compras de petróleo. “Cuba compra en el mercado internacional aproximadamente unos 100.000 barriles de crudo diarios, de los cuales casi la mitad serán sustituidos ahora con importación de petróleo venezolano”, indicó en el año 2000 el entonces Ministro de Energía. Y confirmó que Venezuela consideraba establecer una asociación estratégica con Cuba para reactivar la refinería de la ciudad cubana de Cienfuegos. Refinería que, como sabemos, ahora es propiedad de Cuba.

Fue también Rodríguez Araque el hombre encargado de ideologizar a Pdvsa, el mismo que ordenó el despido de más de 20 mil trabajadores (47% de la nómina total entonces) e hizo desalojar de sus viviendas a centenares de trabajadores con sus familias, en los campos petroleros de los estados Falcón y Anzoátegui.

Rodríguez Araque ordenó la militarización de Pdvsa cuando se inició la huelga general, y solicitó que la Fuerza Armada Nacional interviniera la corporación, presencia que perdura hasta el sol de hoy con todas las consecuencias visibles.

Es también el mismo que en 2003 encabezó una cacería de brujas en contra de los ejecutivos y trabajadores despedidos, al extremo de que durante su mandato Pdvsa solicitó por escrito a sus empresas afiliadas que no contrataran a los trabajadores despedidos y hasta dirigió una carta similar a la empresa chipriota Hanseatic Slipping Company, donde mencionaban específicamente a 168 trabajadores en la lista negra de los que deberían quedarse sin trabajo para siempre, como consta en la denuncia que hicieron muchos de los afectados ante la Organización Internacional del Trabajo.

Igualmente procedió a perseguir judicialmente a quienes consideraba líderes del paro petrolero e integrantes de la organización Unapetrol. Lista que incluyó a Horacio Medina y Edgar Quijano – por presuntos actos de sabotaje y daños a instalaciones de la empresa Petróleos de Venezuela S.A. (supuesta supresión del suministro de energía eléctrica o de gas), así como por presuntos delitos políticos.

“Estas órdenes de privación de libertad han sido impartidas sin cumplir con las garantías del debido proceso, tanto por los representantes de la Fiscalía como por la juez, quienes abiertamente se identifican con el Gobierno y carecen de imparcialidad. Similares acciones fueron tomadas con otros miembros afiliados a Unapetrol como Juan Fernández, Lino Carrillo, Mireya Ripanti de Amaya, Gonzalo Feijoo y Juan Luis Santana, ex directivos de la empresa”, señaló entonces el informe de la OIT.

Y por si eso fuese poco, ninguno de los despedidos pudo acceder a sus fondos de ahorro privados y mucho menos a las prestaciones que les correspondían por Ley.

Falta por hurgar en sus logros como ministro de Energía, entre los años 2010 y 2012, cuando comenzó la tragedia de la energía eléctrica en el país y Rodríguez no supo hacerle frente.

“En 2010, el Estado bajo el Decreto de Emergencia Eléctrica, adquirió por medio de la filial de Pdvsa, Bariven, 19 turbinas para generar 1.000 MW por 767 millones de dólares. Meses después, específicamente el 9 de julio, el exministro para la Energía Eléctrica, Alí Rodríguez Araque aseguró que Venezuela había superado ‘la crisis eléctrica con la instalación de más de 1.200 MW’”.

“La crisis nunca desapareció, empeoró”, publicó en el portal El Estímulo cuando analizaba las causas de la crisis eléctrica nacional. De su amargo recuerdo, quedaron miles de trabajadores y expertos petroleros quienes ante la imposibilidad de encontrar trabajo en Venezuela se fueron al exterior.

“Hemos conseguido que hay personas trabajando en el sector petrolero en 26 países”, dijo Eddie Ramírez, coordinador nacional de Gente del Petróleo cuando hizo un análisis de los 10 años de la organización.

“Esos profesionales ni siquiera pudieron trabajar en empresas privadas relacionadas con Pdvsa por la prohibición que hubo desde el Gobierno”, agregó.

Explicó que hasta el momento han logrado levantar la base de datos con alrededor de 5.000 personas que estarían dispuestas a regresar a Venezuela siempre y cuando ocurra un cambio de Gobierno.

La cifra más reciente referida a la situación del personal petrolero de Venezuela la presentó la firma IPD Latin America en las conferencias preliminares de la XXI Conferencia de Energía de La Jolla en San Diego, California, donde uno de los representantes de esa firma de consultoría dijo que en Venezuela cada año un promedio de 490 ingenieros o expertos en el área petrolera no consiguen empleo y deben irse a países o regiones que registran déficit en esta área como Colombia, Canadá o el Medio Oriente.

La nómina de Pdvsa hoy pasa de 115 mil trabajadores, es decir, un aumento de 60% con respecto a la Pdvsa del pasado, mientras el nivel de instrucción de 25% de sus trabajadores es desconocido.

Esto es también el legado de Alí Rodríguez Araque, en cuyo nombre se aspira resucitar a la gallina de los huevos de oro, asesinada en Miraflores.


Artículo publicado en El Cooperante el día 21/02/2020

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.