El proyecto eléctrico de $400 millones que nació como un misterio

0
75
"Mucha gente se beneficia económicamente de proyectos improvisados de este tipo, porque cualquier compra o venta de esas requiere comisiones importantes y evidentemente hay mucha gente interesada."

Estas plantas son semejantes a las que se pueden comprar en algunas ferreterías


 

Diego Aznar / El Mundo (Venezuela) – 09/08/11

El Gobierno está invirtiendo $ 400 millones en un proyecto de electrificación que fue ideado debajo de la mesa, en silencio. Que empezó sin involucrar al Ministerio de Energía Eléctrica ni fue incluido dentro de la planificación de Corpoelec sino hasta varios días después de su anuncio. No faltaron los sorprendidos y los descontentos por el secretismo, al ser un programa que manejaban unos pocos dentro del aparato gubernamental, según la información brindada por un especialista vinculado al sector eléctrico estatal que prefirió mantener el anonimato.

El nombre del proyecto en cuestión es el Plan Especial Eléctrico, según explicó el presidente Hugo Chávez Frías cuando anunció la inversión el pasado 16 de julio, diciendo que la idea es importar más de 5 mil equipos pequeños y medianos de generación eléctrica desde China por medio del crédito de $960 millones que tiene Venezuela con ese país.

Las declaraciones las dio en el consejo de ministros en que el mandatario nacional delegó funciones en el vicepresidente Elías Jaua, y en el ministro de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani, para que tomaran decisiones mientras él se iba a Cuba a seguir el tratamiento contra el cáncer. «Este es un plan para las comunidades, para los barrios, producto de un estudio científico», explicó el mandatario durante la alocución. La idea es tener un subsistema capaz de generar 800 megavatios (Mw) aparte de la capacidad del sistema interconectado, que surta de electricidad a las zonas populares por medio de esos pequeños y medianos equipos alternos alimentados con combustible fósil.

Tras días de incertidumbre, el proyecto fue incluido hace más o menos una semana en la planificación de Corpoelec, según afirma la fuente. La empresa estatal de electrificación está en el proceso de empezar a estudiar cómo asesorar a los consejos comunales para instalar estos equipos que, según el «muy escueto» anuncio oficial, podrían estar llegando al país dentro de tres meses desde que se aprobaron los recursos.

Gustos y sorpresas

El ingeniero José Manuel Aller sostiene que planes improvisados como este representan un intento por estabilizar los problemas del servicio en zonas donde el Gobierno considera «que tiene mayor caudal de votos. Buscan una manera de gastar los recursos asignados por los créditos chinos, en resolver lo más urgente para ellos: el panorama político».

En Barinas, una persona cercana a la familia Chávez, que también prefirió declarar bajo anonimato, afirma que el viceministro de Desarrollo Eléctrico, y hermano del Presidente, Argenis Chávez, estuvo por la localidad y se le escuchó muy animado sobre el nuevo proyecto. «Es un poco resolver los problemas eléctricos por localidades, haciendo que se pueda garantizar el abastecimiento de energía en zonas concretas. Parecen soluciones muy a lo chino, modulares. Le oí decir que eso estaba en fase de estudio».

El especialista vinculado al sector eléctrico oficial comenta que «aquí todo el mundo habla de negocios con la compensación de activos, con las líneas, con los cables. Aquí hay distintas personas y compañías presionando para hacer obras, pero este caso de los 800 Mw agarró por sorpresa a todos». Afirma que porque el proyecto escapó en un principio de toda planificación nacional (hasta ahora que se acaba de incluir) dejó en blanco incluso al Ministerio de Energía Eléctrica, especialmente a la Dirección de Energías Alternativas, cartera que lleva proyectos del surtido a las comunidades aisladas, catalogadas así por ubicarse a más de 10 kilómetros de la línea eléctrica interconectada. Están trabajando sobre unidades que fueron instaladas desde 2006 por el Plan Sembrando Luz, formulado en conjunto con el Gobierno cubano. Instalaron aproximadamente 1.000 Mw, pero sólo está funcionando el 33% porque «no hay gasoil, no llegan las gandolas».

Hoy el proyecto está detenido y no hay planes para montar nuevas unidades con Sembrando Luz, la orden cambió y se están instalando los sistemas híbridos apoyados con, por ejemplo, paneles fotovoltaicos (funcionamiento con luz solar), dejando las plantas de gasolina como respaldo. Pero la fuente afirma que la importación del Plan Especial Eléctrico no tiene nada que ver con estos proyectos de unidades híbridas, que presuntamente era lo que preocupaba a los especialistas involucrados.

EMEN trató de entrevistar al director de Energía Renovable, Erwin Muller, que trabaja con el programa de los sistemas híbridos, para conocer detalles sobre la electrificación a las comunidades aisladas y contrastar las impresiones sobre la importación de los equipos chinos, pero el permiso de audiencia fue negado por el ministro de Energía Eléctrica, Alí Rodríguez Araque.

El Frente Francisco de Miranda ha venido realizando jornadas de cambios de bombillos comunes por ahorradores, involucrándose en el tema eléctrico, pero hasta el cierre de esta edición los responsables de prensa de la organización todavía no manejaban información de si ellos van a recibir alguna tarea dentro del proyecto. Sin embargo se conoció extraoficialmente por una conversación con un funcionario del Fondo de Desarrollo Microfinanciero (Fondemi), que hace poco el vicepresidente de la República, Elías Jaua, habló de unas unidades de generación importadas que podrían ser agregadas al programa Mi Casa Bien Equipada, pero no están seguros de que se trate de las mismas. Ello podría ser uno de los métodos para llevar los equipos a esas comunidades organizadas, aunque también cabe la posibilidad de que Corpoelec se encargue de eso.

¿Qué planta es esa?

Sean o no sean incluidas en el programa Mi Casa Bien Equipada, el hecho es que estas plantas son semejantes a las que se pueden comprar en algunas ferreterías. Las más grandes son capaces de generar hasta 100 kilovatios (Kv) y otras 2 Kv, según explican Víctor Poleo, ex viceministro de Energía y Petróleo, y la fuente anónima. Por las cantidades a importar que se manejan, el rango de la capacidad de las unidades está entre 50 Kv y 100 Kv. Los 800 Mw, que es el total de lo que se va a traer desde China, equivalen a 800.000 Kv, y una casa de una zona popular consume en promedio 1 Kv. Por ende, el rango de alimentación de cada unidad está entre 50 y 100 casas de una comunidad popular.

Transformadores

Corpoelec tiene un largo camino por recorrer, porque Poleo señala que llevar estas unidades a los barrios implica necesidad de soluciones a varios problemas: «cómo se instalan el cableado, el sistema de protección por vivienda, los transformadores, y cómo se alimentan esas unidades de combustible, quién lo lleva, a qué costo». Explica en cifras gruesas que un litro de combustible crudo (es decir, sin las mezclas para combustión interna que se usa para los carros) es capaz de alimentar 1 Kv por hora, el equivalente a 10 bombillos de 100 vatios cada uno, encendidos durante ese tiempo. Es decir, que si se quiere que una planta de 50 Kv funcione a máxima potencia, necesitará 50 litros de combustible crudo cada hora.

El experto que declara bajo anonimato explica que el hecho de que se estén invirtiendo $400 millones en la importación, implica que el Kv se está comprando a $500 cada uno, cuando en el mercado internacional el costo es de $300, lo que reflejaría sobreprecio. Sin embargo, el ingeniero Aller sostiene que para el tipo de máquinas que se está importando, esa cantidad de Mw debería estar costando $1.600 millones, es decir, que las cuentas terminan por no cuadrar.

Como en un sombrero

Los proyectos que salen así, como desde algún sombrero, no sólo esconden un matiz de función más política que de verdadera solución de problemas del servicio eléctrico, según comenta Aller, porque «pueden llevar las plantas y decir que hicieron algo», sino que «lo que trae son más inconvenientes que soluciones». Y es que, por ejemplo, no sólo no es fácil llevar el combustible a las zonas populares, sino que no hay capacidad de producción nacional para alimentarlas. «Generamos 230 mil barriles diarios de gasoil y estamos gastando 240 mil barriles. Ya hay que importar».

Además de ello, Aller duda de la transparencia de quienes podrían estar detrás de las negociaciones. «Mucha gente se beneficia económicamente de proyectos improvisados de este tipo, porque cualquier compra o venta de esas requiere comisiones importantes y evidentemente hay mucha gente interesada.» El ingeniero explica que estos equipos son unidades de emergencia, es decir, que no serían utilizadas todo el tiempo sino cuando haya otro corte de energía, aunque el viceministro de Desarrollo Eléctrico, Argenis Chávez, indicó que para diciembre de este año las insuficiencias del servicio ya estarían resueltas.


Link: http://www.elmundo.com.ve/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.