Elefantes blancos chavistas: diez hospitales que agonizaron sin abrir sus puertas

0
10
El Cardiológico de Adultos en Montalbán, Distrito Capital, es uno de los hospitales que el régimen nunca culminó. (PanAm Post)

Cada uno de estos hospitales inconclusos es testimonio del fracaso de la gestión del régimen chavista en medio de la pandemia


 

Gabriela Moreno / PanAm Post (Latinoamérica) – 12/07/2021

En el programa Aló, Presidente 296, del 30 de septiembre de 2007, el entonces presidente Hugo Chávez alardeó del inicio de los trabajos de construcción de seis hospitales en distintas zonas de Venezuela y prometió comenzar al siguiente año un segundo paquete de centros asistenciales para llegar a diez en 36 meses. A 14 años del anuncio, ninguno ha abierto sus puertas. Agonizan en ruinas, abandono e indolencia.

Se trataba del Hospital General y Materno Infantil de San Fernando de Apure; el Hospital General de Oncología y Toxicología de Barinas; el Cardiológico de Adultos en Montalbán, Distrito Capital, entre otros.

Hoy cada uno es testimonio del fracaso de la gestión pública del régimen chavista que profesa “amor al pueblo” cuando la infraestructura sanitaria colapsa en medio de una pandemia por la escasez de medicamentos e insumos médicos, la interrupción del suministro de servicios públicos básicos y la emigración de trabajadores sanitarios que reducen la posibilidad de brindar atención médica, ubicando al país, según el Índice de Seguridad Sanitaria Global de 2019 (posición 180 de 195 países), entre los menos preparados para mitigar las necesidades de la población.

Menos inversión

Transparencia Venezuela denunció que entre Chávez y Maduro destinaron a los convenios con el régimen castrista de Cuba cinco veces más dinero que a inversiones locales en salud y educación.

La información la obtuvieron tras estudiar cómo, entre 2005 y 2015, se usaron los recursos del Fondo de Desarrollo Nacional (FONDEN), ente adscrito al Ministerio de Economía y Finanzas de Venezuela.

Ese fondo, calificado como un brazo financista del chavismo, destinó el 2,92 % y 2,55 % de las partidas totales a Educación y Salud, reportó Primer Informe. En total, el FONDEN destinó 21.189,13 millones de dólares a proyectos en los que participaba Cuba. Esta cifra equivale a 2,6 veces el presupuesto aprobado en Venezuela para el ejercicio fiscal de 2021. Quizá esta “cooperación” explica las condiciones en las que se encuentran estos elefantes blancos:

1. Cardiológico y Oncológico de Montalbán, Caracas

Sería una institución que contaría con 530 camas de hospitalización y 22 quirófanos, pero en la entrada del terreno detrás de la iglesia Nuestra Señora de La Visitación, en la urbanización Juan Pablo II de Montalbán, Caracas, ya no está la valla que anunciaba hace más de una década su construcción.

En lugar del «Hospital Cardiológico de Adultos, Tipo IV, Etapa II», ahora está un aviso a la “Planta de Concreto Cardiológico. Corporación Socialista del Cemento, S.A. Vencemos (Venezolana de Cementos S.AC.A). Ministerio de Industrias.”

La empresa concretera instalada en el extremo sur del terreno donde comenzó a construirse el Cardiológico de Adultos y luego el Instituto Nacional del Cáncer, en Montalbán, siguió funcionando tras la paralización de las obras en 2013, dejando en palabras la promesa hecha en 2007 por Hugo Chávez de levantar uno de los primeros hospitales especializados que formarían parte de Barrio Adentro IV, el último nivel de esta misión creada en 2006 junto a Cuba con la meta de construir 15 hospitales especializados en tres años.

2. Hospital Oncológico de Guarenas, estado Miranda

Formó parte del paquete de centros de salud prometido por Hugo Chávez durante su mandato, quien estimó su inauguración para 2009 con la asignación de 800 millones de bolívares al valor de la época.

Más adelante, Diosdado Cabello, quien fungía como gobernador del estado Miranda, asignó otros 300 millones de bolívares fuertes. En el ideal del chavismo, este hospital recibiría 5000 pacientes oncológicos al año.

3. Hospital Materno Infantil en San Fernando de Apure, estado Apure

Estaría en el Perimetral Sur, sector El Tocal, antiguo fundo La Palmita, en San Fernando de Apure, estado Apure, pero sigue inconcluso a pesar de que Nicolás Maduro lo incluyó en su campaña electoral de 2013.

Tendría capacidad para hospitalizar a unas 300 embarazadas. El 12 de mayo de 2018 nuevamente asignó dos billones de bolívares. «Ejecútese desde ya», dijo Maduro desde la avenida Carabobo de San Fernando de Apure, en la capital de la entidad llanera.

Sin embargo, el informe de la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional del año 2016, número de expediente 1506, el ciudadano Bernardo Guerra, titular de la cédula de identidad N° V- 4.560.191, de profesión médico, actuando en su carácter de diputado electo por el estado Vargas y miembro de la subcomisión de Salud de la Asamblea Nacional, interpuso una denuncia por presuntas irregularidades administrativas en la creación de las infraestructuras hospitalarias conocidas como Misión Barrio Adentro IV, que incluía la obra del Materno Infantil prometida para ser entregada durante la gestión de la ministra Eugenia Sader.

4. Hospital Las Tejerías, estado Aragua

Un centro asistencial que recibiría más de 150.000 pacientes en el municipio Santos Michelena, además de los oriundos de otras jurisdicciones circunvecinas, que hoy en día, por la falta de este centro, deben acudir al Hospital José María Benítez de La Victoria.

Su construcción se inició en el año 2002 y, hasta la fecha, sólo 50 % de la obra ha sido ejecutada. Sus equipos que estaban guardados desde el año 2006 fueron localizados en un galpón en la ciudad de Maracay, frustrando la atención para las comunidades de la Autopista Regional del Centro, los límites de Miranda, Sabaneta, El Consejo, parte de La Victoria y, por supuesto, Las Tejerías.

“No solo se le conoce como el gran elefante de Aragua sino también como la gran caja chica de los gobernantes”, reseña el Correo del Orinoco. La estructura de dos pisos está abandonada entre montes y animales, pero en condiciones para delincuentes que se han encargado de desvalijarlo todo, desde marcos de ventanas y puertas, cableado eléctrico que incluye cajetines y parte de estructuras metálicas. En el sector Los Jabillos de la capital del municipio Santos Michelena de Aragua, a una hora de Caracas, esta estructura permanece anclada en el tiempo.

5. Hospital Oncológico de Barinas, estado Barinas

Con 200 millones de dólares gastados aún no está listo desde 2007. Los representantes del Consorcio Cosme, responsables del proyecto, abandonaron las instalaciones donde ahora sólo hay sótanos llenos de agua, paredes agrietadas, escaleras sin terminar y la sala de descanso de médicos convertida en un gran depósito. Así se encuentra el inconcluso Hospital Oncológico y Toxicológico de Barinas.

6. Hospital de Guanta, estado Anzoátegui

Así se llama este centro hospitalario tipo III, en el municipio Guanta, obra que contaría con una Unidad de Caumatología, de acuerdo con lo anunciado por las autoridades de esa localidad y del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS).

Desde el inicio de los trabajos, en 2012, en terrenos del pulmón vegetal de ese municipio, el parque José Tadeo Arreaza Calatrava, el exalacalde Jhonatthan Marín y el expresidente del IVSS, Carlos Rotondaro, generaron con sus promesas grandes expectativas en el estado, debido a que se esperaba que este nuevo centro de salud ayudaría a descongestionar al viejo hospital de Guaraguao, y permitiría “maximizar la eficiencia del sistema nacional de salud”.

Contaría con 136 camas de hospitalización, prestaría todos los servicios, además de las unidades de Caumatología y de Hemodinamia.

7. Hospital de Dabajuro, estado Falcón

Debía estar listo en el año 2012. Más de 20 años en construcción. No se terminó. En Twitter hay evidencia del estado de la obra.

8. Hospital Tipo III del IVSS en San Felipe, estado Yaracuy

El mismo estará ubicado en la avenida Panamericana, sector Comunivare del municipio San Felipe. El terreno cuenta con tres accesos directos hacia las áreas de emergencia, entrada principal y estacionamiento, tendría tres niveles y una capacidad para 200 camas que abarcarían 60.000 metros cuadrados.

El plan proyectó quirófanos para intervenciones electivas, sala de recuperación, sala de pre quirúrgico, servicio de emergencia para adultos, y pediátrica: trauma shock, terapia intensiva, cuidados coronarios, sala de yeso, sala de nebulización y tratamiento, consultorios para triaje, quirófanos para cirugía menor, puesto de enfermeras, cirugías de descanso y recepción.

Hasta incluía una sala de quimioterapia, de hemodiálisis, medicina física y rehabilitación, banco de sangre, laboratorio, área de tomografía, centro de imágenes especiales, área de gastroenterología, sistema de unidades de diálisis de alto flujo, camas de caumotología para atender personas con quemaduras, sala de parto y consultorios para medicina especializada (medicina interna, cardiología, gineco-obstetricia, oncología, pediatría, dermatología, traumatología, reumatología, psiquiatría, medicina familiar, odontología, nefrología, neurología, urología, endocrinología, traumatología, otorrinolaringología, nutrición y dietética, así como anatomía patológica, farmacia, lavandería y lencería. Hoy sólo hay ruinas.

9. Unidad de Diálisis del Hospital Rafael Rangel en Boconó, estado Trujillo

La estructura lleva 14 años iniciada, paralizada siete y desde que quedó abandonada nadie muestra interés en culminarla. La construcción, adelantada en un 60 %, está en un estado deplorable, según difunde el diario Los Andes.

10. Maternidad en el sector Los Nevados, Tinaquillo, Estado Cojedes

El régimen aprobó 15 millones de dólares. Los trabajos de construcción se iniciaron, sin embargo, al poco tiempo el proyecto fue abandonado. Parte de sus instalaciones fueron seis años más tarde tomadas para el cuidado de niños de la comunidad, mientras que el resto continúa desértica.

El 21 de abril de 2013, recién instalado en el Palacio de Miraflores, Nicolás Maduro removió a la ministra de su cargo por presentar supuestos problemas de salud que necesitaba atender, sin embargo, se cree que la remoción se debió principalmente a las irregularidades en las que estaba envuelta, las cuales habrían generado la paralización de 27 obras hospitalarias, que al final de la gestión quedaron inconclusas.

En el año 2014, el Ministerio Público imputó a Eugenia Sader por la presunta comisión de los delitos de peculado doloso propio, sobregiro presupuestario y asociación para delinquir, previstos en la Ley contra la Corrupción y la Ley Orgánica contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo, y poco después se solicitó la medida de prohibición de enajenar y gravar bienes e inmovilización, tanto a Sader como a su hijo Eugen, pero esta fue revocada por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que levantó parcialmente la congelación de los bienes.


  • Gabriela Moreno / Periodista venezolana residenciada en Chile. Egresada de la Universidad del Zulia. Experiencia como editora y productora de contenidos para medios impresos y digitales con énfasis en las fuentes de política e internacional.
  • Artículo en PanAm Post el día 09/07/2021

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.