Eln y disidencias tendrían más de siete mil integrantes

0
26
Foto de referencia. FOTO: Mauricio Dueñas-EFE.

Informe de Indepaz señala que grupos ilegales no están confrontando a las autoridades


 

El Tiempo (Colombia) – 10/11/2021

Antioquia y Norte de Santander son los departamentos en los que hacen presencia todas las redes y grupos ilegales que delinquen en el país, de los que harían parte en la actualidad unas 13.000 personas.

Estos grupos se concentran en territorios puntuales y ninguno de ellos, al contrario de lo que sucedía con la desaparecida guerrilla de las Farc, tendría una estrategia de confrontación con las Fuerzas Armadas, ni de consolidación del poder nacional.

Esas son algunas de las conclusiones del informe ‘Los focos del conflicto en Colombia’, realizado por el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz).

El análisis tuvo como insumos cuatro tipos de fuentes: medios de comunicación, documentos o informes oficiales, alertas tempranas emitidas por la Defensoría; y la producción de centros de pensamiento y las denuncias realizadas por las comunidades.

Según el informe, el Eln tendría 2.450 integrantes organizados en ocho frentes que el año pasado habrían hecho presencia en 211 municipios de 23 departamentos. Esas estructuras seguirían en sus zonas tradicionales ubicadas en Antioquia, Chocó, Cauca, Arauca y Norte de Santander. Esa cifra no es tan alejada de las cuentas de las autoridades que hablan de alrededor de 2.200 integrantes, de los cuales, en territorio venezolano, de acuerdo con un documento de inteligencia, estarían cerca de 1.100 personas.

Según la investigación de Indepaz, no parece que el Eln tenga en esta fase una proyección política, ni una estrategia de confrontación con las Fuerzas Armadas, ni tiene una estrategia nacional de poder. “Se enfoca en la defensa de zonas de influencia y en el control de subregiones. Las acciones bélicas se reducen a atentados con explosivos, a emboscadas y esporádicas hostilidades a pequeñas unidades militares y de policía”, dice el documento.

Esa guerrilla -cuyos máximos jefes integrados en el Comando Central (Coce) no se encuentran en Colombia– ingresó recientemente a ser uno de los objetivos de las autoridades de Estados Unidos que empezaron a pedir a algunos de sus integrantes en extradición por cargos de narcotráfico.

En el informe de Indepaz aparecen las disidencias de la desaparecida guerrilla de las Farc, que tendrían en total unos 5.200 integrantes que hacen presencia en 123 municipios de 22 departamentos, especialmente Antioquia, Norte de Santander, Cauca, Nariño y Meta. Esta cifra es mucho menor a los más de 20.000 miembros que llegó a tener esa guerrilla hace dos décadas.

Las cifras oficiales hablan de alrededor de 5.500 personas en esas redes pero un alto porcentaje como grupos de apoyo y no en armas.

Otra de las diferencias claves que establece el informe frente a la otrora guerrilla es que las disidencias no tienen unidad de mando. “Están organizadas en tres grupos independientes desarticulados –como las astillas de un gran tronco– que hasta ahora no representan un proyecto insurgente y tampoco un escenario de guerra como antes del acuerdo de paz. Lo que se da hoy son conflictos focalizados de menor intensidad”, dice el informe.

Las dos disidencias más grandes serían la de ‘Gentil Duarte’ e ‘Iván Mordisco’, que fueron los primeros que abandonaron el proceso de paz, y la del exjefe de la guerrilla ‘Iván Márquez’ conocida como ‘Segunda Marquetalia’. Esos dos grupos sostienen una guerra a muerte que incluso se trasladó a territorio venezolano; según las autoridades, ‘Márquez’ tendría en ese país unos 150 integrantes y ‘Duarte’, alrededor de 320.

Indepaz hace una precisión muy importante sobre el número de personas de la desaparecida guerrilla que habrían vuelto a sus andanzas y señaló que “de 13.000 personas que se acogieron al acuerdo de paz, el 95 por ciento está cumpliendo con el proceso, el 5 por ciento restante (795 personas) no se reconoce dónde se encuentran actualmente y si hacen o no parte de estas estructuras. Lo que permite entender que, en su mayoría, el pie de fuerza que conforma estos grupos pos- Farc son nuevos reclutas”.

El informe menciona que en general todos los grupos ilegales están comandados por mandos medios y jóvenes que en su mayoría no actúan bajo alguna convicción política y que esto ha agudizado las formas de violencia en los territorios. “Se evidencia, como estrategias centrales de actuación, operaciones de pequeños grupos armados, entre cinco y quince individuos, y la tercerización de las acciones criminales bajo la subcontratación de oficinas de cobro y/o bandas/combos delincuenciales”, dice el estudio.

Aparece una nueva categoría de ilegales que Indepaz denomina ‘grupos narcoparamilitares’. Allí aparecen relacionadas las redes criminales dedicadas especialmente al narcotráfico. El ‘clan del Golfo’, la banda del capo Otoniel, aparece como las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (Agc) y tendría entre 1.600 y 1.700 integrantes. Esa red ha intentado posar de grupo con carácter político para intentar una eventual negociación con el Estado, pero por ser considerada una banda criminal, legalmente solo podrían aspirar a un sometimiento. Le siguen ‘los Pelusos’, con 250 integrantes.

Desde 2016, cuando el Ministerio de Defensa señaló que esas dos redes entraban a la categoría de ‘grupos armados organizados’ que podrían incluso ser atacados con bombardeos, se mencionó que juntas tendrían unos dos mil integrantes.

Indepaz señala que, además, están delinquiendo ‘los Caparros’, que tendrían 150 miembros; ‘los Pachenca’, con entre 150 y 200, y ‘los Rastrojos’ con 60. Igualmente figuran lo que se cataloga como ‘Grupo confederado’, que serían al menos 200 estructuras compuestas cada una con entre 15 y 30 personas que delinquen en lugares muy específicos. Estarían en 291 municipios de Bolívar, Córdoba, Antioquia, Norte de Santander y Meta.

El ministro de Defensa, Diego Molano, se refirió al informe y dijo que es claro que las disidencias tienen planes de expansión y que de hecho ‘Gentil Duarte’ tenía planes de llegar a tener ocho mil integrantes en Guainía, Caquetá y Putumayo. “Eso no se los hemos permitido”, dijo Molano al señalar que prueba de ello son las operaciones en su contra que ha venido desarrollando el Ejército.

«A esta altura del año tenemos más de 5.000 neutralizaciones, es decir, capturados, desmovilizados o muertos en diferentes operaciones», dijo el ministro tras indicar que el Gobierno trabaja cada día para frenar todo intento de crecimiento de esas redes y avanzar en su desmantelamiento.

Según el informe, el Eln tendría 2.450 integrantes organizados en ocho frentes que el año pasado habrían hecho presencia en 211 municipios de 23 departamentos.

‘Disidencias han reclutado nuevas personas’:
Leonardo González, coordinador del observatorio de Indepaz

¿Cómo llegaron a la cifra de 5.200 disidentes?

Es un estimado basado en fuentes oficiales, especialmente de Ejército, el sistema de alertas tempranas de la Defensoría y, en algunos casos, sobre todo en Cauca y Catatumbo, con lo que dicen las comunidades y organizaciones sociales.

¿Es un incumplimiento del acuerdo de paz?

No se trata de que las personas que estaban antes en las Farc volvieron a la guerra. No. Las disidencias han reclutado nuevas personas. Y esto lo sabemos porque de las 13.000 personas que han firmado el acuerdo de paz, Naciones Unidas, el Gobierno y el Partido Comunes, tienen rastro y saben dónde están el 95 por ciento. Pero de esos 5.200, al menos 795 son firmantes del acuerdo que volvieron a la guerra. Entonces, la gran mayoría son nuevos reclutas con viejos nombres de estructuras.

¿Qué factor está jugando para que las personas acepten irse a la guerra?

En los últimos años, el incremento de estos grupos es por la gran cantidad de dinero que están manejando fruto del narcotráfico. Estos grupos de disidencia son grupos que tienen como principal actividad el servicio de seguridad al narcotráfico, no un alzamiento político y estratégico en contra del Estado. Esto genera mucho dinero.

¿En qué está el Eln?

El Eln ha crecido un poco en presencia de municipios, pero en número de integrantes se ha mantenido. Se mantiene con los 8 frentes de guerra en las mismas zonas: Cauca, Chocó, Norte de Santander y Arauca.

¿Y los grupos que llaman narcoparamilitares?

La presencia fuerte, en un 80 por ciento, es de las Autodefensas Gaitanistas (AGC) en Córdoba, Bolívar, Antioquia, están llegando a Norte de Santander y Meta y pretenden llegar a Cauca. Pero hay otros más pequeños como ‘los Pelusos’, que en Norte de Santander se han unido con las AGC; diferente de ‘los Caparros’, que han tenido un enfrentamiento en Antioquia con ‘los Gaitanistas’.


  • justicia@eltiempo.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.