La democracia eléctrica de Venezuela

0
16
Desde nuestro sistema total y eficientemente interconectado vendíamos excedentes de energía eléctrica a Colombia y a Brasil.

Los ingenieros electricistas venezolanos, graduados que fuésemos en la UCV, en la UC, en la ULA, en la LUZ o en la USB, no teníamos nada que envidiarle a ningún ingeniero de universidades alemanas, inglesas, italianas o estadounidenses, ni de ninguna parte


 

Enzo Pittari / Puntadas Sin Dedal (Venezuela) – 04/11/2022

Venezuela llegó a tener uno de los sistemas eléctricos más capilares y extendidos de América Latina. Cadafe, la empresa que tuvo a su cargo la tarea, llevó luz eléctrica de calidad a cada rincón del territorio, por humilde o apartado que fuese, bien se tratase del último rancho de pescadores por allá en el pueblo de Macanao o de la casita más encumbrada de cualquiera de nuestros fríos páramos andinos, como los de Niquitao por poner un ejemplo que me es cercano. Podía faltarle a las personas cualquier recurso, pero electricidad tenían y, con ella, todo lo conexo: neveras, radios, ventiladores, licuadoras, molinos… (pensemos por un instante en una sola máquina de las inventadas en el último siglo que no funcione con electricidad).

Y todo lo hicimos en casa, con la ingeniería venezolana capaz de diseñar los sistemas más apropiados para cada necesidad y demanda, seleccionar para ello las mejores tecnologías vigentes en el mundo, y usarlas con éxito y de manera a veces pionera: De las primeras líneas de transmisión de alta tensión a 800 kilovoltios que hubo en su momento, de las primeras plantas de generación térmica a 400 megavatios de potencia. Los de Guri, estuvieron entre los sistemas hidroeléctricos más evolucionados de la época.

Por si fuera poco, desde nuestro sistema total y eficientemente interconectado vendíamos excedentes de energía eléctrica a Colombia y a Brasil, con interconexiones binacionales firmes en Cúcuta y en Santa Elena… Y en Caracas, con la EdeC como empresa modelo, jamás se ‘iba la luz’, ni el Metro se quedaba a medio camino, ni se rompían las neveras por los altibajos de la tensión…

Los ingenieros electricistas venezolanos, graduados que fuésemos en la UCV, en la UC, en la ULA, en la LUZ o en la USB, no teníamos nada que envidiarle a ningún ingeniero de universidades alemanas, inglesas, italianas o estadounidenses, ni de ninguna parte. Cuando íbamos de postgrado, nunca nos sentimos inferiores ni tuvimos desempeños que no fueran honrosos. Cuando tocaba, trabajabas con cualquiera a la par.

Las inversiones se hacían con racionalidad planificada. Jamás improvisada. La incorporación de cada subestación, planta o super-equipo, se diseñaba y simulaba su funcionamiento muchas veces hasta asegurarse de que representaba la «solución óptima».

Recuerdo que en Cadafe, por allá en 1980 cuando tuve la fortuna de formar parte de uno de sus equipos técnicos, llegué a participar en la elaboración del Plan del 2010…: Sí, el ‘largo plazo’ era una rutina que se trabajaba periódicamente a un horizonte de 30 años, el mediano plazo era a 5 y los planes operativos anuales derivaban de dichos planes previos.

Y es que en Ingeniería Eléctrica no se puede improvisar. Contar con un sistema como el de Guri requiere muchos años de estudio, prospección, diseño, proyecto, construcción, operación eficaz y concienzuda y, definitivamente, de una disciplina permanente de mantenimiento científicamente programado.

No es pacotilla.

No es cuestión de galones, ni de co…nes, es pura inteligencia y pestañas quemadas de tanto estudio aplicadas al servicio de un país que aspiró —y en cierta medida logró— ser pionero y vanguardista en calidad de servicio y uso democratizado de la tecnología eléctrica; y claro, seguimos siendo un país que aún tiene la posibilidad y que, por fortuna, aún mantiene una vocación de modernidad que es imposible nos sea arrancada por una junta de insensatos puestos al frente de tareas delicadas y económicamente sensibles para las que jamás se prepararon, ni técnica ni moralmente.

Doy fe.


  • Artículo publicado en Puntadas Sin Dedal el día 01/08/2018

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.