Maduro anuncia «relanzamiento» de Petrocaribe con un ALBA debilitada

0
66
El presidente venezolano Nicolás Maduro, derecha, conversa con su homólogo cubano Miguel Díaz-Canel antes de la apertura de la Cumbre de la Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América–Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), en La Habana, Cuba, el sábado 14 de diciembre de 2019. AP/Ramon Espinosa, Pool.

El bloque regional se debilitó tras la salida de Ecuador en 2018 y perdió más fuerzas después de que el Gobierno interino de Bolivia encabezado por Jeanine Áñez se apartara a inicios de noviembre del llamado «mecanismo de integración»


 

Diario Las Américas (USA) / 14-12-2019

LA HABANA —Los representantes de los regímenes de Cuba, Miguel Díaz-Canel; de Venezuela, Nicolás Maduro; de Nicaragua, Daniel Ortega, y otros altos funcionarios de países con gobiernos de izquierda se reunieron el sábado en La Habana, para «relanzar» un foro de cooperación regional, incluido un programa de apoyo energético con petróleo auspiciado por Caracas, esto pese a que los niveles de producción en Venezuela enfrentan su peor crisis, incluso hasta para abastecer la demanda nacional.

“Desde Venezuela nos comprometemos con todo nuestro amor, con toda la disposición, con todas las ganas de hacer, para relanzar con fuerza en primer lugar Petrocaribe”, dijo durante du discurso el dictador venezolano durante la apertura de la Cumbre de la Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América–Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP).

Atrás quedaron los tiempos en que el desaparecido Hugo Chávez regaló a manos llenas los recursos de los venezolanos a países como Cuba, Nicaragua y otra decena que integraban Petrocaribe, mientras el futuro de los venezolanos se desmoronaba por la dilapidación del chavismo. Esa es la estrategia que pretende Maduro, en momentos que el ALBA ha perdido fortaleza.

Según el mandatario, Petrocaribe estaría en “total funcionamiento en el primer semestre del año 2020”, a la par que se sumaría una reactivación de otros programas económicos como el Banco del ALBA para financiar proyectos del grupo, así como sociales como la Operación Milagro que operó de la vista gratuitamente a unos siete millones de latinoamericanos de sectores pobres y podría llegar a los 10 millones.

“Tenemos mucho que demostrar”, expresó Maduro. “Que desde el ALBA sí se puede”.

Petrocaribe es un acuerdo de cooperación energética creado por Venezuela en 2005 bajo la coordinación del ALBA-TCP y que suministra crudo e infraestructura a precios bajos o con créditos blando a las naciones pobres del Caribe; y que para el caso de Cuba sigue siendo vital en estos años para su economía dependiente del combustible del extranjero y sometida a las sanciones de Estados Unidos por abusos a los derechos humanos y exportar su política de terrorismo en el hemisferio.

Maduro no ofreció detalles sobre el plan para la iniciativa energética, tras años de una paulatina disminución de entrega en la cantidad de petróleo a Cuba.

Y es que en 1999 la producción petrolera de Venezuela era de 3,5 millones de barriles diarios, pero en la actualidad no supera los 800.000 barriles. La destrucción de Petróleos de Venezuela, PDVSA -sancionada por Estados Unidos por corrupción y narcotráfico-, tras dos décadas de desmanes y dilapidación de los recursos en favor del proyecto político del chavismo, es algo que anhela restaurar el dictador Maduro, para seguir imponiendo la política prebendaría que ha tenido un alto costo para la economía venezolana, que suma seis años de recesión, y ha colocado a la nación en una crisis humanitaria con el éxodo de casi cinco millones de venezolanos dispersos en el mundo.

“Debemos enfatizar al ALBA-TCP como plataforma de coordinación política en defensa de la independencia, la paz y la integración desde la solidaridad y la cooperación”, dijo el designado gobernante de la dictadura cubana Miguel Díaz-Canel, uno de los países que sobrevive gracias a la ayuda del petróleo venezolano.

Actualmente, el ALBA-TCP está integrada por Antigua y Barbuda, Cuba, Dominica, Granada, Nicaragua, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Surinam y Venezuela.

El bloque regional se debilitó tras la salida de Ecuador en 2018 y perdió más fuerzas después de que el Gobierno interino de Bolivia encabezado por Jeanine Áñez se apartara a inicios de noviembre del llamado «mecanismo de integración».

Ante la reciente renuncia de otro de los miembros históricos del ALBA-TCP y la celebración de su XVII cumbre en La Habana este sábado, varios usuarios de las redes sociales ironizaron sobre el futuro del grupo.

«Lamentamos que actualmente el ALBA-TCP tenga más siglas que países miembros. A este ritmo de decrecimiento la próxima cumbre serán solo conversaciones bilaterales Cuba-Venezuela. Debemos acelerar las inclusiones de México y Argentina, y recuperar Bolivia a toda costa», bromeó la cuenta Miguel Díaz-Canel Parodia.

De hecho, medios oficiales ya avisaron que los gobiernos de Cuba y Venezuela aprovecharán el encuentro para denunciar el presunto «golpe de Estado» contra Evo Morales.

Bajo el ALBA-TCP a lo largo de esta década se desarrollaron programas de cooperación sur-sur en temas como medicina popular, educación, telecomunicaciones y energía, todo a partir del petróleo venezolano.

Durante la clausura del foro las delegaciones firmaron una declaración en la que fijaron su postura sobre los asuntos regionales, desde la denuncia de la política de Washington contra Cuba, Venezuela y Nicaragua; hasta la defensa de Morales calificando la situación en Bolivia de golpe de Estado.

La llamada cumbre del ALBA se realizó a puertas cerradas.


Fuente: Con información de AP y Diario de Cuba

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.