Maduro retoma envío de petróleo a China en barcos «fantasma»

0
80
Nicolás Maduro y Xi Jinping parecen adelantarse a una eventual transición de poder a Joe Biden en EE.UU. (Archivo).

Una firma rusa sirve de fachada a Maduro para trasladar crudo venezolano hasta el país asiático desafiando las sanciones de Estados Unidos


 

Gabriela Moreno / PanAm Post (Latinoamérica) – 28/11/2020

Fuera de los radares y en viajes clandestinos, el régimen de Nicolás Maduro reanudó el envío de petróleo a China asegura Reuters. Los traslados son “directos”, afirma la agencia, citando los registros de las embarcaciones de Refinitiv Eikon y documentos internos de Petróleos de Venezuela (PDVSA).

Kyoto es el primer tanquero que zarpó con crudo venezolano rumbo al país asiático. El barco, identificado por el servicio de monitoreo TankerTrackers.com, salió con 1,8 millones de barriles de crudo pesado desde el Puerto José, ubicado en el estado Anzoátegui.

Desde esa terminal, que según Mundo Marítimo “centraliza más de la mitad de las exportaciones de petróleo, que genera los principales ingresos que recibe el país”, comenzó la travesía de este buque, a finales de agosto.

Warrior King es la otra embarcación que también está descargando en el puerto chino de Bayuquan, apunta Reuters. A ellos se suman “dos grandes petroleros propiedad de PetroChina que cargaron crudo en Venezuela este mes”, señala la investigación.

Una firma rusa es cómplice

Según documentos de PDVSA citados por la agencia, Wanneng Munay es la firma contratada para movilizar el Kyoto, que descargó en la terminal china de Dalian a principios de noviembre, tras cubrir un trayecto de su ruta a Asia en un “viaje en negro” o con su transmisor apagado, como si se tratara de un barco «fantasma», tal como mostraron los datos de Eikon.

Munay “forma parte de un grupo de más de una docena de firmas registradas en Rusia sin experiencia previa conocida en el comercio de petróleo que han surgido como clientes de PDVSA en los últimos meses”, afirma Reuters.

La aparición de estas empresas ha salvado a PDVSA de su inminente quiebra. Mediante sus servicios  “continúa enviando crudo a Asia en meses recientes pese al retiro de clientes de largo plazo como la india Reliance Industries y la tailandesa Tipco Asphalt, luego de que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos negara a estas compañías trabajar con el régimen”.

En potencial riesgo

Las estatales China National Petroleum Corp (CNPC) y PetroChina, que figuraron entre “los principales clientes de PDVSA”, dejaron de cargar crudo y combustibles en los puertos venezolanos en agosto del año pasado después que Washington extendiera sus sanciones para incluir a las empresas que comerciaban con la estatal venezolana.

La imposición de las «restricciones secundarias formó parte de una estrategia de la administración del presidente Donald Trump para presionar a Nicolás Maduro, pero este ha esquivado las medidas mediante los envíos del crudo que extrae PDVSA a Malasia, donde la transferencia de cargamentos entre tanqueros en el mar ha permitido que la mayor parte de las exportaciones siga fluyendo hasta China, tras cambiar de manos y utilizar intermediarios».

La osadía entre estos aliados está bajo el radar del Departamento del Tesoro. Un portavoz consultado por Reuters señaló que los “involucrados en actividades en el sector petrolero de Venezuela se arriesgan a sanciones”.

Pero Maduro y China parecen indiferentes y se “adelantan” a una posible “transición de poder en enero en Estados Unidos con Biden, cuyos asesores han dicho que se podría mantener la política de sanciones pero cambiando el enfoque de esa estrategia”.

Los envíos además ocurren después de que Washington sancionara a principios de año a dos unidades de la rusa Rosneft y añadiera a su lista negra a un grupo de navieras que siguieron haciendo negocios con PDVSA tras el aumento de las sanciones a principios de 2019. Rosneft afirma que desde entonces ha detenido sus negocios con PDVSA, pero las sanciones a sus unidades no han sido revertidas.

Más negocios turbios

El tanquero con bandera de Togo, Warrior King, que fue propiedad de Venezuela hasta septiembre, también forma parte de la lista de buques que salen hacia China.

Según otro de los documentos de PDVSA y datos de Refinitiv Eikon, Warrior King llegó a la terminal petrolera de Bayuquan en China con 600.000 barriles de crudo pesado Merey 16 cargados en septiembre. Sin embargo, la estatal no incluyó este despacho en su lista de operaciones. La firma basada en Panamá, Umbridges Trade SA, dueña del barco, hasta ahora permanece silenciosa.

Dos supertanqueros de PetroChina también exhiben el mismo esquema de negocios. Uno, el Xingye, zarpó de Venezuela este jueves declarando Singapur como destino, según Eikon. El otro, el Thousand Sunny, aún no ha zarpado. Ambas embarcaciones fueron propiedad de una empresa mixta entre PDVSA y PetroChina hasta principios de año, cuando la china asumió su propiedad total. Según los documentos de PDVSA, el comprador detrás de los dos cargamentos es una empresa llamada Cirrostrati Technology Co LTD.

Como cita Reuters, Maduro se muestra provocador tras vociferar que va “adelante en inversiones, en la construcción de riqueza, en nuevas alianzas porque la ley antibloqueo lo permite todo”.


  • Gabriela Moreno / Periodista venezolana residenciada en Chile. Egresada de la Universidad del Zulia. Experiencia como editora y productora de contenidos para medios impresos y digitales con énfasis en las fuentes de política e internacional.
  • Artículo publicado en PanAm Post el día 27/11/2020

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.