Rescate o liberación: ¿qué pasó con militares en manos de disidencias?

0
40
ONG Fundaredes anticipó liberación de militares venezolanos en manos de las disidencias de las Farc. Foto: Twitter: @javiertarazona

Régimen dice que llevó a cabo una operación. Extraoficialmente se asegura que cedió territorio


 

Andreína Itriago / El Tiempo (Colombia) – 02/06/2021

Una vez más, hay contradicción entre la información oficial y extraoficial en Venezuela. En esta oportunidad, específicamente, hay discrepancias en torno a la manera en la que se logró la entrega, en la tarde de este lunes, de los ocho militares que permanecían secuestrados por el Frente Décimo de las disidencias Farc.

La ONG Fundaredes nuevamente se adelantó al régimen al dar a conocer la noticia, cerca de las 8:30 p. m. (hora venezolana) de este lunes. Lo hizo luego de haber anunciado, durante el fin de semana, que las partes en conflicto desde el 21 de marzo, en el estado Apure –limítrofe con el departamento de Arauca–, habían entrado en tregua, tras un acuerdo en el marco de una nueva negociación por los militares secuestrados.

Cuando ya esta versión de su liberación había circulado por varias horas, cerca de la medianoche del lunes, el Ministerio de Defensa del régimen emitió un comunicado en el que informaba que los militares –cuyo secuestro remontan a inicios de mayo, a diferencia de lo que dice Fundaredes, que ocurrió en la emboscada del 23 de abril– habían sido “rescatados” en el marco de una operación denominada Águila Centenaria.

“Veníamos llevando a cabo ingentes esfuerzos a fin de lograr la recuperación de los hermanos patriotas, a quienes felizmente ya tenemos con nosotros sanos y salvos”, se lee en el documento oficial, en el que sin embargo se continúa sin identificar a la contraparte y se insiste en decir que los captores eran “grupos irregulares armados colombianos”. Esto a pesar de los comunicados emitidos por el propio Frente Décimo que confirman su participación.

La respuesta del régimen sorprendió a Fundaredes. Así lo dio a conocer su director, Javier Tarazona, en un encuentro en la mañana de este martes con los miembros de la Asociación de Prensa Extranjera (APEX) en Venezuela, de la que EL TIEMPO forma parte.

“Cuando tú rescatas, implica una acción de búsqueda, una acción de recuperación, porque has ido a buscarlos. No, acá se entregó el territorio venezolano a cambio de la vida y de la libertad de estos ocho efectivos militares”, insistió Tarazona a los corresponsales.

Y él no es el único que refuta la versión oficial. En un foro organizado por la oficina del alto comisionado del gobierno interino de Venezuela –reconocido como tal por Colombia y decenas de países del mundo– para la Organización de Naciones Unidas (ONU), que se llevó a cabo al mediodía de este martes, expertos en conflictos armados coincidieron en que la liberación se había dado como consecuencia de la mencionada tregua y del retroceso de las tropas venezolanas.

“No fue un rescate, no tiene épica combativa, sino que fue una concesión de la FANB a la guerrilla”, sintetizó, tras recoger las respuestas de los panelistas, nacionales e internacionales, el comisionado Miguel Pizarro, al contestar una interrogante formulada por este diario.

¿Qué se sabe de la liberación?

Según detalló Tarazona a los corresponsales en Venezuela, la liberación tuvo varias etapas. Se inició el domingo con desplazamientos de garantías y culminó en la tarde de este lunes, cuando se concretó.

Ocurrió, específicamente, y como ya había adelantado a este diario Juan Francisco García, coordinador de Fundaredes en el estado Apure, en el municipio Páez, de dicha entidad, escenario del conflicto de más de dos meses entre el Frente Décimo y la FANB.

Los militares, según información extraoficial, fueron trasladados por vía aérea desde Santo Domingo, en el contiguo estado Táchira (también fronterizo con Colombia) hasta Caracas.

En la capital venezolana, según Fundaredes, estarían siendo “resguardados” por el régimen “de cualquier acceso a la opinión pública”.

El régimen de Nicolás Maduro asegura que llevaron a cabo una operación para liberar a los militares secuestrados.

“No están en tratamiento médico, están es resguardados de que puedan acercarse a la opinión pública a decir qué es lo que verdaderamente ocurrió el 23 de abril. Los militares heridos relataban que habían sido vendidos en esta emboscada. Se les dijo que irían a destruir un laboratorio de droga y se encontraron con un contingente de más de 200 guerrilleros que con drones y equipos tecnológicos los minimizaron”, lamentó Tarazona.

Fundaredes asegura que desde el fin de semana perdió contacto con los familiares de los ocho militares, con los que se habían mantenido en contacto permanente desde que se detectó que habían desaparecido y posteriormente se conoció que estaban en manos del grupo de las disidencias de las Farc.

¿Cómo se logró el acuerdo?

La liberación se habría logrado tras un proceso de negociación que, según reveló García, de Fundaredes, a EL TIEMPO, se efectuó en Ciudad Sucre, una población pequeña del municipio Páez de Apure, el mismo en el que se desató el conflicto el 21 de marzo.

En varias de las actividades propias de esta negociación, según confirmó Tarazona a este diario, habría participado la Cruz Roja Internacional, a la que el Frente Décimo había solicitado intervención.

Antes de este proceso, sin embargo, Fundaredes tiene registro de tres negociaciones previas, entre el mismo estado Apure y la contigua entidad tachirense. Estas, sin embargo, eran reuniones del alto al fuego, pero, según Tarazona, con la captura de los militares el 23 de abril se les dio a los guerrilleros la herramienta para una entrega acordada a cambio del retiro de la FANB de la zona.

“Parte del planteamiento es que no se metan en la disputa que tienen estos bloques de la guerrilla (Frente Décimo y Segunda Marquetalia) por el control de territorio”, insistió Tarazona, al tiempo que recordó que la de Apure es una zona estratégica para el narcotráfico y el narcoextractivismo.

“El narcotráfico por ahí es más barato y garantiza a los grandes carteles del mundo una actividad más económica y efectiva, más rápida”, aseguró.

La retirada militar de la zona pudo ser corroborada por Fundaredes el pasado fin de semana, y este lunes conocieron por las poquísimas personas que permanecen en la zona de La Victoria –tras el desplazamiento de miles de sus habitantes– que estaba prácticamente tomada en su totalidad por la guerrilla.

“Hemos perdido la soberanía al entregar el territorio”, lamentó Tarazona, para quien el Frente Décimo de las Farc se erige como “victorioso” del conflicto en Apure.

Entre los militares, sin embargo y a juicio del director de Fundaredes, habría indignación. “En el estamento militar, por más seriedad que muestres de que todo está controlado, la cosa está muy complicada dentro: hay sector importante de la FANB que no está de acuerdo con que los terroristas estén en Venezuela y desarrollen su actividad en territorio venezolano”, aseguró Tarazona.

¿Qué se puede esperar ahora?

“En los próximos días, ustedes van a ver a una guerrilla configurada en su actividad ilícita controlando lo que siempre ha controlado en Apure”, aseguró Tarazona. Pero las consecuencias de este hecho pudieran ser mayores.

El analista internacional y director de la Coordinadora Regional de Investigaciones Económicas y Sociales (Cries), Andrei Serbin Pont, cree que el fracaso del régimen en Apure “enciende la mecha de la conflictividad en Venezuela”, algo con lo que, a su juicio, no puede lidiar en el corto plazo la FANB.

“El mensaje que se envía a otros grupos es yo puedo actuar en contra del Estado venezolano y ganar, y si gano me aseguro el control de esos territorios que quiero controlar”, dijo Serbin Pont en el foro organizado por el alto comisionado para la ONU.

En la última fe de vida enviada por los militares mientras permanecían secuestrados, Tarazona destacó que los guerrilleros se encargaron de hacer llegar tres mensajes: que buscaban otro interlocutor, que no debían atacar a la guerrilla y que estaban y mandaban aquí en Venezuela.

Para Serbin Pont, el panorama es “desesperanzador”. “La situación es crítica, la FANB no está en capacidad para lidiar con esta situación, y lo más probable es que estos resultados, por mucho que los traten de mostrar como éxito, demuestran falencias de las FANB y del Estado ante un problema que nos va a afectar en el corto y mediano plazo”, acotó el experto.

En días pasados, a propósito del silencio del régimen tras la muerte de alias Jesús Santrich en territorio venezolano, Serbin Pont había adelantado a EL TIEMPO que si en los días siguientes a que se conociera esta noticia los militares venezolanos eran entregados, él se inclinaba por la hipótesis de que la FANB había traicionado su vínculo con la Segunda Marquetalia al revelar la ubicación de Santrich al Frente Décimo, en aras de recuperar a los capturados.

“Me parece factible pensar que hubo algún tipo de entrega, pero no me parece factible que fue la única ficha de canje. Si este repliegue se convierte en una retirada de Apure, en el cual el Décimo Frente restablece su absoluto control y la FANB deja de cumplir con sus funciones de resguardo del territorio, sabremos que la ficha de canje no solo fue la muerte de Santrich”, acotó el analista internacional.


  • ANDREÍNA ITRIAGO / Corresponsal de EL TIEMPO / CARACAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.