«Sector eléctrico se gerencia por crisis, desprofesionalización e improvisación»

0
117
Víctor Poleo predice una evolución declinante de los precios.

«La Habana de esto nada conoce, siendo que sus dimensiones eléctricas se equiparan a Maracay-Valencia y están detenidas en los años 50»


 

Diario 2001 (Venezuela) – 21/10/08

La actual crisis eléctrica es estructural y toda crisis eléctrica es política, es la premisa que fundamenta la evaluación del ingeniero Víctor Poleo, ex director para el sector eléctrico del anterior Ministerio de Energía y Minas, y que ha tenido tres significativas manifestaciones en los últimos seis meses. El domingo 19 de octubre, la tercera de tres fallas eléctricas nacionales. La segunda, el 1 de septiembre, y la primera, el 29 de abril, precisó.

Manifestó Poleo que «el sistema eléctrico venezolano, construido a lo largo de la segunda mitad del siglo XX, califica en el concierto mundial por sus desarrollos hidroeléctricos del bajo Caroní, 14.000 megavatios (MW) y sus líneas de transmision a muy alto voltaje de 765.000 voltios y 400.000 voltios, con subestaciones de gran tamaño como San Gerónimo».

Complejidad y conocimiento

La complejidad de la operación hidrotermo del sistema interconectado venezolano requiere de conocimiento y oficio, remarca el técnico Poleo. «Su planificación es a más de 20 años y no tolera improvisaciones», insiste VP. Al igual que en la industria petrolera post-2002, en la industria eléctrica venezolana ha ocurrido un proceso de desprofesionalización.

El militarismo irresponsable ha usurpado posiciones decisorias para las cuales no califica. «Tanto como no califica un civil para pilotear un F16 o dirigir la brigada de paracaidistas de Maracay», refirió. Agrega que es falla nacional porque Caracas la sufre. Pero nacionales también son las cotidianas y recurrentes fallas regionales en el interior de Venezuela, valga decir: Los Andes, Occidente, Centro y Oriente.

¿Sospecha de sabotaje?

La clase profesional venezolana rechaza ser indiciada, una vez más, como autora de un sabotaje eléctrico. «El sabojate eléctrico está gestado en La Habana, su autoría es la revolución energética del genial Fidel y su responsabilidad directa es de Chávez Frías, irresponsable asignador de la renta petrolera para instaurar un modelo político que sojuzgue a los venezolanos», enfatiza el declarante VP. La actual crisis eléctrica es estructural y toda crisis eléctrica es política.

Por qué las fallas…

De 300 proyectos de transmisión programados durante 2001-2005, la estatal de Administración y Fomento Eléctrico (Cadafe) ejecutó sólo un 25 por ciento de los 700 millones de dólares asignados, acota Poleo. «La asignación de recursos rentistas al sector eléctrico se conduce por gracia de una crisis eléctrica inducida por sus gestores. Sea por carencias de conocimientos, sea por intencionalidad para requerir dineros que alimentan despilfarro y corrupción», expuso.

Tecnología cubana

El presidente Chávez anunció en cadena nacional de radio y televisión «la generación de energía eléctrica con motores diesel de 15 megavatios de potencia, son 21 plantas que están instaladas en todo el país». Al respecto Poleo puntualiza que «Cuba es paradigma del atraso y de la transmutación mediática de su atraso en progreso. A cambio, la revolución cubana extrae de su hermana venezolana un significativo volumen de su aleatoria renta petrolera». Tal el caso de la llamada «generación distribuida» mediante plantitas de 15 MW, a un costo de 1.400 dólares por kilovatio ($/kW). Es decir, dos veces su costo internacional.

Distribuidas en la geografía a imagen de la ruralidad eléctrica cubana. «La Habana de esto nada conoce, siendo que sus dimensiones eléctricas se equiparan a Maracay-Valencia y están detenidas en los años 50», dijo. En conclusión, para el ingeniero Poleo: «Tan torpe decisión implica el sacrificio para Venezuela de 50.000 barriles diarios de diesel exportable y de una solución que no es tal».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.