Venezuela resucita campos petroleros con maletas llenas de dólares

0
24
Imagen de referencia.

El país ha duplicado su producción de crudo, a pesar de estar sumido en una profunda crisis económica y productiva. ¿Cómo lo está haciendo?


 

El Espectador (Colombia) – 08/12/2021

En medio de los restos oxidados de la otrora poderosa industria petrolera venezolana, un variopinto grupo de oscuros perforadores ha logrado una hazaña que pocos creían posible: duplicar la producción de crudo del país en el lapso de un año.

La estatal Petróleos de Venezuela SA ha estado bombeando alrededor de 908.000 barriles diarios durante la última semana, según personas familiarizadas con el asunto. Con el crudo cercano a los US$75 el barril, es un salvavidas financiero para una nación afectada por las sanciones de Estados Unidos y sumida en una recesión de siete años.

Para alcanzar ese hito, PDVSA ha recurrido a medidas desesperadas. Según personas con conocimiento directo del asunto, está entregando contratos a empresas locales poco conocidas con la promesa de pagos en chatarra o, en algunos casos, mochilas llenas de dólares estadounidenses, ya que las sanciones limitan el acceso de Venezuela a los bancos. Para reducir su propia nómina, está presionando a esos contratistas para que contraten a trabajadores de PDVSA para proyectos a corto plazo. PDVSA no respondió a las solicitudes de comentarios sobre su producción y cómo está compensando a los contratistas.

La recuperación de la producción ha puesto al alcance de la mano el objetivo del presidente Nicolás Maduro de alcanzar el millón de barriles diarios. Para un país con las mayores reservas de crudo del mundo, no es mucho. Pero el aumento de la producción agrega otro elemento impredecible a un mercado petróleo sacudido por las señales de un resurgimiento del COVID-19, y el ministro de Petróleo venezolano, Tareck El Aissami, uno de los principales aliados de Maduro, está aumentando la presión para garantizar que se cumpla el objetivo de producción del presidente.

“PDVSA ha construido nuevas alianzas que le permiten aumentar la producción”, dijo Antero Alvarado, socio gerente de la consultora Gas Energy Latin America. La empresa con problemas de liquidez “también está pagando a las empresas de servicios. Todo esto en medio de los altos precios del petróleo, las sanciones y la mirada de los socios tradicionales que no pueden cobrar las deudas a PDVSA”.

Para el ojo inexperto, las cosas no han cambiado mucho en la Faja del Orinoco de Venezuela. La región sigue siendo una sombra del otrora próspero centro que convirtió a este país sudamericano en un gigante energético mundial. Los vehículos que solían transportar equipos pesados de perforación a las zonas de perforación han desaparecido en su mayoría. Los almacenes de propiedad extranjera están desolados y se están deteriorando. Los grandes camiones de volteo retumban por las carreteras llenas de baches, transportando chatarra por toneladas, tuberías desmanteladas para venderlas en el extranjero.

Pero a corto plazo, la táctica de PDVSA para aumentar la producción parece estar funcionando, aunque lentamente. La producción de Venezuela, de 908.000 barriles diarios, se acerca a la de Omán, un exportador de petróleo menor entre sus pares de Medio Oriente. En la época dorada de los años 90, en comparación, Venezuela extraía más del triple. Los cargamentos de crudo venezolano en noviembre superaron el medio millón de barriles diarios por primera vez en un año. Aunque no está claro a dónde se enviará el petróleo, millones de barriles del crudo del país han aterrizado subrepticiamente en China utilizando tácticas que incluyen transferencias de barco a barco, empresas fantasma y señales satelitales silenciadas.

Muchas de las empresas que perforan para PDVSA trabajan de manera irregular debido a su falta de capacidad financiera y la demora en los pagos en efectivo del productor estatal, según personas familiarizadas con el tema. La compañía sigue afectada por años de mala gestión, escasa inversión de socios extranjeros y el peso de las sanciones económicas de EE.UU. implementadas bajo la Administración Trump.

Aun así, los contratistas se han mantenido en terreno. Es una mejora con respecto a los dos años anteriores, cuando PDVSA ofrecía pagar en crudo o combustible a pesar de las complicaciones que crearon las sanciones para esas transacciones. PDVSA se está concentrando en campos petroleros que están en relativamente buenas condiciones, muchos de los cuales fueron construidos y financiados por socios extranjeros que desde entonces han detenido el trabajo debido a las sanciones al régimen de Maduro.

El ministro de Petróleo, El Aissami, está aumentando la presión para garantizar que se cumplan los objetivos de producción de Maduro. El Aissami visita con frecuencia el complejo industrial José de PDVSA en el este de Venezuela, que procesa el crudo para convertirlo en suministro listo para la exportación. Después de años de deterioro, el complejo ha recibido algunas mejoras cosméticas recientes: caminos repavimentados, tanques renovados y la eliminación de la maleza que había estado engullendo algunas de las instalaciones.

Algunos observadores se preguntan si Venezuela puede mantener el aumento de la producción de petróleo. La producción constante de más de 750.000 barriles diarios es “un reto para PDVSA”, dijo Alvarado, con frecuentes incendios y otros percances que amenazan con reducir el suministro.

El suministro regular de condensado iraní también es clave. Ese crudo ligero permite a PDVSA trasladar el petróleo similar al lodo que se bombea de la Faja del Orinoco a las plantas de mezcla cerca de la costa, donde puede ser mejorado a una calidad más comercial y enviado a los mercados. Desde julio han llegado a Venezuela tres cargueros con 4,6 millones de barriles de condensado iraní. PDVSA no ha dicho si van a llegar más barcos, pero según la agencia de noticias semioficial iraní Tasnim, Teherán ha instado a una mayor cooperación entre los dos países en materia de petroquímica y refinado.

Mientras Venezuela se centra en los campos petroleros que están en bastante buen estado, decenas de otros campos permanecen cerrados. PDVSA aún puede canibalizarlos, desarmando tuberías, motores y otros equipos que puede vender para financiar sus operaciones. Mientras eso ocurra, el resurgimiento del país como superpotencia petrolera seguirá siendo un sueño lejano.

Si PDVSA puede conseguir suficientes envíos de condensado iraní, “hay una alta probabilidad de que pueda seguir aumentando la producción de crudo”, dijo David Voght, director gerente de la consultora IPD Latin America. “Sin embargo, la empresa podría acabar siendo víctima de su propio éxito cuando la creciente producción se encuentre con ciertas limitaciones de infraestructura y operativas, lo que podría afectar la calidad del crudo y, en consecuencia, a la exportabilidad”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.