Alí Rodríguez Araque miente, luego existe

0
80
Urge que la Nación exija rendición de cuentas a la delincuencia organizada en clase política.

Un prontuario tan singular reivindica al Dr. Rodríguez como el mayor azote en la historia del Sector Energía venezolano


 

Víctor J. Poleo Uzcátegui / Soberania.org – 23/11/09

Alí Rodríguez Araque miente, luego existe. Dice el capitán notariado: “…para estimular el crecimiento económico el gobierno realizará inversiones en infraestructura, especialmente en sectores como en el eléctrico donde reconoció que ha habido un «rezago» de inversiones que ha incidido en el fuerte déficit de generación eléctrica que enfrenta el país actualmente.” (AFP, 11 / Nov / 2009).

Falso. No ha habido “rezago” ni “desinversión”. La historia es otra. Hubo y hay desprofesionalización en la conducción del Sector Eléctrico, lo cual traduce ineficiencias, y hubo y hay despilfarro y corrupción.

Luego de un inventario precoz de volúmenes de dinero asignados a Generación y Transmisión durante 2000-2009, hay lugar para afirmar que «inversiones» hubo y abundantes. En nuestra acepción, “inversiones” refiere a toda asignación asociada al Sector Eléctrico, ya lo sea para comprar planticas habaneras, ya lo sea para cubrir gastos de operación y mantenimiento, ya lo sea para disciplinar las recurrentes deudas para con EDELCA de las empresas eléctricas que re-venden su energía. Todo ello, en buena teoría, se “invierte” para la mejor marcha del Sector Eléctrico.

Es nuestra conjetura -y de ya larga data (2005)-, que la actual crisis eléctrica ha sido inducida para fraudulentamente capturar renta petrolera, pues la eficiencia de lo ejecutado (vs. lo asignado) puede apenas ubicarse entre 25% (evidencias forenses) y 50% (leyendas que no lo son tanto). No hubo entonces «desinversión» en sentido estricto del término, es decir: carencias de dineros entregados al Sector Eléctrico. En defecto, hubo «apropiación» de dineros por la clase política, militarizada y civil, que dice conducir el Sector Eléctrico.

A manera indicativa, que no exhaustiva, considere a continuación el siguiente conjunto de créditos “adicionales” aprobados por la Asamblea Nacional durante 2000-2009 (a la fecha de noviembre):

Entiéndase bien: son 726,5 millones de dólares “adicionales”, …adicionales a los presupuestos ordinarios anuales del Sector Eléctrico durante 10 años; adicionales a fondos multilaterales de inversión; adicionales a la factura de las empresas eléctricas; adicionales a la “gobiernización” (que no nacionalización) de las empresas eléctricas privadas compradas en 2007; adicionales a las “inversiones” en territorios allende los mares (v.gr.: Nicaragua, Bolivia y resto de países albanizados y otras naciones africanas).

El término “adicional”, en consecuencia, es cuantificable como “adicionar” una locha para completar un bolívar. No es todo. A esta cuantificación, aún inconclusa, es “adicionable” que EDELCA, joya de la corona, exhibe un déficit corporativo en el órden de 4.000 millones de dólares (re.: página 12, en informe EDELCA de Marzo 2009).

Ahora bien: ¿Sabe Ud. quién es Alí Rodríguez Araque? Veamos. El “profesor petrolero” (Giordani dixit) es el responsable político de la desnacionalización de la Electricidad de Caracas en 2000 y de su previsible expoliación durante 2000-2007 por la AES Corporation (empresa del Imperio); es el responsable político de la descapitalización de conocimientos en PDVSA y del asesinato de la Orimulsión en 2003. Un prontuario tan singular reivindica al Dr. Rodríguez como el mayor azote en la historia del Sector Energía venezolano.

Y no es todo. Dragonea el capitán notariado: “…el gobierno realizará inversiones en infraestructura, especialmente en sectores como el eléctrico”.

Elude decir el capitán notariado que se trata de inversiones desnacionalizadoras. Nos preguntamos: ¿inversiones en beneficio de quién? ¿Acaso inversiones que nutren a la brasilera Odebrecht (Tocoma) ?; ¿acaso inversiones que nutren a las españolas Duro Felguera (La Raisa, Santa Teresa del Tuy) e Iberdrola-Elecnor (Planta Sucre, Cumaná)?; ¿acaso inversiones que nutren al Tomás Alva Edison de La Habana y Ayatola del Caribe (150 kilómetros de líneas a 115 kV graciosamente otorgadas a la Unión Eléctrica de Cuba)?; ¿acaso inversiones que factura la parejita Kirchner (repotenciación imposible de Macagua I)?.

Artículo 10 de la Ley del Servicio Eléctrico de 1999 (ver anexo abajo): «El Ejecutivo Nacional dictará medidas que propicien la formación de capital nacional y la participación del mismo en las actividades del servicio eléctrico nacional señaladas en esta Ley, así como aquellas necesarias para que la Ingeniería, la Ciencia, la Tecnología y los Bienes y Servicios de origen nacional concurran en condiciones de transparencia no desventajosas en el desarrollo de proyectos relacionados con dichas actividades».

Más aún –y para adicionar insulto a la injuria (o viceversa)-, el casi entero universo de proyectos revolucionarios  de “inversión” en el Sector Eléctrico nos cuesta a los venezolanos entre dos a tres veces su valor en un justo contexto internacional. Este asunto es tema para un artículo en preparación.

Nos ocupa ahora, como colegiado profesional del Sector Eléctrico, rechazar la liquidación por este gobierno de la clase profesional y de la ingeniería venezolanas. Urge que la Nación exija rendición de cuentas a la delincuencia organizada en clase política. No hay solución otra a la actual crisis eléctrica distinta a que el gobierno sea removido y sus autores enjuiciados.

Ley del Servicio Eléctrico de 1999

Cargador Cargando...
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

Download [89.04 KB]

Nota – Documento cortesía de: https://warrington.ufl.edu

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.