Energía encajonada

0
68

Pdvsa adquirió en 2006 seis turbinas eléctricas que nunca usó. Los equipos, que pasaron en 2009 a Enelven (ente que solicitó sin éxito recursos para operarlas) pudieran generar mil megavatios


 

Ender Marcano / Tal Cual (Venezuela) – 18/02/10

Mientras en Maracaibo, Puerto La Cruz, Valencia, Barquisimeto, y demás ciudades del país hay un racionamiento energético desde hace meses, en unos galpones de la Costa Oriental del Lago de Maracaibo (COL), pertenecientes a Petróleos de Venezuela, reposan desde el 2006 seis turbinas que en total pueden generar 1.080 Megavatios (Mw). Irónicamente, en los actuales momentos, y a pesar de las medidas tomadas por el gobierno, existe un déficit de 200 Mw de potencia, (es decir, la diferencia entre la actual generación de energía y la demanda eléctrica) en el Sistema Eléctrico Nacional (SEN).

De haber estado operativas estás máquinas, por ejemplo, la región zuliana sólo debería demandar cerca de 100 Mw de El Guri, en lugar de los 1.070 MW que consume, con lo cual se aliviaría el caudal del embalse guayanés del cual depende el 70% de la energía que se produce en el país. Según el especialista Víctor Poleo, si funcionaran estas seis máquinas se estarían ahorrando tres metros de la cota de la represa, con lo cual el SEN tuviera un mes más de maniobrabilidad, si se toma en cuenta que la cota desciende en promedio 12 cms diarios.

Desidia total

Las seis turbinas fueron ordenadas por Pdvsa en el 2003 para cubrir las necesidades energéticas del proyecto “Criogénico de occidente”, el cual se instalaría en la localidad de Tamare, en la COL. Sin embargo, el proyecto que pretendía procesar crudo y sus derivados quedó abandonado, así como las máquinas, comentó Ciro Portillo, ex vicepresidente de Enelven.

En un principio se esperaba que de los 1.080 Mw la mitad se utilizara para el complejo y los restantes para el uso comercial en la COL. “Esos mil Mw eran para ambas cosas. 500 Mw se instalarían en una planta en Tamare donde funcionaría el complejo, y los otros 500 Mw pasarían a Bachaquero para los usuarios”, señaló Portillo.

Ya que Pdvsa no le daba uso a las máquinas, en 2009 éstas pasaron a manos de Enelven, que desde entonces, aseguró Portillo, ha estado solicitando los recursos para ponerlas operativas, y aún no han llegado. De seguirse la idea original esta energía podría estar disponible entre dos o tres años, dijo Portillo. “Se podrían construir dos plantas con tres turbinas de ciclo combinado cada una. Ya están las máquinas, pero faltarían las calderas lo cual se llevaría de estar todas los recursos disponibles y sin contratiempos de dos a tres años”.

Otra de las opciones es utilizar las turbinas en instalaciones ya existentes como la planta de San Lorenzo (única generadora de la COL con 36 Mw), y otras plantas de la propia Pdvsa como la ubicada en Las Morochas y Puerto Viejo. “Por ejemplo, si se utilizan las máquinas de manera individual se pueden instalar 180 Mw en cada una de estas plantas y podrían estar listas en un año”, dijo el ex vicepresidente de Enelven. Haciendo un ejercicio de especulación, si cuando las máquinas pasaron a manos de Enelven se hubiesen entregado los recursos para ponerlas operativas individualmente en las plantas existentes en la región zuliana, posiblemente ya se habrían incorporado más de mil Mw al SEN y no habría racionamientos en el Zulia u otras regiones del país.

La demanda rige el Guri

El mayor riesgo al que está sometido el SEN es que la cota de El Guri llegue al punto crítico de los 240 metros sobre el nivel del mar (msnm), con lo cual se reduciría en 5.000 Mw el aporte al sistema. Para evitar esto se debería regular el caudal de agua que pasa por las turbinas a diario, pero contrario de lo que se pueda pensar, esto no está ocurriendo. Según explicó Víctor Poleo, el Centro Nacional de Gestión (CNG) observa el comportamiento de la demanda y a partir de ello calcula el turbinado de la central hidroeléctrica. “El Caroní debería apoyarse en el parque termoeléctrico, pero como los proyectos no se terminaron y los recursos se perdieron ahora estamos en crisis”.

El especialista agregó que las autoridades están tratando de “salvar el volumen útil de El Guri”, que en los últimos dos meses ha descendido 25%, y continúa bajando a razón de 10% mensual, y se encuentra actualmente al 42%. De mantenerse esta tendencia en los dos meses que quedan antes del comienzo del período de lluvias se perdería 20% más de volumen útil y la central funcionaría apenas por encima del 20% de su capacidad.

Es por ello que las medidas gubernamentales para proteger la central hidroeléctrica han estado dirigidas a disminuir el consumo de la población, pues de ahí de donde depende el comportamiento del caudal turbinado del embalse.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.