Expertos alertan que propuesta de ciudades comunales busca sustituir los municipios y fragmentarlos

0
41
El territorio venezolano se organiza en municipios, por lo que imponer otras figuras territoriales como las ciudades comunales son contrarias a la Carta Magna.

El modelo que quiere implementarse a través de dichas ciudades es centralista porque se promueven formas de organización popular que deberán seguir las líneas del Ejecutivo, sin intermediarios, bajo una supuesta participación popular  “tutelada” por el Estado central


 

Deisy Martínez / Efecto Cocuyo (Venezuela) – 03/07/2021

La mayoría del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) en la Asamblea Nacional (AN) del 6D comenzó el 22 de junio la segunda discusión de la Ley Orgánica de Ciudades Comunales, en medio de los señalamientos de la fracción de la oposición moderada sobre la inconstitucionalidad del texto legal, que se asegura impone un “Estado paralelo” al establecido en la Carta Magna.

Sobre el instrumento jurídico de 61 artículos, de los cuales se han aprobado diez, el experto en políticas públicas locales Miguel González Marregot y la investigadora social (Centro de Investigaciones Populares) Mirla Pérez advierten que, de lograr implementarse, supondría una organización política territorial distinta a la que se conoce como estados y municipios previstos en la Constitución, plagada de  “arbitrariedad y sesgo político”.

También niegan que la creación de ciudades comunales redundará en la mejora de la calidad de vida de los habitantes, a partir de lo que consideran ha sido el fracaso de consejos comunales, comunas y ciudades socialistas como modelos alternativos de gestión al gobierno municipal.

Para González Marregot, actual coordinador del programa municipal del Instituto de Estudios Parlamentarios Fermín Toro, el más afectado es el municipio, por cuanto se le pretenden sustituir como unidad primaria, cuya gestión es la más cercana a los ciudadanos, por Ciudades Comunales, donde se impone un pensamiento único, que es el del “Socialismo del siglo XXI”.

Descentralización como obstáculo

En el artículo 1 de la Ley se señala que tiene por objeto: “establecer las normas que regulan la constitución, conformación, organización y funcionamiento de las ciudades comunales, como instancia territorial y política del sistema de agregación comunal”.

Se agrega que en dichos espacios los ciudadanos y ciudadanas fomentarán los valores necesarios para la “construcción del socialismo”, así como la consolidación de las instancias del Poder Popular “para el desarrollo integral de todo el sistema de gobierno en el ejercicio pleno de la democracia participativa”.

«Hugo Chávez criticaba la descentralización porque en ese esquema no cabía la gestión del gobierno con el componente ideológico, por lo que el cambio de la división territorial era una necesidad. La reforma constitucional de 2007, derrotada en referendo popular, hablaba de comunas con las que se quería sustituir al municipio como unidad primaria, el concepto de ciudad tal como la conocemos hoy; y ahora se retoma con la Ley de Ciudades Comunales», expresa González Marregot, en declaraciones a Efecto Cocuyo.

El artículo 16 constitucional señala que el territorio nacional se divide en estados, el Distrito Capital, las dependencias federales y los territorios federales, y que el territorio se organiza en municipios, por lo que imponer otras figuras territoriales como las ciudades comunales son contrarias a la Carta Magna, señalan también abogados constitucionalistas como Gustavo ManzoJuan Manuel Rafalli.

Oposición califica como inconstitucional Ley de Ciudades Comunales al iniciarse segunda discusión

Desorden institucional

González Marregot, profesor de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab), recuerda que fue una intención expresada por el fallecido mandatario la de reducir los 24 estados a ocho regiones. El experto alude igualmente a los cinco motores de la revolución, de los cuales, la reforma constitucional era uno y la  “nueva geometría del poder” que planteaba revisar la distribución político territorial del país, era otro.

El poder comunal con los consejos comunales como punta de lanza, fue un tercer motor, promovido por Chávez para su reelección en la presidencia en 2006.

El experto alerta que el modelo que quiere implementarse a través de dichas ciudades es centralista porque se promueven formas de organización popular que deberán seguir las líneas del Ejecutivo, sin intermediarios, bajo una supuesta participación popular  “tutelada” por el Estado central.

“El municipio, cuyas autoridades, alcalde y Concejo Municipal son elegidos por todos los ciudadanos en votación universal, directa y secreta es la entidad democrática y la Ley del Poder Público Municipal establece mecanismos de participación ciudadana para el debate, propuestas de ordenanzas, reglamentos, solicitudes y presupuesto participativo, sin sesgo político. La ciudad comunal es el pensamiento único, una sola forma de ver las cosas que puede traer más desorden a la precaria institucionalidad que queda en el país”, sostiene.

Alertan sobre fragmentación territorial

Otro aspecto sobre el que los expertos alertan es que en el texto legal no se especifica el número de comunas que deben constituirse en ciudades comunales ni cuáles son los criterios para establecer límites geográficos. El gobernante Nicolás Maduro estableció la meta de 200 ciudades comunales para 2021 y los diputados del chavismo han explicado que pueden abarcar los límites de varios municipios o estados.

El domingo 28 de junio, un equipo promotor junto al alcalde del municipio Sucre del estado Miranda, José Vicente Rangel Ávalos, anunció  que 20 comunas y 207 consejos comunales decidieron organizarse y conformar una ciudad comunal en la emblemática parroquia Petare.

“La Ley de Ciudades Comunales trae consigo una mayor fragmentación territorial que nos hará más daño como República mientras el Gobierno ganará poder. Se habla de la parroquia Petare como ciudad comunal, lo que viene a fragmentar territorialmente al municipio Sucre. Esa es la lógica: desestabilizar al 80 % del país que no conoce otra forma de organización del territorio que no sean los estados y municipios”, explica Mirla Pérez.

Otros avances en la conformación de ciudades comunales se registran en el estado Sucre, de acuerdo con Pérez.

Carta bajo la manga

Mirla Pérez, también analista político y de procesos totalitarios, sostiene que de esta forma, si el chavismo perdiera alcaldías o gobernaciones en elecciones pudiera inmediatamente restablecer el poder. Asegura que la democracia directa que se promueve, va desde el gobernante Nicolás Maduro hasta los jefes de las comunas, sin intermediarios y sin rendir cuentas a gobiernos regionales o municipales.

“Por eso ya no harán falta los protectorados en los estados y se habla de su eliminación, porque el carta bajo la manga es la Ley de Ciudades Comunales que plantea transferencia de competencias y de recursos presupuestarios desde el Poder Público, por lo que gobernaciones y alcaldías podrían convertirse de hecho en cascarones vacíos, aunque aseguren que no los van a eliminar”, afirma.

En el artículo 4 de la Ley, numeral 2, aprobado en segunda discusión, se ordena el desarrollo de mecanismos abiertos y flexibles para que el Poder Público desconcentre y transfiera a las ciudades comunales la gestión de los servicios públicos. El artículo 6 agrega que dichas ciudades son responsables de la administración de sus bienes y que sus recursos provienen del presupuesto público, la Ley de Transferencia de Competencias al Poder Popular, ingresos adicionales del país y una parte de los excedentes generados por empresas de propiedad comunal.

“Se observa además del sesgo político una discrecionalidad administrativa porque no está claro quién o quienes y bajo cuál criterio deciden crear una ciudad comunal ni con cuántas comunas que no se sabe si existen en realidad, cualquier comunidad o caserío puede ser una comuna, con un Parlamento Comunal sin pluralidad política”, añade González Marregot.

Experiencias fracasadas

¿Las ciudades comunales, convertidas en ley, traerán mejoras en la calidad de vida de la población? Los expertos responden: No.

“Los Consejos Comunales que fueron sustituyendo a las asociaciones de vecinos, aunque todavía persisten algunas, así como las comunas fracasaron como modelos alternativos de gestión al gobierno municipal, los servicios públicos son cada vez más deficientes, porque entre otras cosas el presupuesto para gobernaciones y alcaldías fue disminuyendo mientras se le transfería directamente recursos a los Consejos Comunales”, apunta González.

Recuerda además que ya existen experiencias de ciudades socialistas como Ciudad Caribia (autopista Caracas–La Guaira) y Ciudad Belén (Guarenas, estado Miranda), cuyo peso en la vida de quienes allí habitan y para el país enfatiza, “es escaso e irrelevante”, porque dichas comunidades no viven mejor que el resto de los habitantes del territorio nacional.

Para Pérez, ese  “fracaso” y la falta de recursos no detendrá al poder político en Miraflores, que viene abonando el camino para el Estado comunal desde 2006 y con él su propio  “confort” para mantener y concentrar el poder.

«El Estado social y de bienestar está quebrado porque no les interesa proveer de bienestar a la población. Las Ciudades Comunales son estructuras para canalizar la dominación y lo que les sea funcional lo harán. Pueden modificar cosas en el camino, pero esta ley es un paso adelante en esa dominación, como lo fueron los consejos comunales, las comunas -ambas figuras con leyes propias- las UBCH», añade.


  • Artículo publicado en el Efecto Cocuyo el día 01/07/2021

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.