La Ley maula

0
177
Víctor Poleo, profesor del postgrado de economía petrolera de la UCV, analiza esta normativa legal y advierte lo que frente a ella les espera a los trabajadores de la estatal venezolana.

La Ley Orgánica que reserva al Estado Bienes y Servicios Conexos en las actividades primarias de Hidrocarburos, a juicio de expertos petroleros, se convertirá en una excusa perfecta y legal para que PDVSA por medio de las expropiaciones no cancele los pasivos que mantiene con las contratistas que le suministran productos y servicios


 

Alfredo Conde / Revista Zeta (Venezuela) – 21/05/09

La Ley Orgánica que reserva al Estado Bienes y Servicios Conexos en las actividades primarias de Hidrocarburos, es considerada por analistas petroleros como un marco legal que permitirá a PDVSA librarse de las millonarias deudas que mantiene con sus proveedores. Víctor Poleo, profesor del postgrado de economía petrolera de la Universidad Central de Venezuela y ex Director del Sector Eléctrico del Ministerio de Energía y Minas (entre 1999 y 2001), analiza la situación y señala lo que está detrás de esta ley.

-¿Qué opinión le merece a usted esta ley?

-En principio hay que decir que la ley en cuestión fue urgida de aprobación por el Ejecutivo. Chávez llamó varias veces a la Asamblea Nacional para requerir celeridad, toda vez que diputados disidentes lograron, con relativo éxito, enganchar un debate nada fácil de subestimar, durante unas tres horas. Pastora Medina, por ejemplo, portavoz de la disidencia, fue cortada en sus intervenciones y su imagen/voz fue congelada varias veces en la transmisión del canal oficialista ANTV el pasado jueves 7 de mayo. El efecto mediático de la «batalla de Maracaibo» -ocupación militar al día siguiente- de las empresas de servicio de transporte lacustre en el Lago de Maracaibo, tuvo un par de intenciones efectistas, a saber: distraer al pueblo de su agobiante realidad exaltando «soberanía plena» ante los enemigos imaginarios (el Zulia y los EEUU), a la vez que amedrentarlo para lograr sumisión.

-La celeridad en la aprobación de esta ley, según algunos analistas, es porque el Gobierno por medio de ella pretende evadir deudas impagables y millonadas que tiene PDVSA con sus proveedores. ¿Considera que es así?

-La deuda se disfraza de soberanía. PDVSA tiene conflictos con taladros, buques de perforación, servicios de inyección de gas y nóminas de trabajadores y acelera la intervención de compañías, dentro del proyecto de re-nacionalizar todas las actividades de apoyo o de terceros, porque no tiene cómo honrar sus compromisos de pago. Yo comparto este mismo punto de vista de Suárez Núñez, por ser algo muy evidente.

-Tenemos entendido que en la Memoria y Cuenta de 2008 PDVSA presentó cuentas por pagar a proveedores por US$13.800 millones. En la actualidad ¿cuánto debe PDVSA? ¿Son confiables esas cifras de su Memoria y Cuenta?

-Como es ya costumbre en el para-estado PDVSA, sus no auditadas cifras disminuyen credibilidad, al igual que poca o ninguna credibilidad tienen sus voceros. No obstante, todo es posible en el mundo mágico y tortuoso de las cifras petroleras. Dow Jones fue el primero en alertar sobre este informe (7 de mayo 2009) y al respecto dice lo siguiente: «A finales de 2008, PDVSA dejó de pagar los proveedores y contratistas para una serie de servicios, incluyendo la extracción de petróleo y el mantenimiento de los pozos. Las Empresas han estado presionando a PDVSA para pagar las facturas pendientes que se remontan desde agosto, pero el Ministro de Petróleo Rafael Ramírez ha prometido volver a negociar las tasas primero y revisar incluso algunos de los antiguos cargos que pueden ser declarados nulos. La carga total de la deuda de PDVSA cerró en US$ 13,4 millones en 2008. En una transacción aún no divulgada, el año pasado la empresa emitió US$ 4,4 mil millones en cinco pagarés de la tesorería del gobierno, pagaderos a una tasa de interés del 1,98%. Las notas-fijadas en U$880 millones cada una – son pagaderas a partir de julio de 2009».

-Tal vez lo más importante sea indicar que PDVSA vende crudo a futuro -vía préstamos de bancos de China y Japón-, en momentos en que la banca internacional está cerrada. Me pregunto: ¿Es una hipoteca soberana?

Ahorro no, represión sí

-El presidente Chávez, por cierto, señaló que este instrumento jurídico garantizará un ahorro de 700 millones de dólares por año a PDVSA, cifra que hasta ahora pagaba a las contratistas por sus servicios. ¿Es posible tal ahorro?

-El concepto de «ahorro» que anida en la mente de Chávez es un significante vacío. Las naciones y sociedades que privilegian el «ahorro» son justamente las que en el tiempo han construido bienestar social. Luego de una inusual oleada rentista, Chávez ha transmutado significantes volúmenes de dinero en despilfarro y corrupción, no en «ahorro». A la par de Venezuela, el rentismo petrolero ha envilecido por igual a naciones como Irán, Bielorrusia y Rusia, todas ellas hoy bajo serias restricciones financieras.

-Lo que ha ocurrido es la transferencia de «ahorros» de los mercados mundiales de las gasolinas y del petróleo a estas cuatro naciones intoxicadas por renta petrolera, capitaneadas por gobernantes irresponsables (Ahmadineyad, Lukashenko, Putin y Chávez). Son estos mismos gobernantes irresponsables los que aplican un común guión de represión a sus pueblos, un guión de apariencia democrática que empaca un contenido de aniquilamiento de las instituciones y de las clases media y trabajadora, las que justamente generan «ahorro».

Venezuela hoy carece de ahorros, luego de haber expropiado sus ahorros a las naciones que importan petróleo y ahorran. En respuesta, estas naciones y sus gobiernos han optado por poner fin a la expropiación de sus ahorros por los exportadores de petróleo y ello es así por gracia de reemplazar el petróleo y las gasolinas como forma dominante en los mercados mundiales de la energía. Es predecible que el transporte terrestre migre hacia vehículos híbridos y eléctricos, disfruta de mayor eficiencia energética. Tal vez sea el período 2004-2008 la última de las oleadas rentistas petroleras.

-Es este el cambio estructural en progreso que Chávez y su séquito no terminan de entender, poco importándoles que ya les ha sido exhaustivamente anunciado por los Planes Energía de los EEUU, de las naciones europeas y del Asia-Pacifico. Para materializar un cambio estructural de tan colosales dimensiones, las naciones que «ahorran» invierten ahora sus capitales financieros y productivos en conocimientos y tecnología. Venezuela, en cambio, optó por ir a contravía de la Historia cuando en 2003 ejecutó la descapitalización de conocimientos en la Industria Petrolera venezolana, a no dudar la mayor tragedia en nuestra historia republicana siendo presidente de PDVSA Alí Rodríguez Araque.

-En síntesis, Chávez y sus adláteres mal pueden invocar «ahorros» (¿para quién?) a la hora de expropiar bienes y servicios «tercerizados», como inyección de gas, agua y diluentes; transporte lacustre en el Lago de Maracaibo; etc. Los tales 700 millones de US$ «ahorrados» en el imaginario socialista, se aduce provienen de que no habrá intermediación lucrativa del capital (40 empresas expropiadas al momento) en desmedro de los trabajadores venezolanos. Nos preguntamos si a la luz de las infelices ejecutorias en producción, seguridad industrial, irracional asignación de la renta petrolera a terceros países «albanizados», exhibe acaso PDVSA capacidad tecnológica y oficio para asegurar que el «ahorro» no se transmute en «pérdidas». Dicho en otras palabras: su pretendido «ahorro» es para Chávez una ilusión vendida a los trabajadores y al pueblo como coartada para continuar realizando lo que solo sabe hacer, es decir: despilfarro y corrupción en manos de quienes no han trabajado, no otros que la clase militarista en el poder y la clase civil predadora de renta.

Las demandas contra PDVSA

-El artículo 11 de la ley señal que las compañías que resulten seleccionadas para ser nacionalizadas, no podrán entablar demandas judiciales en el extranjero, es decir, sólo serán dilucidadas en forma exclusiva y excluyente por los tribunales de la República Bolivariana de Venezuela. ¿Qué opinión tiene sobre esto?

-Nos preguntamos qué ocurriría si, hipotéticamente, Barack Obama amaneciera con un arrebato del «socialismo del siglo XXI» y por decreto expropiara CITGO, es decir, sus 4 refinerías, 25.000 estaciones de servicio, poliductos y tanques de almacenamiento. Es este el contexto en el cual hay que ubicar balandronadas del tipo «no podrán entablar demandas judiciales en el extranjero».

-Se comprende que a PDVSA y al Gobierno les resulte incómodo acumular más juicios en territorios del Imperio, a juzgar por una nota informativa del periodista José Suárez Núñez, en la cual señala que 53 demandas han sido radicadas en los tribunales de Texas Southern Distritct Court, New York Southern Court, Florida Southern District, y Louissiana Western District Court, por compañías de las más variadas actividades relacionadas con la actividad petrolera y no petrolera.

El mismo Suárez Núñez recordó que esos juicios corresponden a una segunda ola, porque la primera fue cuando suspendió unilateralmente la producción de la Orimulsión y más de media docena de empresas que se sintieron afectadas presentaron demandas. PDVSA resolvió el problema a «billetazo limpio», apuntó el periodista, es decir, cumplió los contratos a los clientes de Orimulsión, entregándoles a los demandantes producto como fuel oil, que para esos años y en la actualidad se vendían a precios superiores a la Orimulsión, afectando el patrimonio de la compañía.

El asesinato de la Orimulsión emerge como un exabrupto estratégico, justo en momentos cuando la demanda global de electricidad se incrementa por, justamente, el cambio estructural global en los mercados mundiales de la energía.

-El Ministro de Energía y Petróleo y presidente PDVSA, Rafael Ramírez, dijo textualmente que la promulgación de esta ley «es un paso más en la defensa del interés nacional y el ejercicio de nuestra Plena Soberanía Petrolera, como lo fue la migración de los Convenios Operativos a Empresas Mixtas y la Nacionalización de la Faja del Orinoco». ¿Cuál ha sido el resultado de esa migración?

-Caracterizamos como mutación de sirvientes a concubinas la migración compulsiva a «empresas mixtas» de los anteriores 32 «contratos de servicio» (decreto 5.200 del 27 de febrero 2007). En una relación 60:40 los socios mixtos son de facto propietarios de un 40% del yacimiento y de un 40% de la renta asociada. ¿Cuál «plena soberanía» es la que pregona Ramírez, si las empresas mixtas fueron impugnadas ante el TSJ y la demanda admitida?

-Está PDVSA sola en la capacidad técnica y de personal para suplir la ausencia de la empresa privada en ese campo. Si no es así, ¿cuáles serían las consecuencias para la industria y para el país?

-El tiempo hará su papel y una vez más el empirismo, el ensayo y error, harán estragos en la ya no buena marcha de la corporación petrolera. Así se puede resumir su pregunta.

Muerte de la Autonomía Laboral

El ministro y presidente PDVSA, Rafael Ramírez, en nota difundida por la ABN, dice que esta ley abre la posibilidad de que la estatal petrolera absorba a más de 4.000 trabajadores llamados tercerizados. Víctor Poleo piensa lo contrario.

-Para mi esta ley lo que persigue es aniquilar reductos de autonomía de los trabajadores petroleros, son los trabajadores -sindicalizados o no- que no están hoy bajo el dominio directo de PDVSA. Son los trabajadores que le significan a PDVSA un muro de contención a sus arbitrariedades con contratistas «mercerizados» y sus trabajadores.

-Es previsible que el nuevo status de los trabajadores compulsivamente migrados de «tercerizados» a «pedevizados» no será mejor en términos de derechos, sencillamente serán sujetos a discrecionalidad como muchísimos otros, valga decir: trabajadores bajo contratos inestables.

-Hay que recordar que PDVSA ha despedido 6.000 trabajadores en los últimos 6 meses. Entren que caben 100: decía una vieja canción Caribeña. ¿Cuántas personas puede asimilar PDVSA? En el 2002 se criticaba a la «vieja» porque tenía 40 mil empleados, algunos con sueldos extraordinarios. Recuerdo haber escuchado públicamente los sueldos de algunos Gerentes y Ejecutivos de PDVSA como escarnio público. Esa acción se aplaudió por los seguidores de Hugo Chávez, sin embargo, en el 2009, Cilia Flores se ofendió cuando se hicieron públicos los sueldos de algunos diputados de la AN, acuñando su frase de «son públicos pero personales».

-El problema es que PDVSA ha venido fallando en organizar y asistir los servicios para cerca de 80 mil personas en nómina, el doble de la «vieja», entonces ¿cómo será el impacto, puertas adentro, para asimilar de la noche a la mañana más del 10% de ese total? Incluir 8 mil nuevos empleados no es simplemente ampliar una lista, requiere una logística que abarca desde exámenes médicos hasta planes de salud, higiene y seguridad. ¿Hay presupuesto para eso? Pero ¿no acaban de decir que los empleados de PDVSA no tendrán aumentos ni bonos en el 2009 por crisis presupuestaria? Entonces ¿de dónde va a salir el dinero para los que se agregan? ¿Reducirán más los muy bajos sueldos de los empleados activos de PDVSA para poder pagar a los nuevos ingresos? ¿Suspenderán planes de viviendas o prestamos a nuevos empleados? ¿Qué más van a recortar?

-En este contexto hay que apuntar que los llamados trabajadores petroleros «mercerizados» no fueron llamados a discutir una ley que les significa cambiar por fuerza de patrono (adscritos compulsivamente a PDVSA) y, por extensión, hipotecar a ciegas sus derechos y beneficios. En otras palabras, el destino de estos trabajadores es incierto.

-Entonces, ¿cuál es la realidad de los trabajadores del sector petrolero? ¿Qué pueden esperar?

Raúl Parica, dirigente de sindical de PDVSA, lo dijo todo en relación a este tema, cuando se dirigió a los obreros y trabajadores de PDVSA para responder lo que estaba sucediendo con el contrato colectivo 2009-2011. Precisó sin rodeos que «la pandilla corporativa y gerencial de PDVSA simple y llanamente no quiere discutirlo, es obvio, los gerentes, que deben hacer de PDVSA una compañía rentable y efectiva en medio de la crisis de los precios petroleros, no quieren aumentar para no tener más gastos, pero los groseros sueldos y beneficios de ellos no los han tocado». Y añadió que «Paralizaciones de contratos, cierre de pozos, recorte de algunos gastos, despidos a personal tercerizado, retraso de pagos, es todo lo que hay dentro de PDVSA, pero los exorbitantes y groseros bonos, sueldos, beneficios, seguros, bonos de alimentos, viáticos, créditos de vivienda y pare de contar de los gerentes, directivos, supervisores y superintendentes, eso no los han tocado. Esos son los socialistas que harán de PDVSA una empresa socialista. Esos son los que se esconden detrás del Frente Socialista de Trabajadores Petroleros (FSTP), que es lo mismo que decir Unapetrol, pero de color rojo», sostuvo.


Revista Zeta No.1706, del 15 al 21 de mayo 2009 / E-mail: revistazeta@cantv.net

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.