Monómeros acude a recurso legal que la salve de la quiebra

0
18
El decreto 560, al que acude Monómeros para protegerse, regula procedimientos de la Ley 1116 de 2006, para reorganización de empresas en quiebra en Colombia. (Twitter).

La empresa argumentaba resultados positivos, pero ahora anuncia medidas por falta de liquidez. El economista Francisco Rodríguez dijo en entrevista con PanAm Post que el problema radica en la autenticidad de esos datos presentados por la directiva, liderada por Juan Guaidó


 

Oriana Rivas / PanAm Post (Latinoamérica) – 25/09/2021

Nuevamente la compañía Monómeros, filial de Pequiven en Colombia, es noticia. Este vez trascendió un comunicado donde anuncia que recurrió a «un plan de salvamento», que no sería más que un recurso de bancarrota. Esto hace que refloten dudas sobre la poca transparencia que rodea esta decisión emitida desde la junta directiva ad hoc, liderada por Juan Guaidó desde 2019.

Según la empresa, el recurso «permitirá asegurar la operación continuada de los negocios de la sociedad, preservar los empleos» y también «proteger la seguridad alimentaria de Colombia». El documento, replicado por el economista y director la organización Oil for Venezuela, Francisco Rodríguez, enumera varios «antecedentes». Por ejemplo, el crecimiento que venía registrando la empresa a pesar de la pandemia y la crítica a la intervención de la Superintendencia de Sociedades (Supersociedades) de Colombia. Entonces, cabe preguntarse, ¿por qué la empresa agroindustrial se declara en bancarrota?

Las palabras «quiebra» o «bancarrota» no están explícitas en el texto de Monómeros. Sin embargo, Rodríguez explicó que el decreto 560 regula procedimientos de la Ley 1116 de 2006, dicha legislación comprende la reorganización de empresas que encajan con estos términos en Colombia. Fue aprobado en abril de 2020 para ayudar a la compañías con daños económicos durante la pandemia. El experto detalló, posteriormente, en entrevista con PanAm Post que «gran parte del problema» radica en la falta de información transparente. Por ello insiste en la necesidad de presentar números.

Resultados positivos en duda

Es conocido que la empresa venía registrando números positivos. Carmen Elisa Hernández, expresidente de la junta directiva ad hoc de Monómeros anunció que durante el primer semestre de 2020, registró una utilidad operacional de 10 millones de dólares, lo que significaba un incremento de 221 % en comparación al mismo periodo de 2019. Sin embargo, Rodríguez reitera que no hay certeza sobre la veracidad de esos resultados.

Resalta que muchas veces algunas empresas con aumentos en sus utilidades pueden tener problemas de flujo de caja. Sin embargo, también recuerda que cuando Supersociedades tomó la decisión de control, vieron «situaciones susceptibles de mejora» en los manejos contables, gerenciales y jurídicos. Lo que «efectivamente quiere decir que pueden estar cuestionando la metodología contable para presentar los resultados».

Fue a finales de agosto de este año cuando justamente el ente regulador colombiano solicitó un informe de gastos operacionales y compras, relación de sueldos, salarios y todo tipo de erogaciones a gerentes, además de otros documentos, según una investigación de El Tiempo.

«La realidad es que no sabemos si estos resultados son genuinos, apropiados o si además esconden un problema más grave. Pero ciertamente, cuando la compañía dice que se tiene que acoger al régimen de quiebra es porque hay una situación de insolvencia básica, porque no puede responder a sus acreedores».

Plan de salvación en tres meses

Monómeros se está apoyando en el decreto 560 emitido en el contexto de pandemia, un escenario que la economía colombiana está superando. Investigaciones Económicas de Bancolombia, replicadas por Semana, confirmaron que el crecimiento económico entre enero y agosto del 2021 se situó en 10,3 %, cifra importante que refleja la realidad de la recuperación.

El economista Francisco Rodríguez también explicó a Panam Post la rareza de apegarse a un recurso aprobado el año pasado, con procedimientos para enfrentarse a una situación que ya la compañía venía enfrentando y en la época donde la junta directiva presentó resultados «supuestamente positivos».

En el comunicado referido a la presunta quiebra, Monómeros detalla que el procedimiento busca que durante los próximos tres meses la compañía pueda «negociar un plan de salvamento que permita su recuperación efectiva». Rodríguez advierte que todo trámite relacionado con bancarrota implican una alta supervisión para la elaboración del plan.

Pugnas internas y «manejos oscuros»

La renuncia de Carmen Elisa Hernández dejó en evidencia pugnas internas en el manejo de la empresa. La entonces presidente de la directiva argumentó su «absoluto desacuerdo» por la actitud de la gerencia general, que rechazó la intervención de Supersociedades.

Luego de su dimisión, el tema quedó parcialmente bajo perfil, hasta ahora que salió a la luz el recurso «de salvamento». Un tema que Guaidó deberá aclarar es cómo la empresa llegó hasta esta situación. La propia Hernández aseguró anteriormente que Monómeros era el ejemplo «de cómo vamos a recuperar al país».

Francisco Rodríguez no hizo acusaciones, ni juicios. Sin embargo, advierte que «cuando falta la transparencia, se generan espacios propicios para los manejos oscuros». No le sorprende que —dada la poca transparencia que ha tenido el liderazgo de Guaidó con temas similares— señalamientos por corrupción se hagan «insistentemente» en el manejo de varios activos bajo su supervisión.


  • Oriana Rivas / Periodista venezolana radicada en Buenos Aires. Investigación para las fuentes de política y economía. Especialista en plataformas digitales y redes sociales.
  • Artículo publicado en PanAm Post el día 24/09/2021 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.