Por alto déficit eléctrico Gobierno obligó a racionar la luz en Caracas

0
71
Ingenieros Víctor J. Poleo Uzcátegui y Miguel Lara Guarenas.

«Se acabó la firmeza eléctrica de Caracas. Basta que falle un circuito para que se caiga el sistema capitalino»


 

Erika Hidalgo López / El Mundo (Venezuela) – 26/04/12

Aunque la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) dice que la Gran Caracas no ha sido afectada con el racionamiento programado, analistas sostienen que la capital ya no está blindada. Con un déficit de 1.200 megavatios (MW) en su capacidad instalada de generación, Caracas debió ser incluida en los racionamientos escalonados −de 20 minutos a una hora− que implementa Corpoelec en todo el país. La diferencia, apuntan analistas, es que están siendo encubiertos y no son parte de la programación. Destacan que el número de fallas en los sistemas de la capital ha crecido de manera exponencial en el último año, debido a la falta de mantenimiento de los equipos y plantas, lo que agrava la situación, y es muy posible que se incrementen más aún, opina el ex director de la Oficina de Operación de Sistemas Interconectados (Opsis), Miguel Lara.

Los caraqueños siempre fueron los privilegiados debido a conveniencias políticas. El analista, ex funcionario del extinto Ministerio de Energía Eléctrica, Víctor Poleo, señala que esta vez es imposible esconder las crecientes necesidades de la capital y el déficit de energía disponible, por lo que al Gobierno no le ha quedado más que incorporarla en los racionamientos «no programados» que lleva a cabo desde hace mucho tiempo y que oficializó ayer en un comunicado de prensa. «La capital ya no puede estar aislada de la realidad del resto del país», dijo. «A Caracas le hacen falta 1.200 MW, entre los que están completamente fuera de servicio y los que entran en supuesto mantenimiento. Por ello, ya no solo se raciona en el interior del país», señala Poleo.

Lara, por su parte, comenta que «se acabó la firmeza eléctrica de Caracas. Basta que falle un circuito para que se caiga el sistema capitalino. A esto se suma que hay por encima de 690 megavatios indisponibles, de los cerca de 2.300 megavatios de capacidad instalada nominal». La demanda capitalina no es posible cubrirla con su capacidad instalada desde hace tiempo, pues sus necesidades están equiparadas con su capacidad, destaca. Otro factor es que desde el Guri no es posible enviar más de 1.000 MW, es más, 750 MW es considerado un exceso, puesto que la Red Troncal de Transmisión colapsaría. A Caracas ya no es posible blindarla tan exclusivamente destacó Poleo.

Las excusas que ha venido dando el Gobierno para racionar, dice Lara, son desmontadas con la realidad. La cota de agua del Guri está en sus niveles históricos máximos, al punto que es necesario drenarlo, por lo que la falta de agua ya no justifica las fallas. Incluso Víctor Poleo sostiene que las máquinas entran y salen de operaciones, porque la electricidad que se genera es imposible usarla en la propia Guayana, ya que no hay demanda suficiente por la muerte industrial de la zona, y por lo imposible que resulta enviarla al resto del país. El «derroche» ha sido la segunda razón esgrimida por el Ejecutivo para explicar la falta de energía, lo que tampoco está vigente, señala Lara, pues la colectividad ha asumido la necesidad de autorracionarse debido a las elevadas multas de las que ha sido objeto.

Ingeniero José Aguilar

La continuidad de la crisis eléctrica en el país, para los analistas consultados, se debe simplemente a «la inoperancia, la negligencia y la incapacidad» de las autoridades a cargo del sector. La demanda eléctrica está represada. Los cortes del servicio se han tornado imprescindibles para mantener la poca capacidad de generación y las precarias redes de transmisión y distribución. Por el solo crecimiento vegetativo la demanda de energía crece en todas partes del mundo, dice Miguel Lara, sin embargo, en Venezuela el Gobierno «contra toda lógica natural y económica pretende mantener represada la oferta».

Las expectativas gubernamentales de que el consumo crecería a cerca de 18.000 MW este año se quedan cortas ante los requerimientos reales, represados por la baja disponibilidad de generación, dice el analista José Aguilar, consultor internacional de sistemas eléctricos. En este sentido, explica que «la demanda de este año, de haberse mantenido en operaciones las empresas básicas de Guayana con su infraestructura actual en razonable estado, debiera ser de 19.300 MW. Y en un supuesto caso que las premisas económicas del Plan Guayana Socialista se hubiesen cumplido, la demanda estaría por los 21.500 MW». El pico de demanda se acerca a 17.500 MW, pero el Sistema Eléctrico Nacional puede cubrir solo 16.200 MW, señaló el entendido.


E-mail: ehidalgo@cadena−capriles.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.