Rechazan versión oficial de la muerte en prisión de exministro de Defensa de Venezuela

0
12
Foto de archivo. El exministro de la Defensa de Venezuela, General (r) Raúl Isaías Baduel pronuncia un discurso durante un mitin político en Caracas, el 14 de marzo de 2008. (Foto: Juan Barreto/AFP)

La posibilidad de que las dolencias del general tuviesen un desenlace fatal habría sido advertida por su círculo familiar


 

Diálogo (USA) – 17/11/2021

Las Naciones Unidas, organizaciones de derechos humanos internacionales como Amnistía Internacional, y los Estados Unidos, han exigido el esclarecimiento de la muerte en prisión del exministro de la Defensa de Venezuela y General en retiro Raúl Isaías Baduel. El fiscal general venezolano Tarek William Saab anunció el 12 de octubre a través de su cuenta de Twitter la muerte de Baduel, a los 66 años, por un paro cardiorrespiratorio producto del COVID-19.

Baduel estuvo encarcelado por más de una década. Sus familiares rechazaron la versión oficial, sosteniendo que él no había contraído el virus, y que la muerte fue consecuencia de la falta de atención médica, dijo a Diálogo Andreína Baduel, su hija. Baduel murió en la cárcel El Helicoide, cuartel del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), en una celda que compartía con su hijo, Josnars Adolfo Baduel, quien fue detenido en mayo de 2020 con un grupo de militares disidentes venezolanos.

El mismo día del anuncio de su muerte, la directora de Amnistía Internacional para las Américas Erika Guevara-Rosas, exigió que se esclarecieran los hechos. “Raúl Baduel muere bajo custodia del Estado, después de que hace días su familia denunciara su traslado a El Helicoide, y sin que hubiera notificación sobre su salud. El General Baduel pasó años detenido en condiciones inhumanas”, dijo Guevara-Rosas en su cuenta de Twitter.

El 14 de octubre, el portavoz del Departamento de Estado de los EE. UU. Ned Price hizo un llamado a un estudio independiente, durante una rueda de prensa en Washington, para “confirmar las verdaderas causas de la muerte” del general. “La reciente muerte del preso político venezolano Raúl Baduel recuerda al mundo las deplorables y peligrosas condiciones a las que se enfrentan los presos políticos, bajo la custodia del régimen de Maduro”, dijo Price.

En una declaración publicada ese mismo día, la Misión Internacional Independiente de las Naciones Unidas de determinación de los hechos sobre la República Bolivariana de Venezuela, solicitó al régimen venezolano que “lleven a cabo una investigación exhaustiva, transparente e independiente sobre la causa de la muerte, y que compartan los resultados con la familia del Gral. Baduel”.

La posibilidad de que las dolencias del general tuviesen un desenlace fatal habría sido advertida por su círculo familiar. Según Andreína Baduel, cuando lo trasladaron del centro de detención de máxima seguridad conocido como La Tumba hacia el Helicoide, le permitieron grabar una fe de vida, con el propósito de mitigar las quejas sobre una posible desaparición forzada. “El 2 de octubre nos dieron la grabación, y entonces supimos que su salud estaba en franco deterioro”, dijo Andreína.

Recordó que él se quejaba por las secuelas de una operación a la que fue sometido el 23 de diciembre de 2020, cuando le extirparon una hernia. “El necesitaba atención médica posquirúrgica, y no se la dieron”, afirmó.

Según Andreína Baduel, ante el escándalo suscitado por una nueva muerte en custodia, el SEBIN intentó que Josnars Baduel grabara un testimonio para atribuir el fallecimiento de su padre al COVID-19, pero él se negó.

De la cima al foso

Baduel llegó al tope de la estructura militar venezolana luego de la crisis política de abril de 2002. El entonces presidente Hugo Chávez lo reconoció como el artífice de la operación que lo trasladó desde la base naval de La Orchila hasta Caracas, para reinstaurarlo en el poder. En junio de 2006, Chávez lo ascendió al grado de general en jefe y lo nombró ministro de la Defensa, cargo que ocupó hasta su retiro, en julio de 2007.

Una vez finalizada la carrera militar, Baduel se distanció de Chávez, al punto que en 2007 hizo campaña en su contra durante el referendo aprobatorio del proyecto de una nueva Constitución, una votación que el oficialismo perdió.

Baduel fue detenido en dos oportunidades. En 2009 lo acusaron de instigación a la rebelión, y permaneció encarcelado hasta 2015. Dos años después, sería privado de su libertad nuevamente por órdenes de Nicolás Maduro.

Según la ONG venezolana de derechos humanos Foro Penal, Baduel fue el décimo preso por razones políticas que falleció mientras permanecía en custodia de las autoridades. En la misma lista figura otro militar: el Capitán de Fragata Rafael Acosta Arévalo, muerto en junio de 2019 debido a las torturas que le infligieron sus captores de la Dirección de Contrainteligencia Militar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.