Revelado: Papel de Chávez en la ruta de la cocaína a Europa

0
29
Ninguna fuente con la que hablé acusó al propio Chávez de tener un papel directo en el gigantesco negocio del narcotráfico en Colombia.

Desde hace mucho tiempo se sospecha que el grupo guerrillero Farc dirige la industria de la cocaína en Colombia. Pero, ¿cómo saca la droga del país con tanta facilidad? En una investigación especial, John Carlin en Venezuela informa sobre la notable colusión entre los rebeldes de Colombia y las fuerzas armadas de su vecino


 

John Carlin / The Guardian (Reino Unido) – 25/11/2020

The Guardian, 03/02/2008 – La lógica de la decisión de Rafael parece, en un principio, perversa. Hoy está de regreso en Colombia donde, como guerrillero desertor, vivirá el resto de sus días bajo la amenaza permanente de ser asesinado por sus antiguos compañeros. Venezuela, por otra parte, debería haber sido un lugar seguro para ser guerrillero de las Farc. El presidente Hugo Chávez ha brindado públicamente a las Farc su apoyo político y parece poco probable que el ejército colombiano sucumba a la tentación de cruzar la frontera en violación del derecho internacional.

«Todo esto es cierto», dice Rafael. «El ejército colombiano no cruza la frontera y la guerrilla tiene un pacto de no agresión con el ejército venezolano. El gobierno venezolano permite que las Farc operen libremente porque comparten los mismos ideales bolivarianos de izquierda, y porque las Farc sobornan a su pueblo».

Entonces, ¿de qué se escapó? “De un riesgo mayor que el que corro ahora: de los combates diarios con otros grupos guerrilleros para ver quién controla las rutas del tráfico de cocaína. Hay mucho dinero en juego en el control de la frontera por donde entra la droga desde Colombia. La ruta más segura para transportar cocaína a Europa es a través de Venezuela”.

Rafael es uno de los 2.400 guerrilleros que desertaron de las Farc el año pasado. Él es uno de los cuatro con los que hablé, todos los cuales se habían desanimado por un movimiento revolucionario supuestamente de izquierda cuyo poder e influencia descansan menos en su legitimidad política y más en los beneficios de haberse convertido en la organización de secuestros más grande del mundo y el líder mundial de traficantes de cocaína.

Las Farc han recorrido un largo camino desde sus raíces revolucionarias de izquierda y ahora se las conoce comúnmente en Colombia y en otros lugares como ‘narco-guerrillas’. Expulsada a las zonas fronterizas, se ha vuelto cada vez más irrelevante política y militarmente debido a los esfuerzos combinados del presidente de centro-derecha de Colombia, Álvaro Uribe, y sus principales patrocinadores, Estados Unidos, cuyo Plan Colombia, ideado bajo la presidencia de Bill Clinton, ha invertido cientos de millones de dólares en el ejército y la policía colombianos. Gran parte del Plan Colombia está diseñado para erradicar las vastas plantaciones de coca que cultivan y mantienen las Farc y otros grupos colombianos.

Sin embargo, el impacto en las Farc ha sido ambiguo: sus posibilidades de lanzar una insurrección de izquierda a la manera de los sandinistas de Nicaragua en 1979 son nulas, pero probablemente siempre lo fueron; sin embargo, parece capaz de sobrevivir indefinidamente como fuerza armada como resultado de los ingresos de sus intereses de secuestro, extorsión y cocaína.

Su amigo y vecino Hugo Chávez la ayuda a sobrevivir y prosperar. El mandatario venezolano buscó extraer algo de crédito internacional del papel que desempeñó como mediador en la liberación el mes pasado en territorio venezolano de dos mujeres secuestradas, amigas de Ingrid Betancourt, ciudadana francesa y ex candidata presidencial colombiana retenida por las Farc durante seis años. Pero Chávez no ha denunciado a las Farc por retener a Betancourt y a otros 43 rehenes ‘políticos’.

Hablé extensamente con Rafael (no es su nombre real) y otros tres desertores de las Farc sobre los vínculos entre la guerrilla y la Venezuela de Chávez, en particular su cooperación en el negocio de la droga. Los cuatro se han entregado al gobierno colombiano en los últimos meses bajo un programa oficial para ayudar a los ex guerrilleros a adaptarse a la vida civil.

También hablé con fuentes de seguridad, inteligencia y diplomáticas de alto nivel de cinco países, algunos de ellos cara a cara en Colombia y Londres, algunos de ellos por teléfono. Todos insistieron en hablar extraoficialmente, ya sea por razones políticas o de seguridad, las cuales convergen en las Farc, la organización guerrillera en funcionamiento más antigua del mundo y una que es más rica, más numerosa y mejor armada que cualquier otro cartel de la droga colombiano y está clasificada como «terrorista» por la Unión Europea y Estados Unidos.

Todas las fuentes con las que me comuniqué coincidieron en que elementos poderosos dentro del aparato estatal venezolano han forjado una sólida relación de trabajo con las Farc. Me dijeron que las Farc y los funcionarios del Estado venezolano operaban activamente juntos en el terreno, donde coinciden las actividades militares y del narcotráfico. Pero la relación se vuelve más pasiva, dijeron, menos activamente involucrada, cuanto más alto se asciende en el gobierno venezolano. Ninguna fuente con la que hablé acusó al propio Chávez de tener un papel directo en el gigantesco negocio del narcotráfico en Colombia. Sin embargo, las mismas personas a las que entrevisté lucharon por creer que Chávez no estaba al tanto de la connivencia entre sus fuerzas armadas y el liderazgo de las Farc, ya que también les resultó difícil imaginar que él no tenía conocimiento del grado de participación de las Farc en el comercio de cocaína.

Hice varios intentos por obtener una respuesta oficial a estas acusaciones del gobierno venezolano. Al final, el canciller Nicolás Maduro hizo un pronunciamiento público en Uruguay en el que dijo, sin abordar el fondo de las acusaciones, que eran parte de una campaña ‘racista’ y ‘colonialista’ contra Venezuela por parte del diario español de centro izquierda El País, donde originalmente escribí sobre las Farc y la conexión venezolana.

Lo que nadie discute, sin embargo, es que Chávez es un aliado político de las Farc (el mes pasado pidió a la UE y Estados Unidos que dejen de etiquetar a sus miembros como ‘terroristas’) o que durante muchos años las Farc han utilizado el territorio venezolano como refugio. Una afirmación menos controvertida, hecha por todas las fuentes con las que hablé (incluidas las cuatro guerrillas descontentas), es que si no fuera por la cocaína, el combustible que alimenta la guerra colombiana, las Farc se habrían disuelto hace tiempo.

Los variados testimonios que he escuchado revelan que la cooperación entre Venezuela y la guerrilla en el transporte de cocaína por tierra, aire y mar es tanto extensa como sistemática. Venezuela también está suministrando armas a la guerrilla, ofreciéndoles la protección de sus fuerzas armadas en el campo y brindándoles inmunidad legal de facto mientras realizan su gigantesco negocio ilegal.

El treinta por ciento de las 600 toneladas de cocaína contrabandeadas desde Colombia cada año pasa por Venezuela. La mayor parte de ese 30 por ciento termina en Europa, siendo España y Portugal los principales puertos de entrada. El valor de la droga en las calles europeas es de unos 7.500 millones de libras esterlinas al año.

La infraestructura que Venezuela brinda para el negocio de la cocaína se ha expandido dramáticamente durante los últimos cinco años de la presidencia de Chávez, según fuentes de inteligencia. La decisión de Chávez de expulsar a la Agencia Antidrogas de Estados Unidos de su país en 2005 fue celebrada tanto por las Farc como por los capos de la droga en los carteles convencionales con los que a veces trabajan. Según Luis Hernando Gómez Bustamante, un capo colombiano capturado por la policía en febrero pasado, «Venezuela es el templo del narcotráfico».

Un diplomático europeo con muchos años de experiencia en América Latina se hizo eco de esta opinión. “La llamada nación antiimperialista, socialista y bolivariana que Chávez dice que quiere crear va camino de convertirse en un narcoestado de la misma manera que los miembros de las Farc se han convertido en narcoguerrillas. Quizás Chávez no se dé cuenta, pero, desenfrenado, este fenómeno corroerá a Venezuela como un cáncer ”.

Los desertores que entrevisté dijeron que las autoridades venezolanas no solo brindaron protección armada a al menos cuatro campamentos guerrilleros permanentes dentro de su país, sino que hicieron la vista gorda ante las fábricas de bombas y los programas de entrenamiento de bombarderos que se llevan a cabo dentro de los campamentos de las Farc. Rafael, alto y ágil, con los rasgos faciales esculpidos del clásico ‘guerrillero’ latinoamericano, dijo que fue entrenado en Venezuela para participar en una serie de ataques con bombas en Bogotá, la capital de Colombia.

La cooperación entre la guerrilla colombiana y el gobierno venezolano se extendió, dijo Rafael, a la venta de armas por parte del ejército de Chávez a las Farc; al suministro de cédulas venezolanas a los guerrilleros regulares y de pasaportes venezolanos a los líderes guerrilleros para que pudieran viajar a Cuba y Europa; y también a un entendimiento recíproco por el cual las Farc dieron entrenamiento militar a las Fuerzas Bolivarianas de Liberación, un peculiar grupo paramilitar creado por el gobierno de Chávez supuestamente con el propósito de defender la patria en caso de invasión estadounidense.

Los contactos de Chávez con las Farc se realizan a través de uno de los miembros de la dirección de la organización, Iván Márquez, quien también tiene una finca en Venezuela y se comunica con el Presidente a través de altos funcionarios del servicio de inteligencia venezolano. Como dijo un desertor de las Farc que había ocupado un alto cargo en el departamento de propaganda: “Las Farc comparten tres principios bolivarianos básicos con Chávez: unidad latinoamericana; la lucha antiimperialista; y soberanía nacional. Estas posiciones ideológicas los llevan a converger en el terreno táctico ”.

Los beneficios tácticos de esta solidaridad bolivariana (después del libertador latinoamericano del siglo XIX, Simón Bolívar) alcanzan su máxima expresión en la industria multinacional de la cocaína. Existen diferentes métodos para transportar la droga desde Colombia a Europa, pero lo que todos tienen en común es la participación, por omisión o comisión, de las autoridades venezolanas.

La ruta más directa es la aérea. Aviones pequeños despegan de zonas remotas de la selva en Colombia y aterrizan en aeródromos venezolanos. Luego hay dos opciones, según fuentes de inteligencia. O las mismas avionetas continúan hacia Haití o la República Dominicana (el gobierno de Estados Unidos dice que desde 2006 su red de radares ha detectado un aumento de tres a 15 en el número de ‘vuelos sospechosos’ a la semana desde Venezuela); o la cocaína se carga en grandes aviones que vuelan directamente a países de África Occidental como Guinea-Bissau o Ghana, desde donde continúa por mar hasta Portugal o la provincia noroccidental española de Galicia, los puntos de entrada a la UE Schengen zona.

Un método tradicional menos engorroso para llevar las drogas a Europa en pequeñas cantidades es a través de pasajeros en vuelos comerciales internacionales, ‘mulas’, como las llaman en Colombia. Uno de los guerrilleros desertores con los que hablé, Marcelo, dijo que había participado en ‘ocho o nueve’ misiones de este tipo durante 12 meses. «Operar dentro de Venezuela es lo más fácil del mundo», dijo. ‘Las guerrillas de las Farc están ahí completamente y la Guardia Nacional, el ejército y otros venezolanos en cargos oficiales les ofrecen sus servicios, a cambio de dinero. Nunca hay tiroteos entre las Farc y la guardia o el ejército ”.

Rafael dijo que participó en operaciones a mayor escala, cuyo objetivo final es transportar la cocaína por mar desde los puertos venezolanos en el Mar Caribe. Su rango en las Farc era superior al de Marcelo y tenía acceso a información más confidencial. «Recibes la mercancía en la frontera, traída en camión», dijo. «Cuando llega el vehículo la Guardia Nacional está esperando, ya alerta de que estaba en camino. Ya les han pagado un soborno por adelantado, para que el camión pueda cruzar a Venezuela sin problemas.

A veces nos proporcionan una escolta para la siguiente fase, en la que yo y otros camaradas nos subimos al camión o al coche que lo acompaña. Luego realizamos el viaje de 16 horas a Puerto Cabello, que se encuentra en la costa, al oeste de Caracas. Allí el camión es conducido a un gran almacén controlado conjuntamente por venezolanos y las Farc, que se encarga de la seguridad. Los miembros de la armada venezolana se encargan de los asuntos aduaneros y la salida segura de las embarcaciones. Están atentos a todo lo que está pasando y facilitan todo lo que hacen las Farc».

Rafael describió una rutina similar con los operativos antidrogas que involucran al puerto de Maracaibo que, según fuentes policiales, es ‘una especie de paraíso’ para los narcotraficantes. Entre los cuales -hasta la semana pasada cuando fue abatido a tiros por un cartel rival en un pueblo venezolano cercano a la frontera con Colombia– estaba uno de los ‘capos’ más buscados internacionalmente, un colombiano llamado Wilber Varela, pero más conocido como ‘Jabón’‘Varela y otros como él se instalan en impresionantes casas y compran negocios en quiebra y grandes extensiones de tierra, convirtiéndose casi de la noche a la mañana en personajes de gran valor para la economía local’, dijo una fuente policial. «Venezuela ofrece un plan de seguro de vida perfecto para estos delincuentes».

Esta convergencia ‘táctica’ entre las Fuerzas Armadas venezolanas y las Farc se extiende al terreno militar. Hasta el punto de que, según una fuente de inteligencia de alto rango con la que hablé, la Guardia Nacional tiene puestos de control ubicados alrededor de los campamentos guerrilleros. ¿Para qué? ‘Para darles protección, lo que nos dice que el conocimiento de los estrechos vínculos entre los soldados en el terreno y las Farc llega hasta los niveles más altos de toma de decisiones del ejército venezolano’.

Rafael contó cómo había viajado una vez en automóvil con el capitán Pedro Mendoza de la Guardia Nacional a una base militar en las afueras de Caracas llamada Fuerte Tiuna. Entró con el capitán, quien le entregó ocho rifles. Luego regresaron a la frontera con los rifles en el maletero del automóvil.

Rafael dijo que miembros de la Guardia Nacional también suministraron a las Farc granadas de mano, lanzagranadas y material explosivo para bombas fabricadas con una sustancia a base de gasolina llamada C-4.

Una fuente de inteligencia confirmó que estos pequeños movimientos de armas ocurrieron a gran escala. “Lo que vemos son las drogas que van de Colombia a Venezuela y las armas de Venezuela a Colombia. Los brazos se mueven en un flujo pequeño pero constante: 5.000 balas, seis rifles. Es muy difícil de detectar porque hay muchas redes pequeñas, muy bien coordinadas, todas ellas por especialistas de las Farc ”.

Rafael trabajó directamente con estos especialistas, tanto en el negocio de las armas como en el de las drogas, hasta que decidió que había llegado el momento de cambiar su vida. “En junio y julio había recibido cursos de fabricación de bombas junto a elementos de las milicias de Chávez, las FBL. Allí, en un campamento de Venezuela, aprendimos cómo armar diferentes tipos de minas terrestres y cómo fabricar bombas. También nos enseñaron a detonar bombas de forma controlada utilizando teléfonos móviles ”.

Lo estaban entrenando, dijo, para una misión en Bogotá. ‘Nos dieron fotos de nuestros objetivos. Íbamos a trabajar junto a dos grupos de las Farc con base en la capital. El plan era detonar bombas, pero cuando amaneció la fecha comencé a reflexionar que no podía seguir así. Primero, por el peligro de los enfrentamientos militares que teníamos con el ELN [otro grupo guerrillero de izquierda] en la frontera por el control de las rutas de la droga y, segundo, porque ahora me parecía que había un riesgo muy real de me atraparon y creí que ya había pasado suficientes años en la cárcel por la causa de las Farc. También era muy posible que las fuerzas de seguridad de Bogotá me mataran. Por eso a finales de agosto me escapé y en septiembre me entregué ».

Un diplomático europeo que está bien informado sobre el negocio del narcotráfico en general, y que conoce las denuncias de Rafael, hizo una comparación entre las actividades de las Farc en Venezuela y actividades hipotéticamente similares que involucran a Eta en España.

«Imagínense si Eta tuviera una escuela de fabricación de bombas en Portugal dentro de campamentos protegidos por la policía portuguesa, y que planearan hacer estallar estas bombas en Madrid; imagínense que las autoridades portuguesas entregaran armas a Eta a cambio de dinero obtenido de la venta de droga, en la que también se involucraron las autoridades portuguesas hasta el cuello: sería un escándalo de enormes proporciones. Bueno, eso, en una escala muy grande, es lo que el gobierno venezolano está permitiendo que suceda ahora mismo».

‘La verdad’, dijo una fuente policial de alto rango, ‘es que si Venezuela hiciera un esfuerzo mínimo para colaborar con la comunidad internacional, la diferencia sería enorme. Podríamos capturar fácilmente dos toneladas de cocaína más al mes si tan solo subieran un poco su trabajo policial. No lo hacen porque el lugar sea muy corrupto, sino también, y esta es la razón fundamental, por esta posición «antiimperialista» que adoptan. «Si esto jode a los imperialistas», piensan, «entonces, ¿cómo podemos ayudarlos?» La clave de todo es una cuestión de voluntad política. Y no tienen ninguno ‘.

Ingrid Betancourt, secuestrada por las FAR desde 2002.

Una lógica similar se aplica, según la fuente de inteligencia de más alto rango que entrevisté, con respecto a la otra especialidad de las Farc, los secuestros. «Si Hugo Chávez lo quisiera, podría obligar a las Farc a liberar a Ingrid Betancourt mañana por la mañana. Le dice a las Farc: ‘La entregas o se acabó el juego en Venezuela para ti’. La dependencia de las Farc de los venezolanos es tan enorme que no podían permitirse el lujo de decir que no ”.

Una nación en guerra

  • Colombia, el centro del comercio mundial de cocaína, ha soportado una guerra civil durante décadas entre rebeldes de izquierda con raíces en la mayoría campesina y paramilitares de derecha con vínculos con los terratenientes coloniales españoles.
  • Manuel ‘Tirofijo’ Marulanda nombró a su banda guerrillera Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia en 1966.
  • Se cree que las Farc tienen unos 800 rehenes. La más destacada es Ingrid Betancourt, de 45 años, cautiva desde 2002.
  • Cada miembro de las Farc hace un voto de luchar por la ‘justicia social’ en Colombia.
  • Se cree que alrededor de un tercio de los guerrilleros de las Farc son mujeres.
  • El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, está presionando por el ‘socialismo bolivariano’, mientras que el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, es un conservador de libre mercado.

  • Artículo publicado en inglés en The Guardian el día 03/02/2008
  • Artículo traducido al español mediante Google Translator.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.