Asesinatos de 149 mineros revelan la fiebre del oro con tortura y deforestación en Venezuela

0
43
Región conocida como el Arco Minero de la Muerte.

La intención del gobierno de Maduro era tener el oro como una alternativa económica al petróleo, especialmente después de la caída en la producción y los precios del combustible, pero no hay evidencia de que el mineral esté contribuyendo a la economía venezolana


 

Marcia Carmo / BBC News (Brasil) – 04/08/2020

La búsqueda de oro y diamantes en una de las zonas más ricas en minerales de Venezuela se ha convertido en una pesadilla para quienes abandonaron las ciudades con la esperanza de tener la oportunidad de prosperar en su propio país. El lugar, sin agua corriente, electricidad y baños, donde se explota laboralmente a los niños y el control lo tienen pandillas delictivas que se hacen llamar «sindicatos», que gobiernan a los mineros, quienes son víctimas de castigos crueles, «como disparos en las manos» y «asesinatos», cuando desobedecen a los pandilleros.

La región del Arco Minero del Orinoco (AMO), entre los estados Bolívar, Delta Amacuro y Amazonas, en la frontera con Brasil, registró la muerte de al menos 149 mineros desde 2016. El área minera es objeto de quejas por la prostitución y la explotación sexual de adolescentes y la trata de mujeres que se ha convertido en una amenaza para las comunidades indígenas con la proliferación de la malaria, el envenenamiento por mercurio, además de la presencia de grupos armados que se imponen por la violencia.

La calamidad es parte del informe del alto comisionado de las Naciones Unidas para los derechos humanos, ex presidenta chilena Michelle Bachelet. «Las personas que trabajan en la región del Arco Mineiro do Orinoco están atrapadas en un contexto de explotación laboral generalizada y altos niveles de violencia por parte de grupos criminales que controlan las minas. Personas entrevistadas por el ACNUR (personal del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos) indicó que aquellos que no siguen las reglas impuestas por las pandillas están sujetos a castigos corporales. Los castigos incluyen asesinatos «, dice el informe.

El documento establece que los grupos criminales actúan con el consentimiento de los comandantes militares a cambio de sobornos. Esta inmensa región, que representa alrededor del 12% del territorio nacional, fue creada, oficialmente, por un decreto del presidente Nicolás Maduro, en 2016. El gobierno la calificó como un área de «desarrollo estratégico». La medida ha sido fuertemente criticada por ecologistas. En sus redes sociales, opositores, como el diputado Americo de Grazia, del Estado de Bolívar y crítico de Maduro, se refieren a la deforestación y otras irregularidades causadas por la minería, por lo cual lo llaman el «Arco Mineiro de la Muerte», que solo produce «oro de sangre» y daño ambiental. Los opositores también denuncian que entre los grupos criminales que allí operan hay miembros de la guerrilla colombiana, pero el informe de la ONU no menciona estos grupos de modo específico.

En una entrevista, el biólogo venezolano Alejandro Álvarez, coordinador general de la ONG Clima21 – Medio Ambiente y Derechos Humanos, cuyo trabajo fue citado en el informe de la ONU, dijo que, en su opinión, el documento no incluía más datos probados por investigadores de diferentes nacionalidades sobre la situación en la región mencionada por Bachelet. «El informe podría haber incluido aún más detalles disponibles sobre qué grupos criminales que están afectando a esa región de Venezuela. Hay documentos serios al respecto. Y la parte de la información ambiental fue insuficiente. No pudo incluir, por ejemplo, el nivel de deforestación en la región. (del Arco Minero del Orinoco)», dijo el experto, que estudia el impacto del mercurio y otros factores en el medio ambiente venezolano.

En el informe se citan varios ejemplos de delitos ocurridos en la zona del garimpo en los dos últimos años.

‘disparos en las manos’ y ‘descalzos’

Sin embargo, el informe de las Naciones Unidas cita detalles de la crueldad que prevalece en esta fiebre del oro venezolana. El documento cita entrevistas con ex mineros y testigos de la violencia en el sitio, además de hacer referencia a investigaciones y otras quejas anteriores que ya señalaron la serie de males en el AMO. Informa que los mineros no tienen experiencia en este campo e ingresan a las minas sin equipo e incluso descalzos.

En el texto, se citan varios ejemplos de crímenes ocurridos en el área minera, en los últimos dos años, entre 2018 y 2020. «Un minero fue golpeado en público por robar un cilindro de gas; un joven recibió un disparo en la mano por robar una hebilla de oro; una mujer fue golpeada por robar un teléfono de uno de los miembros del sindicato; un minero tuvo un corte en la mano por no haber declarado una pepita de oro», se apunta en el informe de la ONU que se presentó a los 47 estados miembros del Consejo de Derechos Humanos en Ginebra, Suiza. La serie de crímenes, descritos en el documento, incluye, según la información recibida por la organización, el asesinato de dos adolescentes, ejecutados después de que fueron acusados ​​de ser agentes infiltrados de un ‘sindicato’ opositor.

Los dramas tienen lugar en un país que ha estado en las noticias por sus dificultades políticas, económicas y sociales generalizadas, que han provocado que miles de venezolanos abandonen el país y que, en muchos casos, están regresando a su tierra natal ante las dificultades de la pandemia.

Fosas clandestinas

El informe también señala el hecho de que los cuerpos de los mineros muertos serán arrojados a sepulturas clandestinas. «Según la información recibida por el ACNUDH, los cadáveres de los mineros a menudo son arrojados a pozos abandonados que funcionan como fosas clandestinas. El ACNUDH ha documentado cinco casos de personas que desaparecieron mientras trabajaban en las minas entre 2016 y 2020. Sus familiares dijeron que las personas de región tiene miedo de hablar sobre las desapariciones», dijo el informe.

Los crímenes se explican por casos de robo, desconfianza, traiciones amorosas y disputas por el control de minas, que incluyen enfrentamientos violentos que ocurrieron entre marzo de 2016 y marzo de 2020, según el informe. Fue en estas confrontaciones que 140 hombres y nueve mujeres habrían muerto, según el documento. «La mayoría de las víctimas eran mineros o miembros de grupos criminales, objetivos de personas armadas de otras pandillas. En ocho de estos incidentes, miembros de las fuerzas de seguridad estatales, responsables de las operaciones de vigilancia en el área, estuvieron involucrados en las muertes. El ACNUDH solicitó información al gobierno (venezolano) sobre estos incidentes, pero no recibió respuestas», dijo el informe.

Nicolás Maduro decretó el Arco Minero del Orinoco como zona estratégica de desarrollo.

Los casos de violencia ocurren a pesar de la fuerte presencia militar en el AMO y municipios vecinos. Cuando se creó el Arco Minero, por decreto, se estableció que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) debe ser responsable de «proteger y mantener» las actividades industriales en la región. Los funcionarios militares, según el informe, informaron al ACNUDH de los problemas de seguridad, especialmente con la entrada de grupos criminales en el área de la mina. También informaron que supuestamente el gobierno está «haciendo esfuerzos» para regularizar la minería y «neutralizar los grupos criminales» con operaciones especiales de seguridad.

El gobierno también dijo que implementó lo que llamó «Manos de Metal» para combatir el tráfico ilegal de oro, que bloqueó más de 400 cuentas criminales y que 22 personas fueron arrestadas. Pero el ACNUDH entendió que «los esfuerzos del gobierno son insuficientes» para organizar y regularizar la actividad minera en el área de AMO, ya que incluso detectó trabajo infantil, entre otras irregularidades en la región.

Indígenas

La fiebre del oro ya ha afectado el ecosistema de la región, donde se estima que hay más de 7.000 toneladas en reservas de oro, cobre, diamantes, bauxita y otros minerales. Según el informe de la ONU, el Arco Minero del Orinoco afecta los territorios tradicionales de dieciséis grupos indígenas que viven en casi doscientas comunidades en esta región y más allá. «La presencia de grupos armados y el daño ambiental causan la pérdida de territorios tradicionales y recursos naturales y afectan la conservación y protección del medio ambiente», dice el informe. La falta de demarcación de las tierras indígenas complica aún más la situación de sus habitantes, advierte el documento.

Las comunidades indígenas denunciaron, según el informe, que en noviembre pasado, miembros de un grupo criminal atacaron con armas a la comunidad de Ikabaru, en el territorio indígena Pemón, en el estado Bolívar. Según se informe, en el ataque murieron ocho personas, entre ellas un indígena, un adolescente y un oficial de policía. «Los pueblos indígenas también han denunciado los abusos contra los derechos humanos cometidos por grupos criminales en el territorio de las comunidades Ye’kwana y Sanema, dentro de AMO», dijo. «Incluyendo el robo y el abuso de mujeres. El 6 de mayo de 2020, uno de estos grupos emboscó a los residentes indígenas en la puerta de una de las minas y mató a un indígena y secuestró a una mujer indígena Ye’kwana, quien fue rescatada por fuerzas militares», dice el documento.

La intención del gobierno de Maduro era tener el oro como una alternativa económica al petróleo.

Mercurio y petróleo

Hablando desde Caracas, el biólogo venezolano Alejandro Álvarez dijo que el alto nivel de mercurio, utilizado en la minería, ha contaminado ríos y peces en la región y afecta la salud de las poblaciones del área. «La gente comienza a entrar en contacto con este mercurio. Y lo que queda de mercurio tras la explotación del oro se arroja al suelo y afecta los ríos y peces en la Amazonía venezolana (los estados Bolívar y Amazonas), en la frontera con Brasil», dijo.

Recordó que la intención del gobierno de Maduro, según lo informado por la prensa local, era tener el oro como una alternativa económica al petróleo, especialmente después de la caída en la producción y los precios del combustible, pero no hay evidencia de que el mineral esté contribuyendo a la economía venezolana. El experto citó informes que apuntan a los efectos del mercurio en los niños, con un 38% de ellos con niveles de mercurio superiores a los valores estimados nocivos por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Muchos, señaló, tienen síntomas de intoxicación, deficiencias neurológicas y defectos de nacimiento.

Además de la información y las alertas sobre la situación en el Arco Minero del Orinoco, el informe de las Naciones Unidas señala, en detalle, otras violaciones a los derechos humanos en el resto del país, como casos de torturas, de encarcelamientos y muertes sin justificación a manos de las fuerzas de seguridad.


  • Artículo publicado en BBC News Brasil el día 24/07/2020
  • Articulo publicado originalmente en portugués en https://www.bbc.com/portuguese/internacional-53508543
  • Artículo traducido al español por la Redacción de El Libertario

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.