Cómo el chavismo ha nacionalizado criminales para «defender la revolución»

0
39
La cédula venezolana de alias Edward.

El terrorista del ELN, Álvaro Díaz Tarazona, no es el único criminal con cédula venezolana


 

Sabrina Martín / PanAm Post (Latinoamérica) – 23/07/2020

El régimen de Nicolás Maduro no escatima en otorgarle documentos de identificación a criminales de índole internacional vinculados a grupos terroristas; tal es el caso de Álvaro Díaz Tarazona, alias Edward, guerrillero colombiano del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Iván Simonovis, comisionado Especial de Seguridad e Inteligencia de la presidencia interina de Juan Guaidó, confirmó que el jefe guerrillero colombiano fue nacionalizado venezolano y como prueba expuso la cédula de identidad que le fue otorgada con el número 25.712.140.

Al ser consultada en el Consejo Nacional Electoral (CNE), se evidencia que el guerrillero ahora tiene derecho a votar en Venezuela en el estado Apure, específicamente, en la Escuela Primaria Bolivariana Caño Regreso.

“A Alex Saab lo nacionalizaron, el jefe Guerrillero del ELN, Alvaro Díaz (a) Eduard también resultó favorecido con una identidad legal venezolana. Con ese libertinaje el régimen ha entregado miles de documentos a guerrilleros y a terroristas que atentan contra la seguridad del mundo”, señaló Simonovis.

Al PanAm Post llegó información de que recientemente a clínicas privadas han acudido ciudadanos extranjeros tanto rusos como árabes para hacerse chequeos de rutina, lo curioso de esto, es que según una fuente ligada a los centros de salud, estos «pacientes» llegaban con cédula venezolana pero con sus respectivos traductores pues no hablaban español.

En 2015 el PanAm Post también publicó un reportaje sobre cedulación ilegal en Venezuela. En esa oportunidad se descubrió cómo un alcalde en el estado Mérida promovió la instalación de un centro clandestino de cedulación el mismo día de las elecciones parlamentarias, y en una institución pública de la entidad que era utilizada para el PSUV, partido de Gobierno.

Personas prestaban sus rostros, para que se les adjudicaran números de cédulas de fallecidos y de esa manera poder ejercer el voto en más de una oportunidad. Las pruebas también fueron publicadas por este portal.

Pasaportes y cargos diplomáticos a terroristas

El régimen tirano también beneficia a personas vinculadas con el crimen internacional otorgándoles documentación. El caso del empresario colombiano Alex Saab, testaferro de Maduro, es ejemplo de ello.

Saab que fue detenido en Cabo Verde por delitos de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo, contaba con pasaporte diplomático venezolano auspiciado por el régimen de Nicolás Maduro; aunque no usó dicho documento para ingresar al país africano, fue la tiranía la que admitió haberle entregado el pasaporte para fungir como supuesto agente del chavismo.

Pero el empresario colombiano no es el único criminal que cuenta con identificación; hay que recordar también a Ghazi Nasr al Din (mejor conocido como Ghazi Atef Nassereddine), pieza clave de Hezbolá en Venezuela.

Nasr al Din, quien se encuentra en Venezuela, fue diplomático de Nicolás Maduro, ministro consejero de Venezuela en Siria y además tiene un «clan familiar» con poder económico dentro del país suramericano.

En 2008 Nasr al Din fue sancionado por Estados Unidos por facilitar la conexión del gobierno de Venezuela con Hezbolá y en 2015 fue calificado como una persona de interés del FBI.

Ghazi Nasr al Din cuenta con la Cédula de Identidad Nº 18.190.527; sirvió, supuestamente, como encargado de Negocios de la Embajada de Venezuela en Damasco, Siria, y fue nombrado posteriormente Director de Aspectos Políticos de la Embajada de Venezuela en el Líbano. En 2016 aparecía en el Consejo Nacional Electoral como elector desde Damasco en Siria, pero ahora aparece como elector en Caracas.

Según la revista brasileña Veja, fuentes declararon en 2015 que Nasr al Din presuntamente mantenía una red de fabricación y distribución de pasaportes venezolanos auténticos que eran proporcionados para ocultar las verdaderas identidades de los terroristas.

«Él llegó a Venezuela en los años 90, ascendió a la Cancillería, fue diplomático y fue enviado a Siria para ser ministro consejero en Siria, estuvo principalmente encargado de la embajada en ese país y antes de la guerra civil en Siria en 2011, él estaba en Damasco conectando las redes subversivas que existen en ese país con las redes subversivas de Venezuela y con el Líbano»contó a PanAm Post Joseph Humire, experto en seguridad hemisférica y director ejecutivo del Centro para una Sociedad Libre y Segura con base en Washington DC.

«Él es descendiente libanés y es considerado como el principal nexo con el gobierno de Venezuela y Hezbolá. Trabajó con Nicolás Maduro cuando fue canciller y también fue prácticamente los ojos y oídos de El Aissami en el Medio Oriente durante mucho tiempo», agregó.

«Nasr al Din está en Venezuela, pero  se mueve mucho, a veces está en Colombia, República Dominicana, en México. Está bajo sanciones de Estados Unidos y está siendo buscado por el FBI, pero no está solicitado por la Interpol. Tiene tanto poder que fue una de las principales personas encargadas de diseñar el sistema migratorio que Venezuela utilizó para aportar pasaportes a Hezbolá», agregó Humire.

Nasr al Din ha sido entrevistado en reiteradas ocasiones por medios afines al chavismo como Telesur y RT, lo califican de «internacionalista».

Hay que recordar que el gobierno de Hugo Chávez propició el tráfico humano en el mundo con la entrega ilegal de al menos 10.000 pasaportes venezolanos a ciudadanos de Siria, Irán y otros países del Medio Oriente.

El coronel venezolano Vladimir Medrano Rengifo, exdirector general de la Oficina de Identificación, Migración y Extranjería de Venezuela, dijo a El Nuevo Herald que al país suramericano llegaban al menos 800 personas mensuales —entre mayo del 2008 y octubre del 2009— con pasaporte ilegal.

Medrano explicó que El Aissami, cuando fungía como ministro de Relaciones Interiores, le ordenó que no deportara a los ciudadanos que ingresaban al país con documentos irregulares. «Los pasaportes eran legítimos, de curso legal, pero las personas que portaban los documentos no eran realmente venezolanas», explicó.

En 2015 un funcionario del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), identificado como Misael López Soto, quien supuestamente fue consejero de la embajada venezolana en Irakconfesó que fue testigo de que el Gobierno venezolano entregó documentos diplomáticos a terroristas del Medio Oriente.

López explicó en un video que empleados de la embajada venden visas, pasaportes, cédulas de identidad y certificados de nacimiento venezolanos a personas de Siria, Palestina, Irak y Pakistán que pagaron entre USD $5.000 y USD $15.000 para obtener los documentos “bajo la mirada complaciente de las autoridades diplomáticas venezolanas”.

Las declaraciones de López Soto coinciden con detenciones de ciudadanos que han sido capturados con pasaportes venezolanos.

En 2003 fue detenido en el Reino Unido Hasil Mohammed Rahaham-Alan, quien viajaba con un presunto pasaporte venezolano y llegó en un vuelo de British Airways al aeropuerto de Heathrow, muy cerca de Londres. Su vuelo partió de Caracas e hizo escalas en Colombia y Barbados; llevaba una granada en su equipaje lo que ameritó la evacuación del terminal y el movimiento de militares.


  • Artículo publicado en PanAm Post el día 22/07/2020
  • Sabrina Martín / Periodista del PanAm Post, locutora venezolana con base en Lima. Venezolana, egresada de la Universidad Arturo Michelena. Fuente: política y economía. Especialista en comunicaciones corporativas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.