Revelan entramado de corrupción entre bancos y «bolichicos» para saquear Venezuela

0
17
Revelan entramado de corrupción entre bancos y «boligarcas» para saquear Venezuela (Archivo).

En el informe emitido por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación se reportaron transacciones sospechosas en bancos vinculadas con Venezuela que involucran más de $4.800 millones de dólares


 

Milagros Boyer / PanAm Post (Latinoamérica) – 24/09/2020

Un informe publicado recientemente por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación reveló que al menos dos venezolanos estuvieron involucrados en varias transacciones millonarias con fondos presuntamente ilícitos en bancos globales. En los reportes figura el nombre de un magnate de la construcción con altos vínculos con el régimen de Nicolás Maduro, así como también un funcionario chavista señalado de ser testaferro de Tareck El Aissami.

Estos documentos expuestos por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ en inglés) contienen datos sustraídos de 2.100 reportes de actividades sospechosas (SAR en inglés), que son presentados por los bancos y demás firmas financieras a la Red de Cumplimiento de Delitos Financieros (FinCEN en inglés), una agencia del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

A su vez, se refleja que entre 2009 y 2017 se reportaron transacciones sospechosas vinculadas con Venezuela que involucran más de $4.800 millones de dólares. De este monto, 70 % estuvo entrelazado con recursos públicos y tenían al Ministerio de Finanzas o también a Pdvsa como protagonista en la mayoría de las operaciones.

Los documentos también revelan cómo los bancos en Europa y Estados Unidos habrían facilitado el flujo de dinero desde Venezuela, a pesar de los señalamientos de irregularidades financieras.

Entre las aseveraciones hechas por ICIJ sustentadas por registros y otros documentos, figura que los bancos suizos CBH (Compagnie Bancaire Helvétique) y Julius Baer Group, ayudaron a los venezolanos a sacar efectivo del país, estableciendo cuentas en el extranjero que ocultaban el origen de su dinero.

Otras entidades como JP Morgan Chase, con sede en Nueva York, y Standard Chartered, con sede en Londres, también habrían procesado transacciones cuestionables mientras se desempeñaban como «bancos corresponsales», es decir, como intermediarios en las conexiones de los prestamistas más pequeños al sistema financiero global.

Alejandro Ceballos, el magnate de la construcción

Entre los venezolanos que se mencionan en la investigación del ICIJ figura Alejandro Jesús Ceballos Jiménez, un empresario de la construcción que preside Inversiones Alfamaq del Grupo 7C, compañía heredada de su madre, que obtuvo decenas de contratos durante el régimen de Chávez para la construcción de escuelas, plantas de potabilización de agua y otros proyectos de mayor envergadura como la renovación del Poliedro de Caracas.

De acuerdo con el informe, hubo varios contratos que fueron concedidos a la constructora de Ceballos y dieron mayor solidez a los lazos que mantiene esta empresa ahora con la dictadura de Nicolás Maduro. Esta relación no escapó a las investigaciones de la Asamblea Nacional que le señaló por su presunta participación en varios planes para robar recursos públicos.

«El reporte de ICIJ también indica que fue desde el inicio de la denominada «Misión Vivienda» cuando empezó este entramado de corrupción con los Ceballos. En 2012 se dio el otorgamiento de un contrato de 126 millones de dólares a Energy Coal SPA, una empresa energética italiana, para ejecutar la construcción de 1.540 departamentos destinados a familias de bajos recursos en San Francisco de Yare, estado Miranda.»

Este trato comprendía el intercambio de coque (un combustible derivado del carbón) que aportaría la dictadura a esta empresa a cambio de recibir las viviendas. Sin embargo, dicha compañía no tenía noción sobre el rubro de construcción y subcontrató para el trabajo a Sarleaf Limited, una sociedad basada en Londres, controlada por Ceballos y sus familiares.

La participación de los Ceballos fue encubierta por abogados suizos «por motivos de seguridad» para  “proteger a su familia de estar expuesta en Venezuela”, informó posteriormente el Banco Espirito Santo al Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Este banco que se encontraba radicado en Portugal —y fue disuelto— también figuró como eje de varias operaciones de los Ceballos. Se habla una movilización cercana a los cien millones de dólares fuera de Venezuela, antes de que la entidad fuese investigada por lavado de dinero. A su vez, su representación en Miami procesó transacciones vinculadas con Ceballos por más de $262 millones de dólares.

En otro de los reportes del Banco Espirito Santo también se habla de la distribución de dinero que hizo su sociedad radicada en Londres, Sarleaf Limited, y se explica que esta compañía distribuyó millones de dólares cuentas bancarias de la familia Ceballos.

Entre 2013 y 2014,  Sarleaf Limited habría recibido al menos $146 millones de dólares provenientes de agencias y entes públicos venezolanos, entre ellos Pdvsa y el programa de combate a la pobreza llamado “Misión Che Guevara”.  Ceballos es uno de los al menos siete magnates venezolanos cuyas operaciones financieras se revelan en los archivos FinCEN, todas vinculadas a los dictadores Chávez y Maduro.

Samark José López Bello y su turbia conexión con Tareck El Aissami

Otro nombre que se muestra en los informes el de Samark José López Bello, señalado de ser testaferro del actual ministro de Petróleo de la dictadura venezolana, Tareck El Aissami, que cuenta con negocios en el área de alimentos y construcción y quien en una oportunidad cumplió funciones como director de Planificación del gobierno de Mérida, señaló El Tiempo.

López Bello es descrito como un «representante clave» de El Aissami, según del Departamento del Tesoro de Estados Unidos. A su vez, la Oficina de Control de Activos del Departamento del Tesoro (OFAC) incluyó a ambos en una lista de narcotraficantes y en marzo de este año un jurado de instrucción en Nueva York presentó cargos de conspiración para defraudar a Estados Unidos y lavado de dinero.

«El informe revelado por el ICIJ, indica que López Bello realizó al menos dos transacciones sospechosas entre 2013 y 2016, que tendría como fin el movimiento de 1.4 millones de dólares entre cuentas. Algunas de estas operaciones, según un informe de FinCEN llamado ‘Resumen semanal de cleptocracia’, fueron ejecutadas por Banesco EEUU, mientras El Aissami fue gobernador del estado de Aragua en Venezuela.»

Lo reflejado en los SAR indica que López Bello y una de sus empresas en Florida manejaron $400.000 dólares en transacciones sospechosas. La compañía que fue bloqueada posteriormente era propietaria de un condominio frente al mar en Miami y disuelta en 2018.

En una carta a ICIJ, López Bello escribió que “todas y cada una de las transacciones que involucran a 1425 Brickell Ave 63-F LLC (su compañía en Estados Unidos) fueron transferidas con el único propósito de adquirir el condominio referenciado en Miami, Florida” y que compró este inmueble usando «ahorros personales y dividendos que obtuve legalmente de mis compañías operativas».

Alejandro Betancourt, uno de los «bolichicos»

De acuerdo con el reportaje de la ICIJ, el banco CBH radicado en Suiza también ha sido objeto de señalamientos por sus presuntos vínculos con la corrupción. El venezolano Alejandro Betancourt, quien es fundador de Derwick Associates, una empresa de energía que obtuvo miles de millones con contratos adjudicados por el régimen, para reparar el sistema eléctrico del país, fue uno de sus clientes.

Este tipo de operaciones y licitaciones le valió a Betancourt y a sus jóvenes socios el apodo de “bolichicos”. Los archivos presentados por el ICIJ también visibilizan los vínculos del banco suizo CBH con Betancourt, pues muestran alertas por decenas de pagos sospechosos que involucran a Derwick, CBH y el banco suizo Julius Baer.

Ejemplo de ello fue una transacción hecha por Derwick, que involucraba cerca de $12 millones de dólares a una compañía llamada Mediterráneo Global Investments, un pago calificado como sospechoso por el banco que lo realizó. En 2018 el Departamento de Justicia de Estados Unidos acusó a Francisco Convit y a otros siete ejecutivos de Derwick en una supuesta red de sobornos y lavado de dinero, en aquella oportunidad Betancourt fue llamado en condición de testigo.

Esto sería la primera parte de los reportes que saldrán a la luz, producto de la filtración de documentos que dejan el desnudo las transacciones de origen ilícito que se gestan en el seno de los bancos.


  • Milagros Boyer / Milagros es periodista venezolana radicada en Argentina. Licenciada en Comunicación social y magíster en Literatura con experiencia en la cobertura de política, así como economía latinoamericana.
  • Artículo publicado en PanAm Post  el día 21/09/2020

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.