¿Cuál es el destino de Maduro luego del informe de la ONU?

0
16
En la Corte Penal Internacional reposa un expediente contra Nicolás Maduro por crímenes de lesa humanidad. (Archivo).

Pinochet fue enjuiciado por terceros países gracias a la jurisdicción universal, el exdictador fue acusado por cometer crímenes de lesa humanidad, igual que el tirano Maduro. ¿Tendrán el mismo destino, aunque los casos sean distintos?


 

Emmanuel Alejandro Rondón / PanAm Post (Latinoamérica) – 22/09/2020

Los venezolanos en innumerables ocasiones han pedido a la comunidad internacional el cese de la ambigüedad con respecto a la postura frente a las violaciones de DDHH por parte de la tiranía de Nicolás Maduro. Los organismos multilaterales, como Naciones Unidas, estuvieron durante mucho tiempo en una zona de confort donde evitaron tomar posiciones férreas contra el régimen. Una forma de diplomacia burocrática que no representaba peligro alguno para el chavismo. Pero al parecer, eso puede cambiar, y el punto de partida irrumpe con el último informe presentado por la ONU donde se calificó a Maduro —y a otros altos jerarcas chavistas— como perpetradores de crímenes de lesa humanidad.

Para tener un poco de contexto histórico, hay varios «gobiernos en el mundo que han sido acusados de crímenes de lesa humanidad por misiones de la ONU mientras estaban en funciones, como por ejemplo el de Bashar al Assad, en Siria». (BBC)

Pero no existe precedente de un informe tan contundente contra algún régimen o gobierno en América Latina, por lo que el informe contra Maduro y el chavismo es caso único. El documento de más de 400 páginas, para tenerlo en cuenta, giró en torno a los siguientes términos: ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias, torturas y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes ejecutados desde el 2014.

¿Cuál es el destino de Maduro?

Hay tres posibles escenarios que pueden darse a raíz del informe de la ONU: aplicar la jurisdicción universal, un caso de Estado vs. Estado en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), o la actuación de la Corte Penal Internacional (CPI) que ahora tiene al organismo mundial por excelencia (ONU) y al organismo regional más importante (OEA) coincidiendo en que el régimen chavista es promotor de crímenes de lesa humanidad.

El informe contra los perpetradores de crímenes en Venezuela podría traer consecuencias similares a las que enfrentó el exdictador chileno, Augusto Pinochet: «Cuando se trata de crímenes tan graves también existe lo que se conoce como la jurisdicción universal. De acuerdo con el derecho internacional, cualquier tribunal en el mundo podría iniciar investigaciones y enjuiciamientos en contra de estas personas (los acusados), incluso si se encuentran en otro país y si el delito se cometió en el extranjero», explica Marco Roscini, profesor de Derecho Internacional de la Universidad de Westminster, para la BBC.

Esto es importantísimo remarcarlo: días atrás, Maduro y Diosdado eran narcotraficantes —perseguidos por EEUU—, hoy su estatus criminal se elevó a la enésima potencia, pues son criminales de lesa humanidad  —pueden ser enjuiciados casi a nivel global—, no es un dato menor. Esto fue explicado por Diego Arria, quién conversó con el PanAm Post para analizar las diferentes situaciones que pueden ocurrir a raíz del informe de la ONU.

¿Qué tiene que ver Pinochet con esto?

Recientemente, el diario ABC de Españapublicó un artículo titulado «Maduro puede ser enjuiciado por terceros países como Pinochet por crímenes de lesa humanidad», allí se reseñan las palabras de la embajadora venezolana en Guatemala, María Teresa Romero, para CNN Radio: «Al elevar este informe a nivel internacional, las personas mencionadas pueden ser enjuiciadas en cualquier país con jurisdicción universal, esto significa que hay capacidad para juzgar delitos internacionales sin importar la nacionalidad o el lugar donde se haya cometido el delito del imputado, como se juzgó en su día a Augusto Pinochet».

¿Qué podría ocurrir? Que si algunos de los señalados por la ONU viajan a algún país donde tienen un proceso abierto podrían ser encarcelados, aunque lo normal es que el proceso se abra cuando estos estén bajo custodia.

Pero claro, Maduro no es el único que podría ser enjuiciado, pues el informe que detalló 223 casos de tortura y malos tratos sobre más de 2.000 personas que han sido víctimas de tratos inhumanos, también apuntó contra Diosdado Cabello, el segundo hombre del chavismo, y a Néstor Reverol y Padrino López.

Otro elemento a tener en cuenta es que Maduro, aún, es reconocido por varios países como presidente y goza de esta inmunidad presidencial. De hecho, la ONU así lo legitima. Y la realidad es que es improbable que Maduro viaje a un país donde no se lo considere presidente.

Aunque, el exembajador y diplomático de gran trayectoria ante las Naciones Unidas, Diego Arria, consideró que esto es importante, pues el régimen tiene una cadena de mando y los detenidos pueden ayudar a la liberación de Venezuela. De hecho, en la actualidad hay un caso que lo ejemplifica, el de Alex Saab en Cabo Verde.

Arria, además, admitió que la opción que más le gustaba, y la que ve más factible, es la jurisdicción universal porque «no depende de peticiones internacionales, sino de acciones unilaterales».

Las otras ventanas

Luego hay otros dos escenarios —previamente mencionados— el abanico de posibilidad que tienen la CIJ y la CPI.

¿Dónde intercedería la CIJ? Si algún Estado denuncia o acusa a la tiranía de Maduro como un Estado genocida o perpetrador de crímenes de lesa humanidad. Ejemplo: Gambia cuando acusó a Birmania de cometer un genocidio contra la minoría musulmana rohinyá. Aunque esta opción es la más improbable de las tres en el caso Venezuela, según señaló Roscina a la BBC.

Por otro lado, con la Corte Penal Internacional, sí se debe hacer un trabajo hasta agotar las últimas instancias y es presionar para que estos, de una vez por todas, dejen de especular con la investigación preliminar y pasen a realizar una investigación completa e independiente.

El problema es que la CPI ha sido extremadamente ineficiente e incapaz de encontrar culpables a pesar de que en el mundo mueren cientos miles de personas porque se le violan sus derechos humanos. No es un caso exclusivamente con Venezuela, que desde 2018 se encuentra en una investigación preliminar por la Corte Penal y aún no han acelerado el proceso pese a los constantes atropellos de la tiranía.

Lo positivo del reciente informe de la ONU, que fue mucho más duro que los anteriores, es que este sí coincide «casi exactamente lo mismo que el de la OEA publicado en el 2018», indicó Arria, quien además explicó: «Esto valida, confirma y corrobora la posición del secretario general Almagro, que tomó esa iniciativa y la presentó ante la Corte Penal Internacional. Entonces, la CPI, tiene nada menos, un informe del organismo mundial —que es la ONU— y un informe del organismo regional — que es la OEA— que coinciden ampliamente para aseverar que en Venezuela se perpetran crímenes de lesa humanidad».

En síntesis, hay que seguir insistiendo y presionando con la CPI porque es la entidad que corresponde. Así como la ONU, que siempre parece estar del lado incorrecto de la historia, terminó dándole un revés al régimen, la CPI podría contribuir con una serie de sanciones contra la tiranía.

Bien vale recordar que EE. UU., recientemente, sancionó a la fiscal general de la Corte Penal internacional, Fatou Bensouda. Hace un par de meses, Bensouda anunció «avances significativos» en la investigación preliminar contra el régimen. También prometió que en los próximos meses habría una resolución.

«No toleraremos los intentos ilegítimos de la CPI de poner a los estadounidenses bajo su jurisdicción», dijo el secretario de Estado, Mike Pompeo.

Hay que recordar algunas de las atribuciones y condenas de la Corte Penal Internacional: imposición de períodos de encarcelamiento muy prolongados que pueden llegar hasta los treinta años, incluso puede dictaminar una cadena perpetua cuando se justifica por la gravedad del caso. La CPI puede, además, imponer multas, decomisos, entre otras medidas. Lo que está fuera de su alcance es la pena de muerte.


  • Artículo publicado en PanAm Post el día 21/09/2020
  • Emmanuel Rondón / Periodista en formación. Énfasis en el área política y deportiva. Miembro del staff del PanAm Post, columnista y redactor de artículos especiales deportivos en VAVEL España, radio y tv en Paraguay. Twitter: @rondon_emma26.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.