Raúl Isaías Baduel, el terror de Maduro

0
76
El general Raúl Isaías Baduel leva 14 años preso con un corto intervalo de libertad condicional y sin derecho a la defensa.

Desde el 2 de abril de 2009 lo mantienen en prisión, esto básicamente por haberse opuesto en 2007 a la propuesta de Chávez de reformar la constitución con el propósito de hacer más expedita la construcción de su socialismo


 

Carlos Ramírez López / Carlos Ramírez López (Venezuela) – 26/03/2021

“El odio es la venganza de un cobarde intimidado”. Esta frase de George Bernard Shaw podría tenerse como el resumen de la dramática relación que hubo entre Hugo Chávez y Raúl Isaías Baduel y que luego prosiguió con Nicolás Maduro, pero en éste predominando la cobardía que se manifiesta en la diabólica saña que no se limita a mantenerlo encarcelado por años sin atención a regla legal alguna, sino que la extiende a los hijos del prisionero en la mayor demostración de maldad y cobardía que se haya visto en la historia política venezolana.

«La tortura no espera, el dolor no espera»

El anterior titular fueron las palabras de cierre de una entrevista que constantemente repetía Andreína Baduel, en una entrevista que le hicieron a Andreína Baduel, hija del General, y con las que hizo un estremecedor resumen de la tragedia que sufre no solo ella, sino además su familia, y la muchedumbre de familiares de los casi 400 presos políticos que mantiene el régimen de Nicolás Maduro. Treinta minutos duró la entrevista con las periodistas Carola Briceño y Beatriz Galindo (The Latam Post) que puede verse en este enlace.1

En la conversación Andreína iba describiendo con precisión las torturas que los esbirros aplican a su padre, a sus hermanos Josnars, Raúl Emilio, Raúl Iván y a su esposo, el dirigente estudiantil Gerardo Carrero, las cuales además del arbitrario encierro, los incomunican en celdas construidas en sótanos cuatro pisos bajo tierra y donde las torturas incluyen las especiales características de esas celdas diminutas pintadas de un blanco brillante, siempre iluminadas con luces incandescentes con lo que les hacen perder toda noción del tiempo. Los allí recluidos no pueden saber si es de día o de noche. Además, les dan frecuentes palizas rompecostillas, les aplican electricidad en los testículos, los mantienen largas horas colgados de los brazos, ejecutan persecución y acoso a familiares. Todo un horror que haría palidecer las historias más tenebrosas de otras feroces dictaduras.

El caso del General Baduel lo tomo como emblemático básicamente por la antes comentada entrevista a su hija Andreína quien mientras hablaba se iba secando las lágrimas que se le escurrían por su rostro adolorido y con ello iba transmitiendo un dolor del alma que me conmovió. De repente me vi en aquel episodio de cuando niño con mi abuela abrazados llorábamos en la visita a mi padre preso en la terrorífica Seguridad Nacional de Pérez Jiménez donde le vimos los pies destrozados por la tortura de horas montarlo en rines y con la espalda destrozada a planazos, escena que relaté tiempo atrás en uno de mis artículos: “Cuando mi padre estaba preso”.2

Cuándo el general Baduel cayó en desgracia

Desde el 2 de abril de 2009 lo mantienen en prisión, eso hasta la fecha de hoy son 12 años de los cuales los primeros 8 tuvieron como justificación un burdo proceso judicial/militar calificado como delito de corrupción y los siguientes bajo la acusación por “delitos contra la independencia e integridad de la nación”. Esto básicamente por haberse opuesto en 2007 a la propuesta de Chávez de reformar la constitución con el propósito de hacer más expedita la construcción de su socialismo, y luego porque Baduel sumó su firma a quienes le pedían la renuncia. Atrás dejaron el liderazgo del General a quien el chavismo tuvo hasta entonces como un héroe por sus actividades para restituir en el poder al barinés luego del episodio conocido como El Carmonazo”.

Los amañados procesos

La travesía judicial contra Baduel que se inició en abril de 2009 ha transcurrido en tribunales militares y bajo las reglas del Código Orgánico de Justicia Militar (COJM) que es preconstitucional y que muchas de sus normas están en contradicción con la actual CRBV por lo cual es legalmente inaplicable. Esto lo hice ver en demanda que propuse ante la Sala Constitucional del TSJ en el exilio en enero de 2018, escrito en el cual partí del hecho de que en ese texto se confiere autoridad al presidente de la república para designar directamente a los fiscales e indirectamente a los jueces militares, e incluso a intervenir en dichos procesos con lo cual mantienen a los presos encerrados sin derecho a la defensa. Ver demanda.3

La Ley bajo la cual han «juzgado» a Baduel

La antes citada acción respecto al COJM fue sentenciada con lugar por la Sala Constitucional del TSJ exilio lo cual implica la nulidad absoluta y radical de todo proceso de esta naturaleza, no solo estos dos juicios a Baduel, sino todos los que se han procesado y se procesan bajo las normas de dicho instrumento procesal militar.

Otra reciente decisión del TSJ en el exilio

El pasado 12 de marzo de 2021, la Sala Penal del TSJ (e) emitió una decisión sobre el caso del General Raúl Isaías Baduel la cual también tiene importantes connotaciones jurídicas y políticas que seguidamente explico.

Los abogados Adolfo Molina Brizuela, Fredy Montesinos Lucena y Guillermo Rojas González, obrando en nombre del General a título de sus defensores, demandaron un avocamiento con la finalidad de que se asuma el conocimiento del proceso que al militar se le sigue actualmente por ante un tribunal militar de Caracas debido a graves irregularidades procedimentales que los demandantes detallaron en su escrito, entre los cuales destacan que Baduel no ha tenido una audiencia para conocer los cargos y defenderse. En Caracas sus abogados presentaron un recurso de avocamiento ante el TSJ de Maduro el cual se admitió, pero sorpresivamente fue revocado a las 48 horas de haberse dictado, “por órdenes de arriba”, fue la única explicación susurrada con miedo a sus defensores.

Dada la situación de imposibilidad de hacer algo en aquel expediente, los abogados del General acudieron ante el TSJ en el exilio donde solicitaron un avocamiento lo cual implicaría que se le pidiera el expediente al tribunal militar para que este TSJ en el exilio asumiera su conocimiento, algo absolutamente imposible en virtud de la situación de usurpación que acusan los poderes públicos en Venezuela, un país sin ley ni justicia. Pero lo que sí logró esta acción fue que la Sala Penal en el exilio determinara que en virtud de la imposibilidad de que en Venezuela, país sin ley, se tramitara debidamente ese caso resultaría procedente exigir, como en efecto exigió, la activación de la Corte Penal Internacional en función del denominado “Principio de complementariedad” según el cual si el sistema nacional de justicia no funciona entonces debe hacerlo la jurisdicción de esta Corte.

Pero hay muchas personas sufriendo ese infierno

Hay que anotar que no solo la familia Baduel está bajo ese horror, hay cerca de 400 presos políticos, civiles y militares en la misma situación, el caso del coronel Oswaldo García Palomo que antes he denunciado y que incluye a sus perros Thor y Arpa. Los otros cientos de presos entre los que destacan los Policías Metropolitanos del 11 de abril quienes ya van por los 18 años entre rejas y algunos en casa por cárcel. El Capitán Juan Carlos Caguaripano. Los funcionarios de la Operación Gedeón en cuyo caso sobresale las diabólicas torturas a una mujer, la Sargento Samaira Romero Armario presa sin derecho a nada, sometida a reiteradas sesiones de violación en las que hasta le han producido desgarros en su vagina. Total, una lista demasiado larga en la que incluso tenemos a los 14 trabajadores petroleros que van para los cuatro años en la cárcel de Tocuyito sin nunca haber tenido una audiencia ante un juez, todo por las infames órdenes de Tarek William Saab.

La Fiscalía de la Corte Penal Internacional

Ya en el próximo mes de junio se incorpora un nuevo fiscal a quien le deberá entregar el cargo la cómplice de todos estos crímenes, Fatou Bensouda, quien por 9 largos años permitió que se ejecutaran, permisividad dada con el congelamiento de las decenas de denuncias que se le llevaron en desesperados gritos de dolor y de rabia de familiares de las víctimas y activistas por los Derechos Humanos.

Al nuevo fiscal habrá que llevarle las lágrimas vertidas por Andreína en el conmovedor video.


  • Carlos Ramírez López / Abogado Venezolano litigante con 40+ años de experiencia. Especialista en Derecho Procesal, Penal, Civil y Constitucional. Estudios en Cortes Internacionales.@carlosramirezl3
  • Notas: 
    1 – https://youtu.be/EEmVspZvbBw
    2 – https://carlosramirezl3.medium.com/cuando-mi-padre-estaba-preso-125643188535
    3 – https://drive.google.com/file/d/1hAH1Vlh52s09wRYuQt8jgDlWoUDXp3g6/view?usp=sharing
  • Artículo publicado en Carlos Ramírez López el día 24/03/2021

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.