Tras la pista de la Operación Gedeón, la pantalla de Maduro

0
19
El presidente Iván Duque informó al país de las capturas de cuatro extranjeros que fueron contratados por el régimen de Maduro para lanzar una operación en su contra, con la idea de que fracasara y con ello desestabilizar la región. FOTO CORTESÍA PRESIDENCIA.

«En los gobiernos de tinte dictatorial es común que se proclamen autogolpes, atentados, para detectar cuáles son los enemigos que están cercanos al poder, se utilizó mucho en Rusia, Cuba y otros países».


 

Olga Patricia Rendón Marulanda / El Colombiano (Colombia) – 06/09/2020

Una red supuestamente contratada por el presidente venezolano Nicolás Maduro fue desmantelada en Colombia. Desde aquí se planeaban actos de sabotaje contra el régimen para desestabilizar la región y darle una mejor narrativa al gobierno del país vecino. Según información de inteligencia de la Policía, a la que tuvo acceso EL COLOMBIANO, los atentados no se concretaban porque en realidad ese no era el objetivo sino fingir que ocurrirían.

El plan fue llamado Operación Gedeón, cuya fachada era derrocar a Maduro, para lo cual fueron reclutados militares disidentes, a quienes convencían de que esta era la mejor opción para acabar con el régimen.

Planearon el atentado con drones ocurrido el 4 de agosto de 2018 y una fallida incursión marítima armada el 3 de mayo de 2020, liderada por el soldado (r) estadounidense Jordan Goudreau, que dejó cerca de ocho muertos y 16 detenidos nada más al desembarcar en La Guaira, Venezuela.

Inició con una incautación

Las autoridades colombianas empezaron a tener sospechas el 23 de marzo pasado cuando a un ciudadano colombiano le encontraron un cargamento con 26 fusiles de asalto y sofisticado material de guerra como binoculares, radios de comunicación, visores nocturnos, 23 miras para fusil, 30 unidades de miras láser, silenciadores y otros elementos, en la vía que comunica a Barranquilla y Santa Marta. La carga iba con destino a Riohacha, donde las esperaba Goudreau.

La incautación condujo a Yacsy Alexandra Álvarez, de 39 años, conocida como “Alex”, de quien inicialmente se sospechó que era un hombre, por las conversaciones en las que sus compañeros se le referían, pero resultó ser una mujer, la principal integrante de esta estructura.

De acuerdo con este documento, Álex «coordinaba la adquisición de los equipos logísticos y tecnológicos en la ciudad de Bogotá para ser entregados a militares desertores; de igual manera, era persona de confianza del general Clíver Alcalá, quien en marzo pasado se entregó a las autoridades estadounidenses señalado de participar en un supuesto plan para derrocar a Maduro y también de integrar el Cartel de los Soles y de alianzas con varios grupos del narcotráfico».

Alex habría entrado al país en enero del año pasado en compañía de tres ciudadanos estadounidenses (Goudreau, con quien mantiene una relación sentimental, y Airan Seth Berry y Luke Alexander Denman, capturados en Venezuela en la Operación Gedeón).

Después de la incautación del material, en marzo de 2020, la Policía, el CTI de la Fiscalía, la colaboración de la Oficina de Investigación de Seguridad Nacional (HSI) y la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) realizaron un allanamiento al apartamento de “Alex” en Barranquilla. Allí encontraron un listado de militares desertores quienes iban a ser instrumentalizados para articular el supuesto atentado. También se encontraron facturas y comprobantes de envío de dinero procedente de diferentes países.

Los militares

Con esta información llegaron a Rayder Alexander Russo, conocido como el ‘Teniente Pico’, quien sería el responsable de reclutar militares desertores en Colombia. Esta persona, quien según inteligencia se hacía pasar por exintegrante de las Fuerzas Militares Bolivarianas, buscaba obtener información privilegiada del Gobierno colombiano, para ser enviada a sus contactos en el régimen de Nicolás Maduro. “Es uno de los señalados autores intelectuales del dudoso atentado contra el presidente venezolano, registrado el 4 de agosto de 2018 a través de artefactos explosivos acondicionados en drones”, se lee en el documento.

Y agrega que “esta estructura, que habría sido enviada desde Venezuela, cuenta con entrenamiento en técnicas de infiltración por parte de la inteligencia cubana desde hace cuatro años. Estaba ubicada clandestinamente en Bogotá, donde tenían el centro de operaciones acondicionada con computadores y métodos de comunicación a través de dispositivos encriptados; y Barranquilla, que constituía un enclave estratégico por su relativa cercanía con la frontera marítima con el vecino país”.

Además de Alex, en Bogotá fueron capturados dos exmilitares de la Guardia Nacional Bolivariana (hermanos) y otro hombre, quienes tenían capacitaciones para realizar incursiones y supuestamente recolectaban información acerca de planes desde Colombia contra Nicolás Maduro. Igualmente, cuentan con una trayectoria criminal relacionada con fabricación, tráfico y porte de armas, municiones de uso privativo de las fuerzas armadas y entrenamiento para actividades ilícitas.

El presidente Iván Duque hizo el anuncio público: “Se adelantó la operación Santa Ana, donde fueron capturados delincuentes en nuestro país que estaban tratando de estructurar operaciones de desestabilización, personas provenientes de Venezuela y presuntamente promovidas y financiadas por el régimen dictatorial de Nicolás Maduro. Queda comprobada su intención criminal y por lo tanto serán puestos a disposición de la Justicia”.

El director de la Policía, general Oscar Atehortúa, indicó que desde hace aproximadamente un año, estos ciudadanos venezolanos estarían conformando grupos militares desertores en Colombia para realizar actividades de desestabilización a los diferentes organismos del Estado colombiano, además buscaban la manera de tener contacto con los hombres y mujeres de inteligencia para obtener información reservada que era enviada hacia el país vecino para usarlos a favor del presidente Maduro.

El fracaso de Gedeón

«La Operación Gedeón fracasó por mala», en eso coinciden Jeremy McDermott, codirector de Insight Crime, y el coronel (r) Jhon Marulanda, analista internacional en seguridad y defensa. Ambos afirmaron que el resultado de la Operación desmantelada apenas en la etapa de desembarque muestra que no tenía mucha posibilidad de éxito. Para Marulanda es claro que el fracaso significa que era un plan del régimen o que al menos estaba infiltrada.

“En los gobiernos de tinte dictatorial es común que se proclamen autogolpes, atentados, para detectar cuáles son los enemigos que están cercanos al poder, se utilizó mucho en Rusia, Cuba y otros países. Es una práctica que recomiendan manuales poder en distintas partes del mundo y no veo por qué el régimen de Maduro sería la excepción”, dijo Marulanda.

Por su parte, McDermott señaló que “elementos de la oposición venezolana creen que la única manera de tumbar a Maduro es con un golpe, pero ¿qué hemos visto?, que hay mucha estrategia para dividir a las Fuerzas Armadas Bolivarianas, con la idea de que si pueden lanzar una operación una parte significativa, se van a rebelar contra Maduro, pero esas fracturas dentro del destacamento militar no han aparecido”.


  • OLGA PATRICIA RENDÓN MARULANDA / Soy periodista egresada de la Universidad de Antioquia. Mi primera entrevista se la hice a mi padre y, desde entonces, no he parado de preguntar.
  • Artículo publicado en El Colombiano el día 05/09/2020

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.