Biden, la continuación del mismo guion pero con diferente actor

0
56
Algunos analistas sostienen que la diplomacia Biden “abre” una ventana al caso venezolano.

¿Qué podría cambiar Biden en la situación venezolana, si los demócratas aplican una visión reduccionista achacando todos los males a Rusia, pero no dicen nada del otro imperio, el imperio Chino? 


 

Antonio Berarducci / Venergia.org (Venezuela) – 26/01/2021

Desde que comenzó el proceso histórico reconocido como globalización, las esperanzas de ver un futuro mejor y dejar atrás el mundo grabado de guerras y luchas por poder, a cambio de una alternativa con mayor equidad, libertad y desarrollo tecnológico, cubrió las expectativas de todos los habitantes de la tierra. Pero el mensaje fue leído en forma equívoca, emergieron más luchas y la libertad se convirtió en un fugitivo sin rumbo al igual que la equidad, sus noches eran de huida y sus días de escondite.

Los globalistas implementaron el “marketing” en política, se crearon franquicias que vendían la promoción de un modelo democrático y un concepto de libertad, cuyo eje de propagación era la juventud denominada milenial. ¿Qué caracterizaba a esta fuerza, que impulsaba las “franquicias políticas”? Un sentido de rebeldía y el guion de cómo mostrarse ante los medios; el otro factor importante de los globalistas, la tecnología que redimensionó el monstruo de los mass media y construyó las redes digitales. En síntesis, los globalistas implementan la posmodernidad, una temporalidad donde los intereses individualistas apartan el sentido de convivencia colectiva y lo que esta convivencia implica. Así surgieron, las “primaveras democráticas”, las «manitas blancas», los Black Lives Matter, los proyectos naranja, el movimiento LGTBI, los proteccionistas y ecologistas, el socialismo del siglo XXI, etc.

¿Pero, realmente, hubo algún cambio en el panorama mundial que trascendiera al maquillaje diplomático? En su totalidad el mundo sigue envuelto en las negociaciones que se encubren en los lobbies perversos del poder, los imperialismos siguen impulsando sus deseos de expansión, el mercado desplazó la política, los Estados Nacionales se desintegran, las comunidades también se dispersan al igual que las familias; estas últimas al no ver futuro en sus lugares de origen marchan con una maleta cargada de sueños hacia destinos inciertos. Se sumarán a la condición de subempleados o tercerizados, con derechos transitorios y con un destino de viajero perenne.

En el pasado lustro, el Medio Oriente y África fueron protagonistas de una “guerra más”, la misma se extendió hasta los territorios tradicionales de conflicto, pero repentinamente fue mermando en la medida que los gobiernos del mundo “civilizado” cambiaban sus líneas de mando… ¿Operaciones de riesgo controlado?

Para noviembre del 2021, el mundo siguió detenidamente el proceso electoral de los EE UU. Un proceso comprometido, nada transparente, inmerso en conflictividad, donde los “francotiradores” estaban en todas partes, donde los mass media mostraron su verdadero rostro: el compromiso financiero, la justicia se quedó muda y ciega, y la herencia británica, aquella circunspecta manera de ver la política por los “profesionales” de este oficio, se derrumbó. El “asalto” al Capitolio, una suerte de guion al estilo Warner Brother, selló la nueva forma de hacer política, dejando atrás el conservador bipartidismo. Demócratas y Republicanos, las franquicias políticas, los mass media, mostraron la crisis interna cuando el poder ya no alcanza para todos.

Venezuela entrampada

El caso venezolano se ha convertido en una relación “patológica” política, un ex país, repartido y subastado, entre los imperios, con una sociedad política boyante en la repartición de la riqueza y, una sociedad civil que ha seguido la desintegración como única salida a sus padecimientos. Una economía inexplicable en los parámetros de la transparencia, donde la macroeconomía no consigue conexiones lógicas entre las cifras, y la única referencia es la interrogante: ¿a qué precio amaneció el dólar?

Hay que señalar la simbiosis de la sociedad política (oficialistas y opositores) en la búsqueda de un entendimiento con los EE UU y hay que señalar la participación de los EEUU en los terrenos y grupos de poder del ex país. Desde los tiempos de Bill Clinton y en los distintos momentos de los “desacuerdos” entre los bandos señalados: paro petrolero, 11 de abril, huelga de Fedecámaras, etc., la presencia de figuras y fundaciones norteamericanas siempre estuvieron presentes.

Jack Kemp, senador republicano y figura relevante de la NED (Fundación Nacional para la Democracia), fue sorprendido por los medios de comunicación venezolanos en reuniones cerradas con el entonces presidente de PDVSA, Ali Rodríguez Araque, durante el periodo del paro petrolero.

James Carter (ex presidente demócrata) y su fundación se hicieron presentes en Venezuela y, junto al entonces secretario de la OEA, César Gaviria, el empresario Gustavo Cisneros y el entonces presidente Hugo Chávez avalaron la firma de un acuerdo que solidificaba en el poder al socialismo del siglo XXI.

CITGO, la empresa petrolera de Venezuela con sede en Houston, nunca fue objeto de sanciones por razones políticas durante las gestiones gubernamentales anteriores a Trump. En la faja del Orinoco (extenso yacimiento petrolero de 400 Km) la presencia de empresas norteamericanas Exxon Mobil y Chevron Texaco realizaban actividades de extracción de crudo,  junto a la de otros países; Nicolás en su rol de canciller se desplazó –en varias oportunidades- a New York donde sostuvo reuniones con los representantes de los lobbies demócratas y financieros de ese país, también “cumplió” obligaciones en Europa reuniéndose con representantes socialistas de España, Inglaterra e Italia, entre otros. Durante este periodo, de CITGO salieron emolumentos para financiar las candidaturas de congresistas norteamericanos.

Durante la gestión de Chávez, entre 1999 y 2014, Venezuela recibió US$ 960.589 millones, un promedio de US$ 56.500 millones anuales, una suma que rebasa el Plan Marshall varias veces. Sin embargo, los fondos tuvieron otros fines distintos a lo prescrito por la Ley, además de ser objeto de robo nunca visto en los últimos doscientos años. Abundancia de la cual obtuvieron participación los negociadores mencionados en el párrafo anterior.

Biden, más de lo mismo

Algunos analistas sostienen que la diplomacia Biden “abre” una ventana al caso venezolano, pues permitiría el retiro de Rusia y la liberación de Venezuela. En ese orden de ideas, señalan lo siguiente: “El senador John McCain solía decir que Rusia es una estación de servicio de gasolina enmascarada como una nación. El tamaño de la economía del estado de California es 80 % más grande que Rusia… Rusia podría ser forzada a retirarse, no sólo de Venezuela, sino del hemisferio occidental.”[1]

La cuestión es: ¿cómo pensar que una economía tan pequeña y en crisis, muy distante de su territorio, puede ser una terrible amenaza y el único culpable de la tragedia venezolana? ¿Es que acaso China, Cuba, Irán y los fundamentalistas no tienen que retirarse también?

El rol de Carter no mejoró la situación del pueblo venezolano, pero si favoreció la posición del gobierno. ¿Qué podría cambiar Biden en la situación venezolana, si los demócratas aplican una visión reduccionista achacando todos los males a Rusia, pero no dicen nada del otro imperio, el imperio Chino? 

Por último, el mencionado autor señala que la doctrina Biden es la Doctrina Roosevelt, la diplomacia de la negociación, la tragedia venezolana se ha negociado durante los 20 años del chavismo y los últimos años del pre chavismo, y nada ha ocurrido que pudiera llamarse mejoría. Las únicas puertas que siguen abiertas son las de las fronteras venezolanas, por donde continúan cruzando, a riesgo propio, numerosos venezolanos en búsqueda de un futuro mejor. Lo señalado por el autor citado, es caer en el reduccionismo de una situación compleja como la que atraviesa el mundo y, especialmente, Venezuela.


  • [1] La paradoja Trump La Diplomacia Biden y sus Ventajas para Venezuela – Orlando Ochoa-Terán – o.ochoa.att.net

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.